“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

jueves, 31 de enero de 2019

31 enero / 2019



Venezuela, putsch del Estado profundo ‎estadounidense
Manlio Dinucci


*



Sobre la Rusia de Putin
Rafael Poch


*


2019 / Diario


Anders, el filósofo que llama a la resistencia práctica.

Günther Anders denunciaba ‘la violenta e imperceptible presión formadora, la educación para la pasividad’ con la que el capitalismo  somete al ser humano. Como contestación a esta situación propugnaba una ‘filosofía de la resistencia’.  

“Cuanto más inadvertida pase la presión formadora, tanto más seguro será su éxito; por lo cual será lo más conveniente que el molde formador sea percibida como molde deseado. Para alcanzar este fin es preciso, por tanto, formar previamente los deseos mismos.”

O sea que se trata de estandarizar los productos y, al mismo tiempo, estandarizar los deseos. En realidad las necesidades obedecen, casi siempre de forma inadvertida, a lo que (en el Mercado) se ofrece y se consume.

 “Cierto es que también la moral, si ha de ser apta para servir de fuerza auxiliar (para el consumo de lo que se ofrece), debe ser previamente formada, de tal manera que pase por “inmoral” –es decir: por inconformista- aquel que no desea lo que haya de recibir, y de modo que la opinión pública (o, en su caso, su portavoz, que es la conciencia individual “propia” de cada cual) fuerce al individuo a desear lo que haya de recibir. Y eso es lo que sucede hoy en día. La máxima que se nos impone a todos a cada instante, y que apela –tácitamente, pero sin admitir objeciones- a la “parte mejor de nosotros mismos”, reza (o rezaría, si se formulara): “¡Aprende a necesitar lo que te ofrezcan!”

Porque las ofertas de mercancías, concluye Anders, son los mandamientos de hoy. Y añade que, hoy en día, lo que debemos hacer y dejar de hacer queda definido por lo que debemos comprar. Mecancías que compran y consumen mercancías, eso es en lo que nos estamos convirtiendo. Resistirse a esa ‘transformación’ puede comprometer tu futuro profesional o incluso hacerte parecer moral y políticamente sospechoso. El que no compra puede ser considerado un saboteador de las ventas (algo emparentado con el robo, pero no idéntico por lo que tiene de desprecio de la ‘mercancía’: ‘Mejor diez ladrones que un asceta’), en definitiva una seria amenaza para el buen funcionamiento de los mecanismos ‘automatizados’ del sacrosanto Mercado.

 “El mero hecho de no tener coche, que me exponía a ser sorprendido en flagrante delito de no haber comprado o, si se quiere, de no necesitar, me acarreó en California, en el año 1941, el apuro que a continuación se relata:

Diario.

Cuando iba caminando ayer por un highway de las afueras de Los Ángeles, bastante lejos de la ciudad, me vino siguiendo un policía motorizado y paró.

- Say, what’s the matter with your car? (Oiga, ¿qué pasa con su coche?) –me interpeló.

- ¿Mi coche? –pregunté, incrédulo.

- Sold her? (¿Lo ha vendido?).

Meneé la cabeza.

-¿Está en reparación?

Seguí meneando la cabeza. El cop se puso a pensar; pero parecía imposible dar con un tercer motivo para carecer de automóvil.

-Entonces, ¿por qué no lo utiliza?

-No utilizo ¿qué? ¡Pero si yo no tengo coche!

Esa sencilla declaración superaba asimismo su entendimiento.

-Es que nunca he tenido ninguno –expliqué, con ánimo de ayudar.

No podía haber metido la pata de peor manera. ¡Era acusarme a mí mismo! El policía se quedó boquiabierto.

- ¿Nunca ha tenido…?

- ¡Eso es! –dije, alabando sus buenas entendederas-. That’s the boy.

Lo saludé alegremente, ingenuo de mí, y traté de proseguir mi paseo. Pero de eso ya ni hablar; todo lo contrario.

- Don’t force me, sonny –dijo, desenvainando el bloc de apuntes-. ¡No me venga usted con cuentos!

El regocijo de poder aliviar la abrumadora monotonía de su oficio con la captura de un vagabundo, un vagrant, lo ponía de un humor casi candoroso.

-¿Y cómo es que no haya tenido nunca un coche?

A esas alturas, incluso yo creí haberme dado cuenta de lo que no debía contestar, y en lugar de decir: “Porque nunca he tenido dinero para comprarme un coche”, respondí, encogiéndome de hombros, lo más indiferente que podía:

-Pues porque nunca me hizo falta.

La respuesta parecía regocijarlo.

- Is that so? –exclamó, casi entusiasmado.

Barrunté que había cometido otro error aún peor que el primero.

-¿Y por qué a sonnyboy no le hace falta tener coche?

Sonnyboy se encogió de hombros, amedrentado.

-Pues porque me hacen más falta otras cosas.

- ¿Por ejemplo?

-Los libros, por ejemplo.

- ¡Vaya! –dijo el policía, con voz de mal agüero, y repitió-: ¡Los libros!

Por lo visto, ya se sentía seguro de su diagnóstico; pues añadió:

- Don’t act the moron! (¡No se haga el tonto!).

Lo cual quería decir que había caído en la cuenta de que sonnyboy era, en realidad, un intelectualillo que se hacía el imbécil para disimular que se negaba a reconocer las ofertas como mandamientos.

- We know your kind (Ya conocemos a los de tu ralea) –dijo, asestándome un puñetazo amistoso en el pecho, y añadió, señalando con un ademán el desierto horizonte-: ¿Y adónde exactamente va usted?

Era la pregunta que más temía, pues si bien la carretera iba a San L., que estaba a cuarenta millas, hasta llegar allí no llevaba a ninguna parte. De haber intentado darle una definición de lo que es la falta de destino del paseante, me habría entregado en bandeja, delatándome definitivamente como vago y maleante. Sabe Dios dónde estaría yo ahora, de no haber llegado en ese mismo instante L., cual verdadero deus in machina, o sea en su imponente automóvil de seis asientos: paró en seco, me saludó efusivamente y me invitó a subir, lo cual al policía no sólo lo dejó pasmado, sino que debió de causarle serio daño a su philosophy.

- Don’t do it again! (¡No lo vuelva a hacer!) –me gritó al adelantarse a nuestro coche. 
¿Qué era lo que no debía volver a hacer? Por lo visto, no debía volver a dejar de comprar lo que las ofertas mandan que todo el mundo compre…”



Fragmento de Gunther Anders: La formación de las necesidades”. 

*

miércoles, 30 de enero de 2019

30 enero / 2019



La socióloga Ángeles Diez entrevista a Atilio Borón

¿CON QUE EL IMPERIALISMO HABIA DESAPARECIDO... EH? (VÍDEO)


*






2019 / Diario

“Comunismo…al demonio con su realidad, pero quiera Dios salvarlo como amenaza constante a las clases propietarias. ¡Dios salve al comunismo para que la insolente chusma no se vuelva todavía más insolente, para que la sociedad de aquellos con licencia exclusiva para el hedonismo (…) puedan al menos irse a la cama con ardor de estómago! Para que no se sientan al menos con ganas de predicar la moral a sus víctimas y dejen de gastar bromas a su costa.”
(Karl Kraus, 1920)

“En enero de 1919 asistí a una reunión del KPD [Partido Comunista Alemán] en la que hablaron Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht. Saqué la impresión de que eran los líderes intelectuales de la revolución, y tomé la decisión de que los mataran. Se les capturó siguiendo órdenes mías. Uno tiene que decidirse a violar las leyes…Esta decisión de hacer que los mataran a ambos no me resultó fácil…Y bien que mantengo que esta decisión es moral y teológicamente legítima.”
(Capitán Waldemar Pabst, 1962)

“La libertad es siempre libertad para el que piensa de forma distinta” 
(Rosa Luxemburgo)



A vueltas con los intelectuales ‘realmente existentes’.

Confieso que cada día que pasa sintonizo peor con la casta intelectual (hablo ahora del tipo tradicional y vulgarizado de intelectual: literato, periodista, filósofo, artista… y ‘profesional técnico’ que contribuye a la hegemonía ideológica que el grupo dominante ejerce en toda la sociedad), incluida la parte que se ‘autoproclama’ como izquierdista. Y es que: ‘Yo soy un hombre que tengo más de mostrenco que de agudo’, como el tal Sancho Panza. Claro que también puede ser, debido a mi corta suerte, que sean ‘los intelectuales’ los que, a mala leche, sintonizan mal conmigo. 

En palabras de Roberto Arlt los veo a ‘unos falseando el conocimiento de la verdad y a otros aplastando la verdad’. Tengo para mí que la verdad, la objetiva, la que está simplemente basada en la realidad de los hechos no interesa a los que mandan, a los que pagan, y por eso ciertos intelectuales se dedican a minarla, a dinamitarla. Ellos, los pacíficos y humanistas y obedientes intelectuales orgánicos, de todos los colores y formas pero todos a sueldo del único Sistema realmente existente, tienen que implantar sus propias (sic) verdades. Digo las que les ha dictado previamente la parte contratante. Y no hace falta escarbar demasiado (distinguir lo que tiene sentido de lo que es pura cháchara que acaba induciendo a la resignación, la desmoralización o la indiferencia), para comprobar esta ‘cochinada ideológica’ en el sentido exacto del término. No olvidemos que el oficio intelectual consiste en la manipulación de las ideas. No trabajan con hechos sino con ideas, con abstracciones en las antípodas de la realidad de los hechos. Pero eso no quita para, al menos por mi parte, reconocer que fabrican ‘embustes tan bien hechos que de la verdad a ellos hay bien poca diferencia’. En fin, desde aquí deseo a esta gentuza ‘que tal salud les de Dios como ellos dicen verdad’.

Del ‘intelectual’ se dice que habla más que seis y bebe (mama, chupa, liba, lame…) más que doce. Pero de lo que calla, no confundir con lo que ignora, nada se dice. Se calla. Vaya a ser que todo se sepa. Ante lo auténtico, lo verdadero, la voz se les repliega y encoge, y huyendo del horror de lo real, busca refugió en la mudez. Un enmudecimiento que les delata, porque no pueden disimular, a través de los párpados, una mirada sobre las cosas aún más estúpida. Es silenciando la verdad objetiva donde los intelectuales de todo pelaje encuentran instrumento y espacio para afirmarse en sus ‘propias’ verdades. 

Entre los intelectuales hay quien piensa demasiado y quien piensa demasiadas cosas a la vez, en plan desatado. Unos y otros en realidad, piensan poco, y absolutamente nada en la, para ellos, chata realidad. Y dudar aún dudan menos. Está mal vista la duda en los ‘doctrinarios’ despachos de la planta noble. ‘Yo miro en redor y no encuentro la más mínima duda, ni rastro. Miro, créeme. Miro para todos los lados autorizados’. En fin, que tienen las dudas muy claritas. Un conocido intelectual autor de numerosas vaciedades de gran éxito comercial, aconseja a sus lectores que se dejen de comer el coco con las dudas que, según él, no hacen otra cosa que carcomer el seso y desnatar el entendimiento (…y es que ‘es menester infinitas luces para tantos desalumbrados’).  Por eso los asalariados intelectuales acumulan, en la silenciosa oscuridad del doble fondo cerebral, dudas sobre dudas para enterrar y olvidarse desde la primera hasta la última duda. En lo de dudar no doy puntada, dice por su parte ‘Almu, la más grande’ a la hora de firmar en la Feria y, si se da el caso de ingresar en la RAE, partirse la cara por hacerlo en comandita con su marío… 
En fin, con lo fácil que sería escuchar a los demonios interiores, y abandonar esa cultura, cerrar la boca un rato, ser un poco humildes, salir de la caverna-cochiquera a la realidad práctica, escuchar y aprender de nuevo…

“No te engañes, si los hechos muestran que persiguen la misma meta, es que representan el mismo propósito.” 


ELOTRO

lunes, 28 de enero de 2019

28 enero / 2019




Solidaridad con 
María Ángeles "Nines" Maestro Martín 
desde Argentina


*


Israel, permiso para matar
Manlio Dinucci


*

Comunicado del Frente Antiimperialista Internacionalista sobre la postura del Gobierno español en relación con Venezuela


*

LA COMUNA DE PARÍS 
ANALIZADA POR LENIN


*




2019 / Diario


Un cuento para niños empantallados 
(y adultos con reparos)

Hace un lustro que los medios de (in)comunicación colocaron en sus platós en horas de máxima audiencia a Pablo Iglesias y parentela (Podemos). La profunda crisis del Régimen monárquico-PPSOE-PRISA encendió todas las alarmas en la embajada de los EE. UU y, como la CIA no es tonta y maneja mucha pasta, urgentemente y vía IBEX 35 implementó un plan global de regeneración ‘democrática’. Al ‘campechano coronado por 'Paca La culona’ se le blindó y se le quitó de en medio (de los focos, que no de los negocietes sucios que de algo tiene que vivir la criatura). El PPSOE fue conminado a jubilar, o en algunos casos especiales (véase a la bicha Aguirre, al maquiavélico Rubalcaba o al impresentable Borrell), dar un paso atrás o pasar a la sombra, a los veteranos más quemados y corruptos, e incorporar en su lugar ante las cámaras caretas o máscaras nuevas, o sea no demasiado pringadas (Borrell es la excepción que confirma la regla) ni imputadas hasta el momento presente. Para apuntalar al PP (reagrupar su electorado), se revitalizó, financiera y publicitariamente, la anteriormente fracasada (en Catalunya) apuesta ‘Ciudadanos’ del niñato Rivera y además se resucitó, vía extrema derecha iraní (como conseguidor actuó ‘el ronco’, antiguo capo del PP en Catalunya), a la fragmentada y sin complejos extrema derecha fascista-franquista: VOX.
¡Es lo que hay!

El papel de PODEMOS consistiría fundamentalmente en estigmatizar (que si nostálgica, obsoleta, ineficaz… pero ¡desde la izquierda! ¡como ya hiciera con tanto éxito el PCE en la Inmaculada Transición a la FRANCOCRACIA!) a las siempre atomizadas organizaciones de izquierda revolucionaria (incluso ‘fichando’ –léase comprando- a alguno de sus más conocidos dirigentes: ¡es que son muy inclusivos tía!) y controlar desde ‘la cabeza pensante’ (ellos si no encabezan las listas de la cadena de mando, no juegan; en realidad nunca negocian, bueno, sólo negocian si tienen una posición de fuerza) los movimientos sociales que, saliendo a la calle, habían desbordado, y vaciado, a los partidos políticos y sindicatos del Régimen-78. Y que amenazaban con sus ‘subversivas’ reivindicaciones (sobre la Deuda, el Euro, la OTAN, las privatizaciones, el desmantelamiento de los servicios sociales, la voladura controlada de la Seguridad Social o la Enseñanza Pública, los recortes en los derechos laborales y las pensiones…)  la extrema placidez del  ‘orden establecido’ durante los cuarenta años de prolongación del franquismo por otras vías: FRANCOCRACIA, que dice Ángeles Díez. Por cierto la misma Ángeles que señaló desde un principio que PODEMOS no era más que un producto mediático… y ya sabemos todos, o deberíamos de saber, quienes son los poderosos amos de esos ‘medios’ (los mismos que a esta panda de niñatos, no digo el ‘buen mozo Monedero’, les concedieron el título de herederos legítimos del 15M). Y no es que al decirlo ella fuese más lista que los demás ‘politólogos’, es que los otros prefirieron callar (¡Sí se puede!…y si se puede… ¡Tomar un carguito por asalto!), ya imaginarán ‘vuesas mercedes’ el porqué (‘A mí me vale’, dijo un tal Rendueles. A estos demagogos lo mejor es golpearles con sus propias declaraciones). 

Por supuesto que existen muchas más versiones (de fuentes mucho más prestigiosas y acreditadas) sobre el inmaculado origen de PODEMOS (el ‘relato’ hegemónico siempre corresponde a la ideología dominante, curiosamente la de la clase dominante), pero no es así en este ‘desacreditado’ blog. Disculpen las molestias para nada ajenas a nuestra voluntad.
¡Es lo que hay!

De tal manera que, a las promesas siempre incumplidas del PPSOE, se sumaron las ¡recauchutadas promesas por incumplir! de Cs. y PODEMOS (¡me da la risa tonta cada vez que leo que el electorado se ha cansado de promesas incumplidas!). Cada uno en su sector electoral (centro derecha / centro izquierda)  venía a limpiar la mierda (¡con mierda nueva! ¡los degenerados prometen la regeneración!) acumulada desde 1978 por sus insignes antecesores en el consejo de administración de la burguesía (¿ O no ha sido la antes militante del PCE y ahora fervorosa militante anticomunista Carmena -visto en perspectiva histórica el PCE de Carrillo también fue una auténtica fábrica de anticomunistas- la que ha dado por fin vía libre 'enmoquetada' a la macro-corrupta ‘Operación Chamartín-BBVA’, como también ha hecho con los puntuales ‘pelotazos inmobiliarios’ de Villar Mir o Florentino?). Mientras tanto a la ‘otra’ Ángeles, la comunista, revolucionaria  y antimperialista Ángeles Maestro, es acusada por la Audiencia Nazional y el Mosad de financiar el terrorismo… ¡por recaudar fondos para el masacrado pueblo palestino!…¡FRANCOCRACIA!
¡Es lo que hay!

Del cielo por asalto -¡qué emoción!- a la poltrona por asalto (de eso, una vez más, se ha comprobado que trataba ¡El Cambio!). Asalto suena bien, suena a postmoderno, rebelde, intrépido, anti-casta, anti-caspa... a chalecito de seiscientos mil euritos cuando sopla el viento a favor… pero luego viene la puta realidad: ‘No dimite porque de algo tiene que vivir’, dijo el sujeto que no consideró importante arreglarle los ‘papeles’ a su criado-asistente (se refería a Errejón, el examigo del alma de su amado amo al mando; de momento). Todo un autoritario ‘comisario de organización’, nombrado a dedo por ‘San Pablo’, en el partido ‘no sectario’ que renegó de las banderas rojas: símbolos incómodos que remiten a un pasado aún más incómodo: pasa página. Claro que él, en el pasado, militó en el ‘viejo y falangista’  Ciudadanos (¡Arriba la transversalidad!). Cosa de la que no reniega el pavo porque a nadie que sea alguien, incomoda. ¡Ni siquiera a los patéticos figurantes que acompañan en el desfile: la tan aguada como inoperante IU! 
¡Es lo que hay!  

PODEMOS rebautiza a prestigiosos militantes del orden establecido (la amistad desinteresada fue el cemento de PODEMOS, decían y siguen diciendo algunos 'amigos'), incluso a ‘generalísimos carniceros de la OTAN’, como figuras o candidatos ‘independientes’. Independiente suena bien, suena a postmoderno, rebelde, intrépido, anti-casta, anti-caspa... pero luego se echa encima la puta realidad, y los no sectarios dicen que la gente primero, la gente de bien se entiende, no la gente de izquierda que no para en casa, adicta a las ‘manifas’ y con dignidad y principios y esas cosas pasadas de moda que lastran los proyectos emancipatorios elaborados en los subvencionados gabinetes universitarios… Cierto es que PODEMOS en sus cinco años de historia ha sido fiel a Marx y ha cambiado (desde el ‘principio’ estaba en el proyecto, nada de improvisar, ¡la audiencia manda!), 50 veces de principios y de finales y de intermedios para la obligatoria publicidad de la libertad del Mercado capitalista/imperialista. Es lo que tiene la dúctil filosofía de Groucho: ‘Citadme diciendo que me han citado mal’.

Así se ha pasado de la lucha en la calle, ‘a pie de obra’, contra los desahucios y las llamadas incendiarias a perseguir a los corruptos, a, con el meñique estirado, ‘desayunar’ con ellos en el Ritz y calificarlos de ‘filántropos’ como hizo el curioso ‘eurocomunista’ Garzón, aupado por el PCE a la ‘sima’ de IU, refiriéndose nada más y nada menos que a ese angelito que atiende por George Soros. 
¡Es lo que hay!


En la partida del mercado-electoral, el partido con blindado Politburó y sin militancia, pero petado de sumisos inscritos e inscritas, ha pasado del ‘PSOE, PP, la misma mierda es’, a apoyar ‘incondicionalmente’ la mierda PSOE para desbancar a la mierda PP (en algunos municipios apoyaron PP para desbancar PSOE, ¿la misma rueda de mierda es?). Y es que la cercanía al poder, su tufo irresistible,  dispara las hostilidades entre los aspirantes y crea obsesos patológicos. Y a partir de ahí, del todo vale con tal de ‘pillar poltrona’, comienza el proceso autodestructivo. Donde han gobernado (con despotismo y autoritarismo pero todo ello en plan muy cool) lo han hecho a base de deslumbrantes ‘efectos especiales’ que, llegado el caso de no poder ocultar la materia concreta y práctica de lo infame, se justifican con la necesidad de comer: vender armas a Arabia Saudí para matar niños yemeníes o justificar la base nuclear de USA en Rota (eso la pájara que lidera el ala izquierda y anticapitalista de PODEMOS en Andalucía).

Y todavía hay quien lamenta que en las próximas elecciones municipales Madrid vuelva a caer en manos de la derecha ‘no avergonzada’: Ciudadanos, PP y Vox. Sólo se me ocurre pensar que lo hacen porque piensan que el bloque de la misma mierda formado por PSOE y Unidos Podemos gestiona mucho mejor los intereses de USA, UE, Banco Santander, BBVA, Villar Mir, Florentino y demás hienas hambrientas del IBEX-35…
¿Es lo que hay?
¡Es lo que hay!


“-Usted está loco.
-Eso ni se duda.”

ELOTRO

*

viernes, 25 de enero de 2019

25 enero / 2019





Pedro Sánchez: "La izquierda nada tiene que ver con Maduro"

-Tiene que ver con ponerse de rodillas ante el criminal golpista Trump.

*







La criminalización de la solidaridad

Carlo Frabetti


*


Ángeles Maestro: “Pretenden atacar a la solidaridad con el pueblo palestino, no lo van a conseguir"


*




“Maduro, al yankee dale duro” : la solidaridad sale a las calles de 13 municipios del País Vasco (+Fotos)


*


Otro golpe de Estado en Venezuela. ¡Ánimo Venezuela!


*





Rafael Poch:  Macron en su torre de marfil

“Desde hace diez semanas, el movimiento nacional republicano de protesta en pro de una mayor equidad, contra la injusticia y la degradación de la vida -eso es lo que son los gilets jaunes– pide un cambio de política. El Presidente responde al clamor “Macron dimisión” reivindicando a fin de año los “logros” de su mandato entre los que incluye sin la menor vergüenza, la “acción para erradicar la gran pobreza”, la “reforma del subsidio de paro y del sistema de pensiones” y la “mejora de nuestros hospitales”. Confirma que no habrá cambio (“No vamos a deshacer lo que se ha realizado en dieciocho meses”) y tiene la desvergüenza de advertir a los ciudadanos que no olviden que, “no se construye nada sobre las mentiras”. Cada vez que abre la boca, aumenta el agravio...”

*




2019 / Diario

Más o menos escribió Gramsci

Debemos conocer, analizar e interpretar los documentos del pasado, pero todos los documentos, no solo una parte de ellos… digo esa parte que precipitadamente se suele seleccionar, incluso inconscientemente, por prejuicio ideológico. Son los hechos y no las anécdotas parciales o de carácter secundario los que configuran la historia, la substancia de la historia. Debemos tomar conciencia de la realidad objetiva. No confundir la realidad histórica con las ficticias abstracciones religiosas o sociológicas. La historia como acaecimiento es pura actividad práctica (económica y moral). La sólida cultura es necesaria para no hablar vacuamente de abstracciones. Se trata de aferrar la realidad en su esencia y así disipar sus misterios. El darwinismo social, justifica la desigualdad social como producto de la naturaleza y no de la cultura. Nos corresponde acabar con los prejuicios y las ideas fijas… (…)

*





Una cita de Roberto Arlt:

“Hipólita apoyó una mano en el brazo del Astrólogo y dijo:
—¿Quiere creerme? Hace mucho tiempo que no miro el cielo del crepúsculo.
El Astrólogo dirigió una despreocupada mirada al horizonte y repuso:
—Los hombres han perdido la costumbre de mirar las estrellas. Incluso, si se examinan sus vidas, se llega a la conclusión de que viven de dos maneras: Unos falseando el conocimiento de la verdad y otros aplastando la verdad. El primer grupo está compuesto por artistas, intelectuales. El grupo de los que aplastan la verdad lo forman los comerciantes, industriales, militares y políticos. ¿Qué es la verdad?, me dirá usted. La Verdad es el Hombre. El Hombre con su cuerpo. Los intelectuales, despreciando el cuerpo, han dicho: busquemos la verdad, y verdad la llaman a especular sobre abstracciones. Se han escrito libros sobre todas las cosas. Incluso sobre la psicología del que mira volar un mosquito. No se ría, que es así.
Hipólita miraba con curiosidad los troncos de los eucaliptos moteados como la piel de un leopardo, y otros de los que se desprendían tiras cárdenas como pelambre de león. Pequeñas palmeras solitarias entreabrían palmípedos conos verdes. Ramajes color de tabaco ponían en el aire sus brazos, de una tersa soltura, semejantes a la boa erecta en salto de ataque. Proyectaban en el suelo encrucijadas de sombra, que ella pisaba cuidadosamente.
Cuando se movía el aire, las hojas voltejeaban oblicuamente en su caída. El Astrólogo continuó:
—A su vez, comerciantes, militares, industriales y políticos aplastan la Verdad, es decir, el Cuerpo.
En complicidad con ingenieros y médicos, han dicho: el hombre duerme ocho horas. Para respirar necesita tantos metros cúbicos de aire. Para no pudrirse y pudrirnos a nosotros, que sería lo grave, son indispensables tantos metros cuadrados de sol, y con ese criterio fabricaron las ciudades. En tanto, el cuerpo sufre. No sé si usted se da cuenta de lo que es el cuerpo. Usted tiene un diente en la boca, pero ese diente no existe en realidad para usted. Usted sabe que tiene un diente, no por mirarlo; mirar no es comprender la existencia. Usted comprende que en su boca existe un diente porque el diente le proporciona dolor. Bueno, los intelectuales esquivan este dolor del nervio del cuerpo, que la civilización ha puesto al descubierto. Los artistas dicen: este nervio no es la vida; la vida es un hermoso rostro, un bello crepúsculo, una ingeniosa frase. Pero de ningún modo se acercan al dolor…”

(Roberto Arlt. “Los Lanzallamas”)

*

jueves, 24 de enero de 2019

24 enero / 2019



Antonio Gramsci: Nuestro Marx


*





(24/01/2019)
El presidente español Pedro Sánchez (del PSOE) ha mantenido una conversación telefónica de unos diez minutos con el títere ultraderechista Guaidó en la que le ha comunicado el apoyo de la UE a la Asamblea Nacional venezolana, cuya legitimidad considera “indiscutible”.




(13/12/2018) 
Pablo Iglesias rectifica sobre Venezuela: "Dije cosas que no comparto. La situación política y económica es nefasta"

La socialdemocracia celebra el aniversario del asesinato Rosa Luxemburgo (a manos de un gobierno socialdemócrata) apoyando por activa y por pasiva el golpe de estado en Venezuela: “Todo por el bien del Imperio”

¡Pero su San Martín se le llegará, como a cada puerco!

*






2019 / Diario

Antonio Gramsci: Cuaderno 12 (XXIX) 1932

La formación de los intelectuales.
Apuntes y notas vertidas sobre un grupo de ensayos en la historia de los intelectuales


¿Los intelectuales son un grupo social autónomo e independiente, o por el contrario cada grupo social tiene una categoría propia y especializada de intelectuales? El problema es complejo por las formas variadas que ha asumido hasta hoy el proceso histórico real de formación de las diversas categorías intelectuales. Las dos formas más importantes son las siguientes:
1) Cada grupo social, al nacer en el terreno originario de una función esencial en el mundo de la producción económica, se crea conjunta y orgánicamente uno o más rangos de intelectuales que le dan homogeneidad y conciencia de la propia función, no sólo en el campo económico sino también en el social y en el político: el empresario capitalista crea junto a él al técnico industrial y al especialista en economía política, al organizador de una nueva cultura, de un nuevo derecho, etc., etc. Debe advertirse que el empresario representa un producto social superior, ya caracterizado por cierta capacidad dirigente y técnica (es decir: intelectual): debe poseer cierta capacidad técnica no sólo dentro de la esfera circunscripta de su actividad y de su iniciativa propia, sino también en otras esferas, por lo menos en aquellas más directamente ligadas a la actividad económica (debe ser un organizador de masas de hombres; un organizador de la "confianza" de los inversores de la empresa, de los compradores de su mercancías, etc.).
Si no todos los empresarios, por lo menos una elite de ellos, debe tener capacidad para la organización de la sociedad en general, en todo su complejo organismo de servicios hasta la misma organización estatal, dada la necesidad de crear las condiciones más favorables para la expansión de la propia clase, o como mínimo debe poseer la capacidad para seleccionar "los encargados" (empleados especializados) a los que se pueda confiar esa actividad organizativa de las relaciones generales externas de la empresa. Se puede observar que los intelectuales "orgánicos", que cada nueva clase crea junto a ella y forma en su desarrollo progresivo, son en general "especializaciones" de aspectos parciales de la actividad primitiva del tipo social nuevo que la nueva clase ha dado a luz.*

* Los Elementi di scienza politica de Mosca (nueva ed. aumentada de 1923) deben ser consultados sobre este tema. La llamada "clase política" de Mosca no es otra cosa que la categoría intelectual del grupo social dominante: el concepto de "clase política" de Mosca es vecino del concepto de elite de Pareto, que representa otra tentativa de interpretar el fenómeno histórico de los intelectuales y su función en la vida estatal y social. El libro de Mosca es una enorme mezcla de carácter sociológico y positivista con el agregado de la influencia tendenciosa de la política inmediata, que lo torna menos indigesto y literariamente más vivaz.

También los señores feudales detentaron una particular capacidad técnica, la militar, y fue precisamente desde el momento, en el cual la aristocracia perdió el monopolio de la capacidad técnico-militar cuando comenzó la crisis del feudalismo. Pero la formación de los intelectuales en el mundo feudal y en el precedente mundo clásico debe ser examinada aparte: esta formación y desarrollo siguió trayectos y modos que conviene estudiar concretamente. Se debe observar que la masa de los campesinos, aunque cumple una función esencial en el mundo de la producción, no genera sus propios intelectuales "orgánicos", y tampoco "asimila" ningún grupo de intelectuales "tradicionales"; a pesar de que otros grupos sociales extraen muchos de sus intelectuales de la masa de campesinos y que gran parte de los intelectuales tradicionales son de origen campesino.

2) Pero cada grupo social "esencial", al surgir a la historia desde la estructura económica precedente y como expresión del desarrollo de esa estructura, ha encontrado, por lo menos en la historia hasta ahora desenvuelta, categorías intelectuales preexistentes y que además aparecían como representantes de una continuidad histórica no interrumpida aun por los más complicados y radicales cambios de las formas políticas y sociales.
La más típica de estas categorías intelectuales es la de los eclesiásticos, por largo tiempo monopolizadores (durante toda una etapa histórica que en parte se caracteriza por este monopolio) de algunos servicios importantes: la ideología religiosa, es decir la filosofía y la ciencia de la época, con la escuela, la instrucción, la moral, la justicia, la beneficencia, la asistencia, etc. La categoría de los eclesiásticos puede ser considerada como la categoría intelectual orgánicamente ligada a la aristocracia terrateniente; jurídicamente estaba equiparada a la aristocracia; con la que compartía el ejercicio de la propiedad feudal de la tierra y el uso de los privilegios estatales ligados a la propiedad. * Pero el monopolio de las superestructuras por parte de los eclesiásticos ** no se ejerció sin luchas y limitaciones, y por eso nacieron, en variadas formas (que se deben estudiar e investigar concretamente), otras categorías, favorecidas y acrecentadas por el afianzamiento del poder central del monarca hasta llegar al absolutismo. De ese modo la aristocracia de la toga se fue formando, con sus propios privilegios, un grupo de administradores, etc.: científicos, teóricos, filósofos no eclesiásticos, etc.
Así como estas diversas categorías de intelectuales tradicionales sienten con "espíritu de cuerpo" su no interrumpida continuidad histórica y su "calificación", del mismo modo se conservan a sí mismas como autónomas e independientes del grupo social dominante. Esta autoposición no carece de consecuencias de vasto alcance en el campo ideológico y político: toda la filosofía idealista se puede relacionar fácilmente con esta posición asumida por el complejo social de los intelectuales y se puede definir la expresión de esa utopía social según la cual los intelectuales se creen "independientes", autónomos, investidos de caracteres propios, etc.
Sin embargo, debe observarse que si bien el Papa y la alta jerarquía de la Iglesia se creen más ligados a Cristo y a los apóstoles que a los señores senadores Agnelli y Benni, no ocurre lo mismo con Gentile y Croce, por ejemplo; Croce, en especial, se siente estrechamente ligado a Aristóteles y a Platón, pero en cambio no oculta su relación con los senadores Agnelli y Benni y en eso precisamente se debe buscar el carácter más sobresaliente de la filosofía de Croce.

¿Cuáles son los límites "máximos" que admite el término "intelectual"? ¿Se puede encontrar un criterio unitario para caracterizar igualmente todas las diversas y variadas actividades intelectuales y para distinguir a éstas al mismo tiempo y de modo esencial de las actividades de las otras agrupaciones sociales? El error metódico más difundido, en mi opinión, es el de haber buscado este criterio de distinción en lo intrínseco de las actividades intelectuales y no, en cambio, en el conjunto del sistema de relaciones en que esas actividades se hallan (y por lo tanto en los grupos que las representan) en el complejo general de las relaciones sociales. Y en verdad el obrero o proletario, por ejemplo, no se caracteriza específicamente por el trabajo manual o instrumental, sino por la situación de ese trabajo en determinadas condiciones y en determinadas relaciones sociales (además de la consideración de que no existe trabajo puramente físico y de que la expresión de Taylor de "gorila amaestrado" es una metáfora para indicar un límite en cierta dirección: en cualquier trabajo físico; aunque se trate del más mecánico y degradado, siempre existe un mínimo de calidad técnica, es decir un mínimo de actividad creativa). Ya se ha observado que el empresario, por su misma función, debe tener en cierta medida algunas cualidades de tipo intelectual, si bien su figura social no está caracterizada por esas cualidades sino por las relaciones generales sociales que caracterizan la posición del empresario en la industria.

Todos los hombres son intelectuales, podríamos decir, pero no todos los hombres tienen en la sociedad la función de intelectuales (así, por ejemplo, porque puede suceder que todos en determinado momento sepan freír dos huevos o coserse un desgarrón del saco, no por eso se afirmará que todos son cocineros o sastres). Cuando se distingue entre intelectuales y no intelectuales, en realidad sólo se hace referencia a la inmediata función social de la categoría profesional de los intelectuales, es decir, se tiene en cuenta la dirección en que gravita el mayor peso de la actividad específica profesional, si en la elaboración intelectual o en el esfuerzo nervioso-muscular. Esto significa que si se puede hablar de intelectuales, no tiene sentido hablar de no-intelectuales, porque los no-intelectuales no existen. Pero la misma relación entre esfuerzo de elaboración intelectual-cerebral y esfuerzo nervioso-muscular no es siempre igual; por eso se dan diversos grados de actividad específicamente intelectual. No hay actividad humana de la que se pueda excluir toda intervención intelectual, no se puede separar el homo faber del homo sapiens. Cada hombre, considerado fuera de su profesión, despliega cierta actividad intelectual, es decir, es un "filósofo", un artista, un hombre de buen gusto, participa en una concepción del mundo, tiene una consciente línea de conducta moral, y por eso contribuye a sostener o a modificar una concepción del mundo, es decir, a suscitar nuevos modos de pensar.

El problema de la creación de un nuevo grupo intelectual consiste, por lo tanto, en elaborar críticamente la actividad que existe en cada uno en cierto grado de desarrollo; modificando su relación con el esfuerzo nervioso-muscular en un nuevo equilibrio, y logrando que el mismo esfuerzo nervioso-muscular, en tanto elemento de una actividad práctica general, que renueva constantemente el mundo físico y social, llegue a ser el fundamento de una nueva e integral concepción del mundo. El tipo tradicional y vulgarizado del intelectual está dado por el literato, el filósofo y el artista. Por lo tanto los periodistas, que pretenden ser literatos, filósofos y artistas, pretenden también ser los "verdaderos" intelectuales. En el mundo moderno la educación técnica, ligada estrechamente al trabajo industrial, aun el más primitivo y descalificado, debe formar la base del nuevo tipo de intelectual.

Con esa base ha trabajado el semanario Ordine Nuovo para desarrollar ciertas formas de un nuevo intelectualismo y para determinar nuevos conceptos, y no ha sido ésta una de las razones menores de su éxito, porque tal posición correspondía a aspiraciones latentes y estaba de acuerdo con el desarrollo de las formas reales de vida. El modo de ser del nuevo intelectual ya no puede consistir en la elocuencia, motora exterior y momentánea de los afectos y de las pasiones, sino en su participación activa en la vida práctica, como constructor, organizador, "persuasivo permanentemente" no como simple orador y, sin embargo, superior al espíritu matemático abstracto; a partir de la técnica-trabajo llega a la técnica-ciencia y a la concepción humanista histórica, sin la cual se es "especialista" y no se llega a ser "dirigente" (especialista + político).

Así se plasman históricamente ciertas categorías especializadas para el ejercicio de la función intelectual, se forman en conexión con todos los grupos sociales, pero en especial con los más importantes, y sufren elaboraciones más extensas y complejas en conexión con el grupo social dominante. Una de las características más relevantes de cada grupo, que se desarrolla en dirección al dominio, es su lucha por la asimilación y la conquista "ideológica" de los intelectuales tradicionales, asimilación y conquista que es tanto más rápida y eficaz cuanto más rápidamente elabora el grupo dado, en forma simultánea, sus propios intelectuales orgánicos.

El enorme desarrollo alcanzado por la actividad y la organización escolar (en sentido amplio), en las sociedades que surgieron del mundo medieval, muestra la importancia que han alcanzado en el mundo moderno las categorías y las funciones intelectuales: en la medida en que se ha tratado de profundizar y ensanchar la "intelectualidad" de cada individuo, también se tendió a multiplicar las especializaciones y a perfeccionarlas. Esto se cumple gracias a las instituciones escolares de diverso grado, hasta los organismos para promover la llamada "alta cultura", en cada campo de la ciencia y de la técnica.

La escuela es el instrumento para formar los intelectuales de diverso grado. La complejidad de las funciones intelectuales en los diversos Estados se puede medir objetivamente por la cantidad de escuelas especializadas y por su jerarquización: cuanto más extensa es el "área" escolar y cuanto más numerosos son los grados" "verticales" de la escuela, tanto más complejo es el mundo cultural, la civilización, de un determinado Estado. Se puede encontrar un parangón en la esfera de la técnica industrial: la industrialización de un país se mide por su capacidad en la construcción de máquinas para construir máquinas y en la fabricación de instrumentos cada vez más precisos para construir máquinas e instrumentos para construir máquinas, etc. El país que tiene los mejores elementos para construir instrumentos para los gabinetes experimentales de los científicos y para construir instrumentos para poner a punto esos instrumentos, puede ser considerado como el país más avanzado en el campo técnico-industrial, el más civilizado, etc. Así ocurre en la preparación de los intelectuales y en las escuelas dedicadas a esta preparación; escuelas e institutos de alta cultura son asimilables. También en este campo la cantidad no puede separarse de la calidad. A la más refinada especialización técnico-cultural, debe necesariamente corresponder la mayor extensión posible, en la difusión de la instrucción primaria y la mayor disposición para favorecer, con los grados intermedios, al número mayor de personas. Naturalmente, esta necesidad de crear la más amplia base posible para la selección y la elaboración de las más altas cualidades intelectuales --es decir: de dar a la cultura y a la técnica superior una estructura democrática-- no carece de inconvenientes: se crea de ese modo la posibilidad de vastas crisis de desocupación en los estratos medios intelectuales, como ocurre efectivamente en todas las sociedades modernas.

Se debe observar que la elaboración de los grupos intelectuales en la realidad concreta no se cumple en un terreno democrático-abstracto, sino de acuerdo con procesos históricos tradicionales muy concretos. Se han formado grupos que tradicionalmente "producen" intelectuales y son esos mismos grupos los que con frecuencia se especializan en el "ahorro", es decir, la pequeña y la media burguesía terrateniente y algunos estratos de la pequeña y de la media burguesía de las ciudades. La variada distribución de los diversos tipos de escuelas (clásicas y profesionales) en el terreno "económico" y las distintas aspiraciones de las múltiples categorías de estos grupos determinan o dan forma a la producción de las diversas ramas de especialización intelectual. La burguesía rural en Italia, por ejemplo, produce en especial funcionarios estatales y profesionales liberales, mientras que la burguesía ciudadana produce técnicos para la industria; por eso la Italia septentrional produce especialmente técnicos y en cambio la Italia meridional principalmente funcionarios y profesionales.

La relación entre los intelectuales y el mundo de la producción no es inmediata, como ocurre con los grupos sociales fundamentales, sino que es "mediata" en grado diverso en todo el tejido social y en el complejo de las superestructuras, en los que los intelectuales son los "funcionarios". Se podría medir la "organicidad" de los diversos estratos intelectuales y su conexión más o menos estrecha con un grupo social fundamental, fijando una gradación de las funciones y de las superestructuras de abajo hacia arriba (desde la base estructural hacia arriba). Por ahora se pueden fijar dos grandes planos superestructurales, el que se puede llamar de la "sociedad civil", que está formado por el conjunto de los organismos vulgarmente llamados "privados", y el de la "sociedad política o Estado"; y que corresponden a la función de "hegemonía" que el grupo dominante ejerce en toda sociedad y a la de "dominio directo" o de comando que se expresa en el Estado y en el gobierno "jurídico". Estas funciones son precisamente organizativas y conectivas. Los intelectuales son los "empleados" del grupo dominante para el ejercicio de las funciones subalternas de la hegemonía social y del gobierno político, a saber: 
1) del "consenso" espontáneo que las grandes masas de la población dan a la dirección impuesta a la vida social por el grupo fundamental dominante, consenso que históricamente nace del prestigio (y por lo tanto de la confianza) que el grupo dominante deriva de su posición y de su función en el mundo de la producción; 
2) del aparato de coerción estatal que asegura "legalmente" la disciplina de aquellos grupos que no "consienten" ni activa ni pasivamente, pero que el mismo está preparado para toda la sociedad en previsión de los momentos de crisis en el comando y en la dirección, casos en que no se da el consenso espontáneo.

Este planteo del problema da como resultado una extensión muy grande del concepto de intelectual, pero sólo de esta manera es posible alcanzar una aproximación concreta a la realidad. Este modo de plantear la cuestión choca contra preconceptos de casta: es verdad que la misma función organizativa de la hegemonía social y del dominio estatal da lugar a cierta división del trabajo y por eso a toda una gradación de calificaciones, en algunas de las cuales ya no aparece ninguna atribución directiva y organizativa: en el aparato de dirección social y estatal existe toda una serie de empleos de carácter manual e instrumental (de orden y no de concepto, de agente y no de oficial o de funcionario, etc.); pero evidentemente es preciso hacer esta distinción, como será necesario hacer también alguna otra. De hecho, la actividad intelectual debe ser distinguida en grados también desde el punto de vista intrínseco, grados que en los momentos de extrema oposición dan una verdadera diferencia cualitativa: en el más alto grado se colocarán los creadores de las diversas ciencias, de la filosofía, del arte, etc.; en el nivel más bajo, los más humildes "administradores" y divulgadores de la riqueza intelectual ya existente, tradicional, acumulada.*

* El organismo militar, también en este caso, ofrece un modelo de estas complejas graduaciones: oficiales subalternos, oficiales superiores, estado mayor; y no deben olvidarse los graduados de tropa, cuya importancia real es mayor de lo que comúnmente se piensa. Es interesante notar que todas estas partes se sienten solidarias y que los niveles inferiores manifiestan un espíritu de cuerpo más visible; de ello resulta un "orgullo" que con frecuencia los expone a las bromas a las burlas.

En el mundo moderno la categoría de los intelectuales, así entendida, se ha ampliado de modo increíble. El sistema social democrático-burocrático ha gestado masas imponentes, no todas justificadas por las necesidades sociales de la producción, aunque justificadas por las necesidades políticas del grupo fundamental dominante. De ahí la concepción loriana * del "trabajador" improductivo (¿pero improductivo con respecto a quién y a qué modo de producción?), que podría justificarse en parte si se tiene en cuenta que estas masas disfrutan de su posición haciéndose asignar enormes sumas de la renta nacional. El concepto de masa ha estandarizado a los individuos como calificación individual y como psicología, determinando los mismos fenómenos de todas las otras masas estandarizadas: concurrencia que plantea la necesidad de la organización profesional de la defensa, de la desocupación, de la superproducción escolar, de la emigración, etc.

* Aquiles Loria,  A.G. dice que es el "divulgador de una desviación peyorativa de la filosofía de la praxis".

*