“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

domingo, 13 de mayo de 2018

13 mayo / 2018



“Paquete de regalo, con bomba atómica incluida, de parte de Estados Unidos”
Manlio Dinucci


*






2018 / Diario

“ (siglo XVI) …un cura rural de Soria, ante la noticia de que se están quemando judíos en Zaragoza, comenta: «¿Por pensares? El pensamiento no delinque, que yo me sé bien mis bolonias».


Y era de Soria el curita, y lo dijo en pleno siglo XVI, cómo iba a sospechar ese buen hombre que (‘aquello no era más que un anticipo de lo peor que había de ocurrir más adelante’) cuatro siglos después y simplemente por emitir esa misma opinión en las redes sociales, el conglomerado PPSOE-OPUS podría, si se le antoja a la vista de su correspondiente ‘expediente’, fabricarle a medida un montaje jurídico-policial que, amparado por supuesto en la legalidad, aunque ésta se intitule Ley Mordaza, podría ponerlo de patitas en la cárcel disfrutando gratis las veinticuatro horas del día de un plácido Régimen F.I.E.S. (remember Alfon), si el interfecto no admite ‘el pecado’ y  se retracta ‘públicamente’ de su herejía…

¡¡Qué formidable progreso, y en sólo cuatro siglos, en lo que se refiere a la libertad de pensamiento y expresión en la España, Una, Grande y Libre de presos políticos y exilados, aunque ‘circunstancialmente’ camuflada de Estado de Derecho!!


“Comprendí que la cultura era un disfraz que avaloraba la mercadería”
(Roberto Arlt)


No solo tienen, debajo de la ‘artística’ máscara, las jetas más puercas sino también las almas más letrinosas, pero los ‘españoles de bien’ están como las prostitutas, enamorados de sus rufianes y bandidos…¡la vida loca!

En otros tiempos, cuando una era mocita desvalida, aún creía en los abrazos infatigables de los ‘camaradas’, de los compañeros de lucha (como cuando una está dormida o atontada y no sabe si sueña o está despierta)… y mientras fregaba o hacía las camas, mi pensamiento estaba con ellos, más allá del ir y venir de las moscas en la pringue de las ‘casas de intelectuales progres’ donde, en principio no te podemos hacer contrato ni seguro, iba, agradecida e ilusionada, a ‘servir’ que para eso estamos.

Los ratos que estaba ociosa (que eran los menos del año) me daba a leer libros que robaba en esas mismas casas de los progres donde limpiaba, planchaba, lavaba, cocinaba… y en una ocasión hasta puse el culo, se trataba de un hombre docto, respetuoso y bien equipado (la visión del órgano encandiló mis otros ojos), por un generoso ‘aguinaldo’ en negro. Pero volviendo a los libros diré que aprendí a valorar en ellos la claridad de la prosa, que no es poca cosa. Digo que no es poca cosa si de lo que se trata es de entender y desentrañar el sentido, o el sinsentido, de la obra, ya que a mi parecer, cualquier libro es hijo del entendimiento, sea éste el que sea.  

Una descubre que hay libros que son un contento y un regalo leerlos (también existen otros con los que una quisiera sentir algo pero que se muestran como un adoquín), que algunos incluso hablan, aunque sea de refilón, de una, de asuntos de la vida que una ha vivido… o soñado (cerraba los ojos y pensaba más en los tiempos idos que, todo un síntoma me parece ahora, en los por llegar… y lo bueno de la lectura es que cada cual disfruta de su libre albedrío como pueda hacerlo el más pintado).

De aquellos fogosos tiempos de militancia poco ha quedado, si acaso media docena de ‘abrazos infatigables’ que ahí siguen ‘calentando el corazón’; por lo demás una dolorosa y ultrajante derrota personal… aunque desde luego ni mucho menos definitiva en lo colectivo.

La sencilla y desnuda verdad es que estoy libre de riquezas, pero en cambio cargado de toda clase de pobreza, de lo que tendrán la bondad de tomar nota. Y añado que no poseo posición ni prestigio social; esto es claro como el sol, y que me las voy arreglando como suele decirse… pero, es pesada la vida… ¿eh?


ELOTRO


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario