“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

domingo, 23 de junio de 2019

23 junio / 2019



Dices tú de la democracia burguesa / dictadura del capital.

¿La sentencia sobre ‘la manada’ lo blanquea todo?

“…El Tribunal Supremo que ha juzgado a los líderes soberanistas es el mismo que reconoce al golpista Franco como jefe de Estado de España desde octubre de 1936, lo cual respalda la tesis penal de aquel, con la que tantos españoles fueron reprimidos y asesinados: los “rebeldes” eran los partidarios de la legítima II República. El Tribunal Supremo que ha aceptado y protegido los testimonios de miembros de los cuerpos de seguridad del Estado, sin someterlos a contraste de prueba, es el que califica como delito odiar al nazismo. Es el que se revocó a sí mismo en beneficio de los grandes bancos. En sus manos blindadas está la reinterpretación arbitraria y represiva del Código Penal, que abre y cierra las puertas de las cárceles…”


*






2019 / Diario

Fetichismo de la mercancía“Igual que en la religión el hombre es dominado por el producto de su propia cabeza, en la producción capitalista lo es por el producto de su propia mano”.
(Karl Marx)

Y es por cierto contra esos fetiches, de una manera u otra que nosotros mismos producimos, contra los que deberíamos luchar. El mismo Marx dejó escrito: “La peor lucha es la que no se hace”.

El caso es que ‘ellos’ se dedican, además de oscurecer, mutilar o manipular la realidad (los medios de desinformación del opresor), a fabricar fetiches, mitos, símbolos (mediante los medios de producción del opresor, que así reproducen las mismas relaciones de dominación más o menos travestidos) que encandilen a los más perezosos o ingenuos, a los más crédulos en definitiva… que por cierto somos la gran mayoría (cada uno puede hacer memoria… y luego su lista si quiere actualizada de fetiches, ídolos…), lo que de ninguna manera excluye a los engolados listillos (en realidad igualmente hechizados… ¡si es que no se pierden un capítulo!), que ‘no se creen nada de nada’. Y como no creen en nada cuando en su lírico filosofar (intramuros) flotan y especulan, pero ya con los pies en la terrenal realidad práctica (extramuros), nunca luchan por nada… ¿Caen sus mercedes en la cuenta? ¡Qué gente esa más peligrosa para el orden establecido! ¿no es cierto? Claro que lo mismo piensan, porque otra cosa no se me ocurre, que a los malos los van a matar así, de la risa… 

Puestos a razonar, podría ser que la labor de ‘racionalizar lo que se piensa y lo que no se hace’ sólo sea un oportunista mecanismo defensivo que, de aquella manera, busca explicar o justificar… digamos lo injustificable para la razón (No hablo de un razonar mecánico, categórico…). Algo que se puede deducir, en algunos casos posiblemente sin que ‘el racionalizador’ lo sepa, de sus propias exposiciones, palabras o argumentarios… basta hacer una ‘lectura’ atenta (una medida de precaución muy atinada para estos ‘textos’ que corren), desde Freud sabemos que hasta lo más nimio es significativo. 

“Quema lo que has adorado, y adora lo que has quemado”.

Quema, idolatra… Menos razonar, cualquier cosa se nos receta desde los ‘púlpitos mediáticos’. La gente de orden sabe lo que se hace, en la teoría y en la práctica. Ellos sí creen en algunas cosas (el poder político, la propiedad de los medios de producción, la explotación del hombre por el hombre y de la naturaleza, la dominación coercitiva, la esclavización de los trabajadores mediante trabajos enajenantes, unilaterales y maquinales…, véase tutoriales: Amazón, Zara, Apple, Uber…) y nunca dejan de hacer cosas (El Estado es el instrumento del opresor para la  dominación de clase), o sea de luchar por esas cosas en las que creen (cada uno puede hacer su lista de ‘favoritos’). Y si acaso concluir, como un servidor, que el sistema capitalista conduce inexorablemente a la infelicidad y autodestrucción de la sociedad… o, lo que resulta más cómodo  por hegemónico, al mejor de los mundos posibles, como ‘cree’ la así llamada gente biempensante (mucho tiene que ver el lenguaje como medio de incomunicación, digo el lenguaje del opresor, el que irremediablemente está en boca de todos…). La cosa, ya lo ven, es de traca. En fin, basta de charla… digo en espera de otra ocasión propicia para expansionarnos… 


ELOTRO

sábado, 22 de junio de 2019

22 junio / 2019



Dices tú de la democracia burguesa / dictadura del capital.

'Sale a la luz un vídeo de torturas en el ‘caso Ayotzinapa’

Las imágenes constatan las denuncias por tortura que hizo Naciones Unidas durante las investigaciones por la desaparición de los 43 estudiantes en 2014


*





2019 / Diario

Richard Powers: “Nuestra manera de vivir carece de sentido”

Ganador del Pulitzer por 'El clamor de los bosques', el autor estadounidense alerta del error de creer que la tecnología resolverá los problemas, cuando es causa de catástrofes



“Hace seis años impartía clases de escritura creativa en Stanford, uno de los lugares más importantes del mundo dedicado a la ciencia y a la tecnología, cuya existencia dio lugar a la revolución digital de Silicon Valley en los sesenta y setenta, cuando se crearon las compañías que han determinado el presente y el futuro. Desde mi casa de Palo Alto podía ver los cuarteles generales de Google, Apple, Intel, Facebook, eBay, HP, Netflix, Cisco, Tesla, Oracle, Adobe… Se trata de una cultura muy extraña, que cree en la trascendencia tecnológica. Su fe en el humanismo individualista es absoluta. La revolución digital le ha dado la espalda al mundo viviente, creando la alternativa del mundo virtual que es la Red. Nuestros teléfonos rigen nuestras vidas. Es una visión angustiosa, de la que buscaba refugio en las montañas de Santa Cruz, entre Silicon Valley y el Pacífico. Las montañas estaban cubiertas por un bosque de secuoyas centenarias. Su presencia majestuosa me hizo abrirme al mundo de lo no humano. Empecé a estudiarlo y decidí escribir una novela sobre él”.

La tecnología nos da la falsa impresión de que podemos controlar el mundo físico y dictar los términos de nuestra propia vida. Todo, incluso la inmortalidad, parece estar a nuestro alcance, pero es falso. La realidad es que en lugar de aplacar nuestros deseos y temores, la tecnología los exacerba. Tenemos más miedo que nunca a la muerte. El desarrollo material que hemos alcanzado nos deja más insatisfechos que antes. Todos somos víctimas de una terrible sensación de soledad y alienación. Nuestra manera de vivir carece de sentido. Lo terrible del capitalismo tardío es que conduce a la impotencia. Rockefeller describió la situación mejor que nadie cuando le preguntaron: ‘¿Cuánto es suficiente?’ y respondió: ‘Un poco más’. Ése es el mundo en el que vivimos. No hay satisfacción posible y no somos conscientes del engaño. Seguimos convencidos de que la tecnología resolverá nuestros problemas, cuando es la causa directa de catástrofes como el cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales”.

No propugno en modo alguno un regreso a una era pretecnológica, algo que por lo demás no puede suceder. No soy un monje. No soy Thoreau ni esto es Walden. Mi actitud no es religiosa ni militante. Creo que hemos logrado tener una comprensión del mundo muy profunda gracias a la tecnología, pero tenemos que encontrar la manera de usarla de modo que esté en sintonía con la tierra, no en guerra contra ella”.



*

viernes, 21 de junio de 2019

21 junio / 2019



¿Quién incendia petroleros en el ‎Golfo de Omán?‎
Manlio Dinucci


*

Dices tú de la democracia burguesa / dictadura del capital.

“Seguir de pobres”

Paula Llaves


*




2019 / Diario

“Una frase histórica: Nunca tantos hicieron tanto para tan pocos”
-Winston Churchill si hubiera sido obrero.
(Perich)



Paradojas y contradicciones


Según el diccionario, paradójico es aquel hecho o expresión aparentemente contrario a la lógica.  Por poner un ejemplo, podríamos decir que ninguno más actual, la ‘aparente’ reconversión de los antiguos fanáticos del ‘libre comercio’ en fervientes ‘proteccionistas’… y por si fuera poco con el ‘emperador Donald’ a la cabeza. 



“La manera como se presentan las cosas no es la manera como son; y si las cosas fueran como se presentan la ciencia entera sobraría”
(Karl Marx)

Hoy día (‘El incendio de la crisis del 2008 no se apaga. El fuego se extiende. El planeta cruje.’), podemos observar cómo el imperialismo global ‘recoloniza’ el mundo por métodos aún más sofisticados y expeditivos que antaño, al tiempo que levanta en su amurallada frontera,  defensivas barreras arancelarias frente a las potencias emergentes, sean socios preferentes o subordinados periféricos; o simplemente a  muy concretas ‘mercancías’, procedan éstas de donde procedan, con las que ‘aparentemente’ no quiere, en realidad sabe que ya no puede, competir en el así calificado ‘mercado libre’. 

Leo en Néstor Kohan“Después de varias décadas de guisos recalentados posmodernos, sopas “posmarxistas”, ensaladas reformistas y postres “poscoloniales” a la carta, la discusión sobre el capitalismo mundial vuelve al centro de la mesa. En los movimientos sociales, en las organizaciones políticas y en el mundo cultural. Ya nadie se conforma con los “microrrelatos”, los “micropoderes”, la “microhistoria”…

Así las cosas que el neocolonialismo imperialista, ahora que incluso entre los pensadores ‘de la izquierda radical’ hablar de ‘revolución’ está demodé, viene desplegando, en cierto modo ‘casi’ a escondidas (la desinformación es hegemónica pero no llega a ser absoluta), ‘revolucionarios’ procesos (claro que en el sentido contrainsurgente) de dominación y apropiación a nivel global, multiplicando para ello los procesos destructivos: las invasiones o acciones de ‘bandera falsa’ para apropiarse de los cada día más escasos recursos naturales no renovables, las ‘operaciones de injerencia secretas’ o los ‘normalizados’ bloqueos económicos (instrumentalizando el FMI y el BM) acompañados de solapados y criminales sabotajes (‘guerra híbrida’, véase el caso del criminalizado ‘Régimen’ de Venezuela), todo ello facilitado por el control monopolístico de los medios de (des)información y las nuevas tecnologías… 

“El «incidente del Golfo de Omán», casus belli contra Irán, es una copia al carbón del ‎‎«incidente del Golfo de Tonkín», utilizado como casus belli para bombardear Vietnam del ‎Norte, acusado de haber atacado un barco militar estadounidense el 4 de agosto de 1964, ‎acusación que finalmente resultó falsa.”Manlio Dinucci


¿Qué hacer?


Leo en Ellen Meiksins Wood:


“…Por otro lado, están aquellos que creen que, aun cuando es siempre crucial luchar por cualquier reforma democrática posible en la sociedad capitalista, el capitalismo es en esencia incompatible con la democracia –personalmente me sitúo en esta última perspectiva. 

Existe otro problema adicional. Muchos desde la izquierda an- ticapitalista creen que el viejo terreno de las luchas políticas ya no está en juego a causa de la globalización. El Estado-nación, que solía ser la arena principal de las políticas democráticas, está abriéndose camino a la globalización, de modo que tendríamos que encontrar alguna otra posibilidad de oponernos al capital –si es que cabe pensar en esta posibilidad. 

El planteo más reciente en este sentido es el desarrollado por Hardt Negri en su libro Imperio (2002). Ellos nos dicen que el poder del capital imperial está en todas partes y en ninguna. El Imperio, dicen, es un “no-lugar”. Y debido a que no hay puntos tangibles de concentración del poder capitalista, no puede existir realmente un contrapoder. En este sentido es que tenemos que pensar en políticas de oposición en términos diferentes, aunque lo que esto pueda significar los autores nunca lo dejan del todo claro. 

Hardt y Negri son mucho más específicos en lo que respecta al tipo de luchas que no creen posibles, y entre ellas incluyen los conflictos locales y nacionales, las luchas de los movimientos de trabajadores y algunas otras. Mucha gente que integra el movimiento anticapitalista ve en ‘Imperio’ un manifiesto optimista para sus políticas, pero a mi juicio se trata justamente de todo lo contrario. En mi opinión, esta obra parece expresar un profundo pesimismo sobre la posibilidad de una lucha democrática y anticapitalista. Creo que están equivocados. Es simplemente falso que no existan puntos tangibles de concentración del poder capitalista. No es verdad que el estado territorial que conocimos se encuentre en declinación frente a la economía global. Por el contrario, creo que el capital depende más que nunca de un sistema de estados locales que administren el capitalismo global. 

El problema del Estado en el capitalismo internacional es más complicado dado que el capitalismo global no posee un Estado internacional que lo sustente y, hasta el momento, tampoco creo que construya tal Estado. La forma política de la globalización no es un Estado internacional sino un sistema de varios estados nacionales; de hecho, considero que la esencia de la globalización es una creciente contradicción entre el alcance global del poder económico capitalista y el mucho más limitado alcance de los estados territoriales que el capitalismo necesita para sostener las condiciones de acumulación. Precisamente esta contradicción también es posible y necesaria por aquella división propia del capitalismo entre economía y política. 

En resumidas cuentas, mi argumento sostiene que lo que esta- mos presenciando en el nuevo imperialismo norteamericano es un esfuerzo continuo por lidiar con la contradicción entre la esfera de acción del poder económico y la continua dependencia del capital de un sistema global de estados territoriales. Esto representa, sin lugar a dudas, un peligro para el mundo en su conjunto, pero a la vez nos habla de algo más. Hasta aquí he explicado qué hace al capitalismo compatible con cierta clase de democracia, y qué hace posible que las clases dominantes acepten este tipo de régimen –el hecho de la separación de las esferas política y económica. Esta situación ha hecho posible la tolerancia de los partidos de la clase trabajadora en la política, incluso sin haber estado nunca las clases dominantes de acuerdo con esta idea. Pero además sostuve que esta vieja separación ha sido desbaratada porque el capital internacional necesita del Estado más que nunca para organizar los circuitos económicos que el capital no puede manejar por sí mismo. Porque el capital depende, tal vez hoy más que nunca, de un sistema global de estados, las luchas verdaderamente democráticas –entendidas como contiendas para cambiar el balance de poder de clase tanto dentro como fuera del Estado– pueden llegar a tener un efecto mucho mayor que en épocas anteriores…”



Y lo dejo aquí porque como dice el proverbio ruso: ‘El que persigue varias liebres a la vez no caza ninguna’.


ELOTRO

jueves, 20 de junio de 2019

20 junio / 2019



La Guerra de Bolton
Rafael Poch


*



Dices tú de la democracia burguesa / dictadura del capital.

“…«la gran diferencia entre internet y la sociedad disciplinaria es que en esta última, la represión se experimenta. Hoy, en cambio, sin que seamos conscientes somos dirigidos y controlados».
¿Han pasado por delante de un gimnasio e inmediatamente han recibido una notificación con una irresistible oferta para apuntarse? ¿Han chateado con un amigo por WhatsApp sobre un viaje a Estocolmo y han empezado a recibir anuncios de alojamiento en Suecia? ¿Han comentado en voz alta que les apetece comer una pizza y su pantalla les bombardea con ofertas de alguna conocida pizzería? Si alguna vez les ha pasado algo de esto, no se maravillen y párense a pensar. No es magia, es el capitalismo de vigilancia alimentándose de sus vidas…”


*



2019 / Diario

“Una de las graves consecuencias del stalinismo 
es la atrofia de la dialéctica”
(B. BRECHT-1956)


Lukács sobre Goethe

“Por eso la significación del Werther rebasa también la de una mera descripción veraz de un determinado período y consigue un efecto muy capaz de sobrevivir a su época. El viejo Goethe ha dicho, en conversación con Eckermann, lo siguiente acerca de las causas de ese efecto: 

«Si bien se mira, esa fase Werther de la que tanto se habla no pertenece a la marcha de la cultura universal, sino al camino de la vida de todo individuo que, con innato y libre sentido natural, tiene que aprender a vivir y a adaptarse a las formas constrictivas de un mundo anacrónico. La felicidad malograda, la actividad impedida, los deseos insatisfechos no son crímenes de una época determinada, sino debilidades de cada hombre, y mal irían las cosas si cada cual no tuviera, una vez al menos en su vida, una época en la cual el Werther le parezca escrito precisamente para él».

Goethe exagera aquí sin duda el carácter «atemporal» del Werther, silenciando el hecho de que ese conflicto individual en el cual reside, según su interpretación, la significación de la novela, es precisamente el conflicto entre la personalidad y la sociedad en la sociedad burguesa. Pero con esa unilateralidad subraya la profunda universalidad del Werther para toda la era de la sociedad burguesa. ”

*




John Gray
“La extraña cualidad del mundo azteca no procede sencillamente del hecho de que convertían una matanza en un espectáculo. Los romanos hacían lo mismo en sus juegos de gladiadores, pero lo hacían como entretenimiento. Lo asombroso de los aztecas procede del hecho de que mataban para dar sentido a sus vidas. Es como si practicando los sacrificios humanos estuvieran desvelando algo que en nuestro mundo [de la Modernidad] ha permanecido oculto. (...) El objetivo de la matanza era el que decían que era: protegerse de la insensata violencia inherente a un mundo caótico [tal y como lo codificaba su religión]. Que el sacrificio humano fuera un modo bárbaro de crear sentido nos dice algo sobre nosotros mismos y no sólo sobre ellos. La civilización y la barbarie no son tipos distintos de sociedad. Se encuentran – entrelazados— siempre que se juntan seres humanos. Si se toma en serio el mundo azteca (...) se ve el mundo moderno bajo una nueva luz. Los seres humanos se matan entre sí –y en algunos casos a sí mismos— por muchas razones, pero ninguna más humana que el intento de darle sentido a su vida. Más que la pérdida de la vida, temen la pérdida de sentido.”

*





“Las mujeres, la naturaleza y los pueblos y países explotados son las colonias del Hombre Blanco. Sin esa colonización, o sea, sin su subordinación en aras de la apropiación predatoria (explotación), no existiría la famosa civilización occidental ni su paradigma de progreso” (María Mies y Vandana Shiva

Santiago Álvarez Cantalapiedra:
“El capitalismo es un sistema económico que vive de la explotación de sus colonias y que genera un modo de vida imperial. Como señalan María Mies y Vandana Shiva, esas colonias son las mujeres, la naturaleza y los países del Sur. Su desarrollo histórico ha conducido a la crisis ecosocial en la que nos encontramos. La dinámica expansiva capitalista, impulsada por el ánimo de lucro y el individualismo competitivo, choca con los límites naturales y desbarata los vínculos sociales, afectando de esa manera las condiciones materiales que permiten la reproducción de la vida y de la existencia social.
Para comprender esta dinámica colonial del capitalismo hay que tener en cuenta que la economía se encuentra inserta en la sociedad y en los sistemas naturales. No es posible una comprensión cabal de la economía sin referirnos a esa dimensión social y ambiental. Es algo que ponen de manifiesto tanto la economía feminista como la economía ecológica. La primera, al resaltar que la mayor parte del trabajo real de provisión del sustento se realiza en el marco del hogar y que las personas, ya sea como trabajadoras o como consumidoras, no aparecen por ensalmo en el ámbito mercantil. Alguien las ha cuidado, las ha alimentado y las ha educado previamente. La segunda, cuando señala que los ecosistemas sostienen la vida y juegan un papel básico para el propio funcionamiento económico: proveen recursos que se transforman en bienes y servicios a través de la actividad económica y absorben los residuos que esa actividad genera.
Para lograr aprovecharse del trabajo doméstico desempeñado mayoritariamente por mujeres y conseguir apropiarse del trabajo y los recursos naturales de los países del Sur, el capitalismo –siendo él mismo un sistema de explotación y dominación de clase– se apoya en otros sistemas de opresión. Así ha sido históricamente. No hay más que constatar cómo a lo largo de su existencia se ha desarrollado con la ayuda del colonialismo y el patriarcado. El fin del colonialismo histórico abrió la puerta a nuevas formas coloniales, de manera que la colonialidad persistió tanto en el interior de los Estados surgidos de lo que antaño fueron colonias como en las relaciones que aquellos establecieron desde entonces con sus antiguas metrópolis. Viejos y nuevos colonialismos que marcan tanto continuidades como rupturas en relación con las modalidades de apropiación de los recursos naturales y la fuerza de trabajo de los países del Sur. Las nuevas reglas neocoloniales han facilitado que los países del Norte puedan eludir en gran medida sus tensiones distributivas internas trasladando las contradicciones y los conflictos al Sur, a los territorios a los que se encarga el papel de suministradores de fuerza de trabajo y recursos. Algo similar ocurre con el ámbito doméstico, al que se trasladan buena parte de las tensiones y contradicciones generadas en la esfera productiva. Así, por ejemplo, la disminución de los ingresos del hogar se suele compensar habitualmente intensificando el trabajo doméstico y de cuidados para intentar evitar un deterioro en el bienestar familiar.
Estas dinámicas, emanadas de unas estructuras e instituciones asentadas en desiguales relaciones de poder, dan lugar a un modo de vida que podríamos calificar de ‘imperial’ al ser un modelo que genera bienestar a unos pocos a costa del malestar de la mayoría. Es un modo de vida que revela las profundas relaciones existentes entre la riqueza del Norte y el deterioro de las condiciones de vida y los conflictos en el Sur, entre la comodidad de los varones y el ‘desvivirse’ por la familia de las ‘abnegadas’ esposas y madres, entre la opulencia material de las sociedades industriales y la destrucción global del planeta. El bienestar que disfruta una parte de la población mundial no se puede extender al resto sin empeorar las condiciones de vida de toda la humanidad, amenazando de forma inmediata la vida de los más pobres…”

*




“Foucault muestra que la ley no es ni un estado de paz ni el resultado de una guerra ganada: es la guerra, la estrategia de esa guerra en acto, de la misma manera en la que el poder no es una propiedad adquirida de la clase dominante, sino un ejercicio actual de su estrategia.” 

Gilles DeleuzeFoucault 


*

miércoles, 19 de junio de 2019

19 junio / 2019



Francisco Espinosa Maestre:
“Al contrario que en el caso de los republicanos, para los golpistas la represión constituyó la base de su acción desde el mismo 17 de julio; conscientes de que eran minoría decidieron imponerse por el terror mediante un calculado plan de exterminio efectuado pueblo a pueblo y ciudad a ciudad, que se extendió durante nueve años (1939-1945)...”



*

Palestina: palabras y resistencia
Maciek Wisniewski


*





2019 / Diario

“Ahora te toca a ti, cuando la pared de tu vecino está ardiendo”

'Según se mire', solemos decir. Pero muchas veces olvidamos, o no tenemos en cuenta, que aquello que miramos también nos contempla a su vez, o sea que entra dentro de lo posible que no ‘exista’ únicamente para ser observado. Es decir, que en tales casos en los que, de hecho, fracasamos a la hora de captar la profunda o al menos más completa realidad de ‘lo’ que nos rodea, consecuentemente perdemos la posibilidad práctica de interaccionar con esa, en cierto modo ignorada o desdeñada, parte de nuestro entorno real. En definitiva, digo si no se trata de un caso de ‘actividad impedida’ por cualquiera de las ‘formas coercitivas’ del orden establecido, estamos ante una acción ‘voluntaria’ de renuncia  a conocer, un auto-empobrecimiento que sin duda nos debilita… debilidades del hombre, se dice… en vez de procurar, por ejemplo, la expansión de la alfabetización en todos sus sentidos.


Es costumbre establecida restar importancia a los aprendizajes, sobre todo cuando no se tiene noticia de que ‘la pared de tu vecino está ardiendo’. Confiamos demasiado en el sentimiento y el instinto vital, y sin embargo confrontamos con la supuesta tiranía del intelecto. Pero claro está que la falta de relación e interacción con la ‘vecindad’ es condición que en la realidad práctica nos impide, puesto que nada sabemos al respecto,  entrar en contacto e intercambio y, si eso, conocer todo un mundo de sugerencias o señales más o menos explicitadas que, en el irregular transcurrir de los días y las relaciones y sus trueques, pueden acabar revelando el completo y verdadero sentido y significado que, por otro lado, seguramente ya encerraban en su primitivo estado de latencia... algo así como la chispa que extiende el fuego, que incendia la pradera… quizás en primer lugar la del vecino.

“…y segar las espigas en sábado simplemente porque tengo hambre y porque la ley se hizo para el hombre y no el hombre para la ley”
(F.H. Jacobi)

Algunos  miran (¿cuál es el punto de vista desde el que luego sientan cátedra?) y ven este mundo como un lugar donde las cosas se pueden hacer por el goce de hacerlas y donde cierta gente (¡que se lo curra! Proclaman los muy bellacos) se solaza de haber sido liberada de la categoría infame de la orden (¡Cómo se hinchan con las frases más pomposas!). Otros pensamos que esa mirada, es decir, esa teoría (en síntesis un ridículo filosofar infectado de teología), no soporta la más mínima confrontación con los hechos de la vida. Al menos con la realidad de los hechos que vive la mayoría de la gente, claro es.  Porque esa misma mayoría de gente padece (¡en la base de la pirámide social todos los caminos llevan al cieno!), más allá de su voluntad, unas ineludibles (¡por irrechazables razones de Orden Público!) relaciones de propiedad, producción y  dominación, en las que curiosamente viene a ocupar el lugar ‘desafortunado’, o sea el del dominado, explotado y desposeído. Y, en ese concreto lugar o ‘gueto subordinado’, desdichadamente no existe, sería del genero tonto, espacio libre de padecer ‘la categoría infame de la orden’. Es lo que pasa cuando la vida ‘real’ transcurre ‘al margen’ de las fantasiosas ‘construcciones puramente intelectuales’, esas que, en los vulnerables ‘terrenos a la intemperie’, hablo de niveles empíricos, solamente demuestran, para cualquiera que no sea un bruto rematado, su intrínseca imposibilidad  de demostrar… ‘lo real’.


ELOTRO

*

martes, 18 de junio de 2019

18 junio / 2019




“La matanza de Valderas la Roja o la Moscú de España en el verano de 1936”

Félix Población


*

Dices tú de la democracia burguesa / dictadura del capital.

“La sanidad pública madrileña adjudica a dedo el 99,7% de sus contratos”

En 2016, la Consejería de Sanidad firmó 486.562 contratos (por 1.402 millones de euros), de los que solo 1.443 pasaron por una licitación pública; los otros 485.119 (el 99,7%) fueron contratos menores (sin publicidad ni concurso) por 698 millones.” 
“El espíritu de la ley es que se favorezca a las pequeñas empresas, pero de las 3.441 empresas adjudicatarias de contratos menores en 2016, las 20 primeras son grandes multinacionales médicas y farmacéuticas que reciben el 30,2% de los contratos y el 45,5% del importe total”

“La contratación la hacen las direcciones de los hospitales, pero el responsable último es el Servicio Madrileño de Salud, la cúpula de la Consejería de Sanidad”.

Y al mismo tiempo… todo según El País de Langley...

“La Universidad sufre un recorte de 9.500 millones en ocho años”

*




2019 / Diario

Como demuestran los hechos, no es la exposición de un  determinado planteamiento teórico, sino más bien y en tal caso, su consecuente  puesta en práctica lo que realmente resulta una experiencia profunda e inequívocamente esclarecedora. No es la crítica puramente ideológica, por muy acertada y brillante que sea, en este caso al gobierno genocida de Israel, lo que a todos ‘ellos’ (La Internacional Capitalista) les preocupa o hace daño (véase si no cuánto politólogo ‘radical’ es convocado por las togas fascistas), sino la acción práctica (por muy minoritaria que ésta sea siempre tiene para ‘ellos’ un peligroso potencial  aleccionador  de mal ‘ejemplo a seguir’) de, en este caso concreto, ayudar materialmente al masacrado pueblo palestino. Que se pase del, para ‘ellos’, ‘inofensivo’ teoricismo a la ‘nociva’ práctica solidaria es lo que ‘ellos’ consideran traspasar la ‘línea roja’, y eso no lo perdonan de ninguna de las maneras. Véase la estigmatización y criminalización que estos días se está llevando a cabo contra Ángeles Maestro y Red Roja por su concreta iniciativa práctica de envío de fondos  al pueblo palestino.  (Las penas previstas en el Código Penal contemplan entre dos y diez años de cárcel y multas por el triple de las cantidades enviadas.) Como diría Rosa Luxemburgo, hasta que no nos movemos no cierran los grilletes, no nos encadenan. La tarea parece clara: Hay que mover el culo y conseguir que la gente también se mueva. Ni siquiera la ‘Audiencia Nazional’ se atrevería a encausar a decenas de miles de personas solidarias con el pueblo palestino…   

*





¿Lo menos malo es bueno? Se pregunta Angel Cappa con motivo de la candidatura de Cristina Fernández frente a Macri en las elecciones argentinas.  Y al final del artículo concluye: “Lamentablemente para la ilusión de la mayoría tenemos tanta experiencia en ese sentido, que la respuesta es contundente: NO.”

Y de eso se trata, de lo que se sabe por experiencia propia, en cierto modo directa, en cualquier caso ‘padecida’ en las propias carnes.  Los discursos ‘teóricos’, incluso los que aparentan ser más ‘radicales’ suelen acabar totalmente fagocitados por el ‘sistema’, cuando no se auto-disuelven (como en la antigua serie ‘Misión imposible’) inmediatamente después de realizada su oportuna  ‘declamación’; y para colmo, además contribuyen con su teórica apariencia ‘opositora’ a vestir con un eficaz disfraz ‘democrático’ el dictatorial ‘statu quo’ verdaderamente  vigente. Digo que lo conocido como ‘democracia burguesa’, lo aclaramos poco, no es más que la dictadura del capital. 

Pero volvamos a Cappa y su argumentación:


“…el ‘macrismo’ resultó altamente perjudicial para la democracia, que disminuyó su calidad hasta límites muy próximos a una dictadura disimulada. Represión de las manifestaciones populares, encarcelamientos injustificados, influencias nefastas en el poder judicial, desapariciones de militantes sin explicaciones claras, gatillo fácil para la policía, y una ministra del Interior al mando de la mano dura que nada tiene que ver en un sistema auténticamente democrático.
Por todo esto, muy sintetizado, y por muchas cosas más como por ejemplo hacer todo lo contrario de lo prometido en campaña electoral y repetido decenas de veces por el mismo Macri, alineado por si algo faltaba con lo mas rancio del neofascismo, Trump y Bolsonaro, se justifica la necesidad de tener un alivio lo mas pronto posible y desprenderse del peso abrumador de tanta injusticia.”



Y a continuación unas palabras de Cappa sobre la supuesta opción ‘menos mala’ de Fernández/Fernández:

“Sabemos que de ningún modo su propuesta se refiere a superar el capitalismo dependiente, última causa de tantos sufrimientos. Ni mucho menos. Estando en el poder dijo que lo que pretendía era construir un “capitalismo serio”. O en otras palabras, un capitalismo bueno. Es decir, y parafraseando a Sartre, “una pasión inútil” (En definitiva la opción Fernández/Fernández también le asegura a  los dueños del circo que nada alterará su acumulación de riqueza.)

El capitalismo en su etapa actual es simplemente demencial: destruye el planeta y la naturaleza para seguir su carrera de acumulación de riqueza por parte de una élite cada vez menor, a costa del sufrimiento y la muerte de millones de personas.”

En fin, el caso es que en el menú de las mal llamadas democracias burguesas  solamente se puede elegir entre lo malo y lo menos malo (sobran ejemplos: Macri-Fernández; PP-SOE; Republicanos-Demócratas; Laboristas-Conservadores… se 'fabrican' contradicciones ficticias que no existen en la realidad. Por eso es la experiencia práctica la que abre el camino al conocimiento de las verdaderas contradicciones), sencillamente porque elegir lo conveniente para la inmensa mayoría de la población no figura en la carta, no es una opción ‘democrática’, no es una alternativa viable dentro de la dictadura del capital… 
¿me se entiende?


ELOTRO

*