“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

jueves, 8 de marzo de 2018

05 febrero / 2018





Silvia Federici:

“…creo que es importante hoy abrir una visión estratégica, no solamente salir a la calle, sino salir a la calle con una visión de lo que deseamos e intentamos construir. Sería una pena si vamos a la calle todas contentas y después regresamos a casa y no se une este momento con la construcción de algo distinto. Por eso es importante no solo demandar a un estado que no responde, sino comprender contra qué luchamos, que no son personajes. Estos personajes son la expresión de un mal que es el sistema. Comprender lo que está sucediendo a nivel económico, político, ecológico y empezar a hacer las conexiones. Es verdaderamente la misma lucha: luchar contra la contaminación, contra el capitalismo, la precarización de la vida y el despojo y luchar contra el patriarcado son momentos diferentes de una misma lucha. Pienso que esta movilización puede ayudar a crear conciencia sobre la interconexión de estas luchas. Ojalá tengamos la capacidad crear un terreno de unificación entre mujeres distintas.”

*






“El método habitual (véase la operación 8M, desde 1857 hasta 2018) que se utiliza en los medios masivos de (des)información para evitar reflejar plenamente una cosa o un hecho en su totalidad, con la obvia intención de ocultar, o sea, de no reflejar su verdadera esencia y sus leyes internas, consiste en proceder a una operación quirúrgica que manipula, selecciona o excluye, los ricos datos suministrados por la realidad objetiva, proceso de reelaboración que estriba, paradójicamente, en desechar ‘el grano’ para quedarse con ‘la cáscara’, descartar lo verdadero para ‘representar’ y conservar lo falso, pasar de un aspecto que se corresponde con lo real a otro ‘fabricado a la medida de las necesidades del orden establecido’ y suprimir lo interno en el plano real sustituyéndolo por lo externo glamurosamente ficcionalizado, formando tal que así un asimilable sistema de conceptos y teorías al servicio, y a mayor gloria, de la ideología dominante. Esa que ‘todo’ lo engulle y, tras metabolizarlo desde sus intereses de clase, de ‘todo’ se apropia.”


ELOTRO





2018 / Diario

Ya tenemos de nuevo a los ciudadanos del Imperio y a los de provincias consternados por una pequeña matanza de jóvenes yanquis a manos de un joven yanqui en un instituto yanqui. Es pues comprensible que, por poner sólo un ejemplo, los miles de niños yemeníes asesinados por yanquis, británicos y saudíes (con la generosa aportación de armas orgullosamente fabricadas en la Spain Democrática y de Derecho de la que tan orgulloso se muestra el señor Marsé) no encuentren hueco en las páginas de la prensa seria o la televisión de servicio público y entretenimiento. Pero en fin, como ocurre con el 0,25% de subida en las pensiones, ¡Es lo que hay, chavales!… ay, ay, ay…

*




Dice ‘El Salto’, publicación en la órbita del todopoderoso Soros y PODEMOS, que la primera parte de la entrevista que publicó con David Harvey ha sido leída, en una semana, por más de 15.000 personas, lo que no es moco de pavo en una sociedad en la que casi nadie lee, de seguido, más de unas decenas de caracteres. Harvey es un tipo, según mi opinión, de los que aguan el vino hasta que deja de ser vino, que decía aquel, o sea, que da una de cal ‘roja’ y diez de arena capitalista. Pero ese cuarto y mitad de cal, separada, cribada, de la tonelada de paja, puede resultarnos útil. A los marxistas, digo.

Dice el modesto Harvey sobre Putin: ‘No soy un experto en todo esto’ pero… ‘no veo nada redentor en lo que Putin está haciendo’.
Vaya vaya con el ‘mafioso’ Putin, según calificativo del entrevistador que no es desmentido por Harvey. Sin embargo David ve con más simpatía lo que está ocurriendo en China: ‘sobre todo en cuestiones ambientales, energías renovables y cosas de ese tipo’ (¿lo pillan?). Al mismo tiempo reconoce que ‘hay muchos elementos en la sociedad china con las que yo personalmente no querría vivir’. ¿Ejemplos o datos que iluminen o soporten esas evaluaciones? Ninguno (hablando en plata), claro que sólo se trata de una ‘larga entrevista’, así que la coartada viene dada: no se le pueden pedir peras al olmo mediático. Y yo como lectora ‘pelín estafada’ me pregunto, ¿entonces, un tipo tan erudito y prudente como tú, por qué no se calla y lo deja para mejor ocasión, David?

En fin, lo mismo es porque el muy prolífico ancianito quiere vender su ‘penúltimo’ libro, donde seguro que lo analiza todo con pelos y señales. O no. Porque Harvey es un tipo que sale casi a libro por año, como Allen con sus pelis, y no lo va a largar TODO de una vez y por el mismo precio (a él, sin embargo, le salió gratis el doctorado en Gran Bretaña, ‘hace muchos, muchos años…’).

Digo yo que de algo le habrá servido tanto estudio, de eso presumen él y sus palmeros, de ‘El capital’, aunque por otra parte el tipo no se corta un pelo a la hora de decir que Marx fue un autor muy ‘limitado’ (será por eso que declara su preferencia, después de afirmar que viene de una tradición marxista, por una izquierda socialista-anarquista, o sea, una super-izquierda ‘sin límites’ (y de camino no oculta que ‘le agrada mucho ver cómo su trabajo es a menudo recogido por anarquistas’. Acabáramos.)

 A continuación una parrafada de Harvey que me parece muy significativa de lo que yo llamaría sus propias ‘limitaciones’ con la cal y la arena para ‘construir’ y poner en escena su 'propio y famoso' personaje:

“Bueno, yo mismo he pasado bastante tiempo en Cuba y estuve allí a mediados de los años 90, también cuando Cuba atravesaba lo que Castro llamó "el período especial", cuando el dólar se reintrodujo en la sociedad cubana y los cubanos se enfrentaban a la realidad de lo que significaba para la Unión Soviética dejar de existir en la forma que tenía en las décadas que Cuba era uno de sus aliados cercanos en el Hemisferio Occidental.

Y recuerdo haber visto un discurso que Castro pronunció en el que arremetía contra un informe de Human Rights Watch, la organización de derechos humanos con sede en Estados Unidos, que a menudo cumple con el mandato ideológico del gobierno de ese país de forma que aplica su filtro a diferentes sociedades frente a Estados Unidos, aunque menos ahora que antes.

Castro esencialmente dijo que hay un significado "occidental", como la visión de los estados blancos anglosajones sobre los derechos humanos y luego hay una versión diferente de lo que significa tener derechos humanos en países como Cuba. Y básicamente decía, en Occidente se aprecia la libertad de expresión y la libertad de reunión y esas cosas que son algo así como de la mente.

Y aquí [en Cuba] apuntaríamos como derechos humanos la vivienda, educación, salud, etc. ¿Absuelve eso a Castro de la necesidad de —obviamente ya no está con nosotros— abrazar la idea de que la libertad de reunión y la libertad de expresión son de hecho de alguna forma inherentemente derechos humanos a los que todos tenemos derecho simplemente porque están dando a las personas atención médica asequible o gratuita, educación asequible o gratuita, viviendas asequibles o gratuitas? Me refiero a que, tiene razón al decir: "Bueno, estas son dos visiones diferentes de cuáles son las prioridades en derechos humanos”

No creo que sea cuestión de si tiene razón o no. Ese fue el camino que Cuba escogió. Y personalmente me gustaría ver mucho más en el camino de la libertad de expresión y cosas similares.

¿Libertad de reunión? No sé si tenemos libertad de reunión en este país (USA).”

Y después de Putin, China y Cuba (no reseño aquí las consabidas lindezas sobre los habituales ‘asesinos y tiranos’: Stalin, Mao o el Ché Guevara), vean cómo resume la burbuja inmobiliaria en España:

“…si miramos a España antes de la crisis, nos encontramos con que muchos núcleos de provincias estaban construyendo obras públicas monumentales sin razón alguna, excepto el hecho de que había un excedente de capital a su alrededor y necesitaban algo que hacer. Y entonces dijeron algo así como: "Vale, haremos eso". Y claro, todo eso acabó viniéndose abajo.”


Ya lo ven, se pregunta una cómo fue posible que los españolitos no cayéramos en la pueril cuenta-trampa, cuando las sanguijuelas estafadoras del ladrillo y las hipotecas sentenciaron: ‘Vale, haremos eso’. En fin, hay cosas que el bueno de Harvey sabe y cosas que ‘parece desconocer’, pero por lo visto y oído, nada de eso le impide, a un socialista-anarquista-sinlímites, tener y expresar opiniones más o menos formadas tanto de lo que dice saber como de lo que reconoce no tener ni puta idea. No, definitivamente está claro que muy marxista no es, por mucho ‘Marx’ que cite para parapetarse. Pero algo limitadito, y no niego que quizás a sabiendas, si que le parece a servidora… en fin, en fin…


ELOTRO


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario