“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

domingo, 1 de abril de 2018

01 marzo / 2018





2018 / Diario

La leyenda negra, la criminalización, la estigmatización de Robespierre, cierto que no parece maniobra inocente:

Fragmentos de: Albert Mathiez, “¿Por qué somos robespierristas”.


“En las notas personales en que resumía su pensamiento en privado, Robespierre escribió: "El pueblo,... ¿qué obstáculo existe para la educación del pueblo? La Miseria. ¿Cuándo el pueblo puede ser ilustrado? Cuando tenga pan y cuando los ricos y su gobierno cesen de sobornar a las plumas y las lenguas pérfidas para engañarlo y su interés sea el mismo que el interés del pueblo,... ¿Y cuando será su interés el mismo que el del pueblo? ¡Nunca!" Lo repito, ningún revolucionario ha tenido una visión parecida del problema social…”


“(Robespierre) Está al corriente del secreto de los políticos conversos: "Aquel que se pretendía republicano antes de la Republica, cesa de serlo cuando la Republica llega. Quería rebajar todo lo que estaba por encima de él, pero, no quiere bajarse del lugar donde él mismo se ha subido. Ama las revoluciones sólo cuando él es el héroe, no ve mas que desorden y anarquía donde él no gobierna". ¿Quien se atrevería a pretender que este retrato digno de la Bruyère, ha perdido actualidad? Escuchemos una vez mas como dibuja con trazos vengadores a los tartufos de la democracia: "El falso revolucionario se opone a las medidas enérgicas y le exaspera cuando no puede impedirlas. Inflamado por las grandes resoluciones que nada significan, muy apegado, como los beatos, a prácticas externas, le gustaría mas ponerse cien gorros frigios rojos que realizar una buena acción ”



“He preferido- respondía a Brissot el 27 de abril de 1792- provocar murmuraciones con honor honorables que obtener aplausos con vergüenza, he considerado como un éxito personal el que resuene la voz de la verdad incluso cuando yo mismo estaba convencido que no seria aceptada. He alzado mi mirada mas allá del reducido ámbito del santuario de la legislación, cuando dirigía la palabra al cuerpo representativo, siendo mi objetivo que me escuchase la nación entera y la humanidad. He querido despertar sin cesar en el ánimo de los ciudadanos ese sentimiento de dignidad del hombre y esos principios eternos que definen los derechos de los pueblos contra el error o los caprichos el legislador mismo. Y añadía: "La grandeza de un representante del pueblo no consiste en acariciar la opinión momentánea que excitan las conciencias, consiste en luchar solo, con su propia conciencia, contra un torrente de prejuicios y de facciones" (18 diciembre de 1971)”




“Llaman orden a todo sistema que convenga a sus manejos. Honran con el nombre de paz la tranquilad de los cadáveres y el silencio de las tumbas" Y añadía: "la enfermedad mortal del cuerpo político no es la anarquía, sino la tiranía" .”


“Poco le importaba los sarcasmos y el desdén de la gente de bien. "Somos, los sans-culottes y la canalla" replicaba a los de la Gironde.”


“Teme cualquier despotismo porque le horroriza la arbitrariedad. Pero si se le obligaba a elegir, es contra el despotismo del gobierno contra el ”


“Robespierre: no es un Estado en el que el pueblo, continuamente reunido, regule por si mismo todos los asuntos públicos, y aun menos donde cien mil facciones populares, por medio de medidas aisladas, precipitadas y contradictorias hayan de decidir dictado el mismo, hace por sí mismo todo o que puede hacer y por delegados todo lo que no puede hacer" (17 pluvioso). Admirable formula que mantiene su virtud.

Pero por muy enemigo que fuese del desorden Robespierre no se dejaba engañar por esos conservadores sociales que llamaban anarquía a la justicia y que no hablan de paz que para legitimar el abuso de la fuerza: "Llaman orden a todo sistema que convenga a sus manejos. Honran con el nombre de paz la tranquilad de los cadáveres y el silencio de las tumbas" Y añadía: "la enfermedad mortal del cuerpo político no es la anarquía, sino la tiranía" .

Poco le importaba los sarcasmos y el desden de la gente de bien. "Somos, los sans-culottes y la canalla" replicaba a los de la Gironde.


Robespierre: “En política, no hay nada justo si no es honrado, nada útil si no es justo" (9 de mayo 1791).”

“Ese hombre, que se le dice teórico, posee, en la espontaneidad de sus notas diarias, un espíritu eminentemente concreto, eminentemente francés. Es infinitamente más realista que esos empíricos que se creen positivos porque no tienen ni ideal ni ideas. Los bromistas de la historia que se ríen de su virtud nunca han entendido que una republica entregada a los empíricos y a los filisteos, una republica sin virtud pero llena de vicios es quizás el peor de los regímenes porque es aquel en que una avalancha de egoísmos se desencadena con el mínimo esfuerzo.”


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario