“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

sábado, 25 de agosto de 2018

25 agosto / 2018



El milagro boliviano 
Luis Hernández Navarro


*






2018 / Diario

Siri Hustvedt. “Vivir, pensar, mirar”.
(apuntes)


«¿Quién diablos soy yo? ¡Ah, eso sí que es un misterio!», dice la Alicia de Lewis Carroll, desorientada tras ver cómo crece de un modo desmesurado y repentino. Mientras medita sobre esta interrogante filosófica, las dimensiones de su cuerpo vuelven a cambiar. La niña encoge.”

“En ‘La búsqueda científica del alma’ Francis Crick (célebre por haber descubierto el ADN junto con James Watson) escribió: «Tú, tus alegrías y tristezas, tus recuerdos y tus ambiciones, tu sentido de identidad personal y tu libre albedrío son, de hecho, nada más que el comportamiento de un vasto conjunto de células nerviosas y de sus moléculas asociadas. » La mente es materia, sostenía Crick. Toda la vida humana puede reducirse a neuronas.”


“Dodgson sufría migrañas. Es sabido que también tomaba láudano. Parece más que probable que él mismo experimentara algunas de las rarezas somáticas que atribuyó a su protagonista infantil.”

“¿Es ‘Alicia en el País de las Maravillas’ un producto patológico, el resultado de la enajenación sufrida por el «conjunto de células nerviosas y de sus moléculas asociadas» de un hombre?”


“Antes de que se descifrara el genoma y los científicos descubrieran que los seres humanos teníamos apenas unos genes más que las moscas de la fruta, la prensa no especializada publicaba innumerables artículos que especulaban con el descubrimiento de un gen del alcoholismo, otro del trastorno obsesivo compulsivo, otro de la preferencia por las corbatas violetas; en resumen, había genes para todo.”


“El hombre que escribió Alicia en el País de las Maravillas sufría migrañas. Y podría añadir que Lewis Carroll, era un adicto. También era matemático, clérigo, fotógrafo y una persona de gran ingenio. Estaba muy acomplejado debido a su tartamudez y puede que se sintiera sexualmente atraído por las jovencitas de muy tierna edad.”


“¿Quién diablos soy yo? Es una interrogante sin resolver, aunque ahora ya contamos con algunas claves de ese misterio. Como sostuviera Freud hace más de un siglo, la mayor parte de lo que hace nuestro cerebro es inconsciente, está por debajo o por encima de nuestra comprensión.”

“Hay indicios que demuestran que lo que vemos es una combinación de información sensorial que incorporamos desde el exterior, que luego al llegar a nuestro cerebro es traducida o decodificada dinámicamente tanto por nuestras expectativas respecto a lo que estamos mirando como por nuestra capacidad humana para crear imágenes coherentes. Nosotros no digerimos el mundo y punto; nosotros lo creamos. Por ejemplo, todos tenemos un punto ciego en cada ojo en el lugar donde el nervio óptico entra en la retina, pero no percibimos ese agujero, porque nuestra mente lo rellena de forma automática.

Como sostenían V. S. Ramachandran y la filósofa Patricia Churchland, esa acción de «rellenar» no siempre consiste en cubrir una zona en blanco con más de lo mismo; hay ocasiones en las que el cerebro proporciona imágenes: una forma normal de alucinación. Es muy sencillo; para la mente la ausencia puede ser un catalizador de la presencia.”


“El psicoanálisis propone que todos somos unos extraños para nosotros mismos. Lo cierto es que Sigmund Freud y sus seguidores, tanto los fieles como los revisionistas, han alterado nuestra forma de pensar sobre nosotros mismos. Pero la cuestión que traigo ahora a colación se refiere a la novela.

Me pregunto si el psicoanálisis ha alterado en algo la novela. ¿Afecta a la forma de una novela, a su sentido del tiempo, a su esencia, presentar en ella a un psicoanalista? Una novela es un camaleón, en ello radica su gloria como género. 
Puede incorporar en ella todo o dejar fuera muchas cosas. Puede ser Tolstói y puede ser Beckett. La novela moderna nació como un híbrido, para tomar prestado el término que acuñó el teórico ruso M. M. Bajtín al referirse a la mezcla que representaba el género: voces contradictorias que gritan y murmuran desde cada ámbito y rincón de la sociedad. Cuando el psicoanálisis apareció en el horizonte, la novela le dio la bienvenida como lo hace con todo discurso.”


“En la vida no existe un narrador omnisciente. Construir una obra de ficción consiste en jugar, jugar con mortal porfía quizás, pero jugar, en definitiva. Crear arte es una forma

de juego. 

La verdad sobre los procesos inconscientes hace que el libro pueda contener más sabiduría que la que tiene el autor, una sabiduría que proviene en parte del propio cuerpo y que va ascendiendo desde un lugar motor, no verbal y rítmico, radicado en el yo, que Maurice Merleau-Ponty denominaba el schéma corporel. Cuando no encuentro las palabras, me ayuda salir a dar un paseo. Mis pies mueven y liberan la frase de ese sótano oculto. En él moran también las imágenes junto a frases a medio hacer y párrafos enteros que no pertenecen a nadie.”


“Wilfred Bion, un psicoanalista inglés, dijo: «Si surge un pensamiento sin pensador puede que sea un pensamiento perdido o uno que lleva el nombre del autor y su dirección o puede ser un pensamiento en estado salvaje”

“Recordamos y nos contamos una historia a nosotros mismos, pero el significado de nuestros recuerdos se reconfigura con el paso del tiempo.”


“Memoria e imaginación son inseparables. Recordar es siempre una forma de imaginar.”


“Estoy segura de que todo lo que he aprendido del psicoanálisis a lo largo de los años ha conformado mi obra porque ha alterado mis ideas, tanto las desbocadas como las amaestradas.”

“…eso sin hablar de mis experiencias vitales, tanto las que recuerdo como las que he olvidado.


Fragmentos de: Siri Hustvedt. “Vivir, pensar, mirar”. 

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario