“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

domingo, 15 de abril de 2018

15 marzo / 2018



No es tiempo de eufemismos

Carlo Frabetti


*



2018 / Diario

"No HAY UNA SOLA cultura en el mundo en que esté permitido hacerlo todo. Y se sabe desde hace largo tiempo que el hombre no comienza con la libertad sino con el límite y la línea de lo infranqueable"
(M. Foucault)

Con pequeñas variantes, el mensaje literal, sin exigencia ninguna al ‘mimado’ receptor de contraprestación reflexiva, modelo de sentido y significado en el primer nivel de lo inteligible, suficiente por insuficiente: «fake news»; con que estos días, nosotros ‘los inocentes sostenedores, aunque sea de forma indirecta e inconsciente, del Imperio yanqui’, hemos sido generosa e incruentamente bombardeados, para justificar la, a todas luces éticas y morales, injustificable agresión a Siria (hombres, mujeres, ancianos y niños que, como es costumbre cuando se trata de las víctimas producidas por el imperio, no aparecerán desmembrados y ensangrentados en las imágenes –‘¿Hay siempre un texto en una imagen o debajo o alrededor de ella?’- que suelen difundir con tanta profusión los monopolísticos medios masivos de desinformación) por parte de USA y sus socios habituales de rapiña: Reino Unido y Francia (remember Libia e instrúyanse sobre el papel de la banca Rothschild y el por entonces su empleado de lujo: Monsieur Macron). 







“La crítica desengaña al hombre para que piense, actúe, plasme su realidad como un hombre que ha llegado a su edad adulta”

(Karl Marx)



Es básicamente el mismo mensaje que la política criminal imperialista nos ofreció para pretextar la sanguinaria guerra preventiva contra Irak en 2003 (sólo un millón de muertos iraquíes hasta hoy…) Por lo tanto quizás haya que esperar de nuevo algo más de una década para que el abyecto Colin Powell de turno reconozca, en privado con selectiva difusión pública, que el ‘famoso’ ataque sirio con armas químicas nunca existió (quizás las indelebles babas de cierto caracol nos llevarían en volandas hasta cierto arsenal israelí pero no pueden ir por ahí, muro infranquebla, las pesquisas…) al igual que las supuestas armas de destrucción masiva en poder de Irak en tiempos del previamente satanizado Sadam que, por cierto,  años antes fue socio preferente de USA contra Irán… ya, lo sé, pero no se enreden con el ‘significado de la ausencia de sentido ni con el sentido de la ausencia de significado…'  simplemente piensen por cuenta propia o, si las argumentaciones fundamentadas les aburren e impacientan, háganlo al estilo sencillo y directo de los detectives de la tele: ¿quién sale beneficiado del crimen?

Pues sí, usted, aunque sea una migaja lo que le toca, pero no se preocupe, haga como la mayoría social del sentido común y échele la culpa al ‘satanizado’ mayordomo: Gadafi, Sadam, Asad, Milosevic… y no olvide elegir también este año, como ‘humanitaria y comprometida’ tarjeta navideña, una imagen (cargada de precocinados -¿tuvieron noticia de los 'videos falsos' que se 'rodaron', sin demasiada pericia por cierto, en los hospitales sirios bajo control del ISIS y sus 'Cascos Blancos', más la inestimable colaboración de la supuesta ONG : Médicos Sin Fronteras?- e  inequívocos mensajes relacionales) de cualquier víctima infantil asesinada (¡Sin duda alguna!) por cualquiera de esos notorios infames, esos 'famosos' demonios que ‘todos conocemos’ de la tele, o la radio, o la prensa o la red…
¿o no han tenido ustedes el gusto ni la ocasión de 'percibirlo'?

ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario