“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

sábado, 17 de febrero de 2018

17 enero / 2018


“Dato significativo: el actual Secretario de Estado, Rex Tillerson, fue anteriormente Director Ejecutivo de la mega-petrolera Exxon-Mobil, así como la ex Secretaria, Condoleezza Rice, fue antes una encumbrada directiva de la petrolera Chevron. ¿Qué significa eso? Que la alta política de la Casa Blanca no distingue mayormente entre funcionario público tomador de decisiones y personal jerárquico de sus corporaciones globales; en realidad, son prácticamente lo mismo. ¿Quién dirige a quién?”

“Imperialismo estadounidense, manotazos de ahogado por el petróleo”

Marcelo Colussi


*



2018 / Diario

El contenido de la forma y la forma del contenido:

“Por un lado, es cierto que «ninguna obra maravillosa fue escrita por un hombre de mente inferior»; pero la grandeza de la mente de un artista literario creativo se hace aparente en la misma textura de su trabajo. Si esta textura resulta inferior según los criterios de la literatura (es decir, si la escritura es imprecisa, inadecuada o pretenciosa) no habrá tema suficiente «dentro de los límites» que lo compense.”

(Raymond Williams. “Lectura y crítica”)



Quien te cubre te descubre, escribió Cervantes. La Europa de los mercaderes nos cubre las vergüenzas ‘democráticas’ y nos descubre las desvergüenzas antidemocráticas: ‘DOS POLACOS POR EL SUELDO DE UN FRANCÉS’, es el titular de un artículo (absurdo, pretencioso y minuciosamente mal escrito) publicado en la prensa europeísta y democrática que, en su incompetencia,  se pretende crítico (compruebo que sobre todo contra la maldad de la plebe más lumpen) con ciertas  desigualdades laborales (en la realidad mediática que no soporta una evaluación inteligente: pequeñas anomalías)  que se dan esporádicamente en el seno de la muy prestigiosa Unión Europea. La cosa va de que más de dos millones de trabajadores ‘desplazados’ por gentileza de las empresas (¿Le explotan a usted en un lugar soñando con que le exploten en otro?) de sus países de origen (polacos, rumanos, húngaros, portugueses, griegos, españoles…), y así hacen turismo laboral ‘obligatorio pero menos’ tanto en los tajos con encanto de las zonas de montaña como en las confortables y ventiladas fábricas que desaguan sus bilis en las acogedoras costas del paraíso europeo, ‘aceptando –¿como vulgares y desleales esquiroles?- condiciones económicas y contractuales inaceptables’. Entiéndase que ‘inaceptables’ únicamente para los obreros nativos con los papeles y la bandera del balcón en regla, o sea, igualmente europeos orgullosos de serlo pero, por encima de todo, ‘nacionales’ de primera clase (aunque clase obrera, por supuesto).

El asunto en cuestión, que sin duda atenta contra la sensatez ‘democrática’ más elemental, es que un obrero polaco cobra, por el mismo trabajo y del mismo patrón explotador, la mitad que un obrero francés (y yo me pregunto, ¿si fuera obrera polaca contra obrera francesa estaríamos hablando de las mismas lúbricas desigualdades? Claro que en el Libre Mercado de la esclavitud asalariada no se puede pesar todo con balanza de joyero. Al parecer de los joyeros.) en un astillero francés  (Saint-Nazaire) que, para más cachondeo europeísta y globalizador, se nos informa que es símbolo y orgullo de la industria nacional gala (¿hacer toda una revolución política, antes de que a nadie se le ocurriera en todo el planeta, para esto?).

La cosa es que el Libre Mercado exige a las empresas extractoras de plusvalía, que por cierto si no todas deben de ser unas cuantas, una constante reducción de costes de producción (que si cruceros de lujo, que si buques metaneros, que si portahelicópteros…).

En fin, si todavía tienen el privilegio de no sufrir en carne propia las criminales consecuencias que producen este tipo de ‘anomalías’ socio-laborales… duerman bien entretanto.


Repetimos: Quien te cubre te descubre, escribió Cervantes. El imperio de los mercaderes nos cubre las vergüenzas ‘democráticas’ y, muy de vez en cuando, nos descubre las desvergüenzas antidemocráticas:

¿Recuerdan, ya que hablamos de conflicto de intereses, de lo sucedido en plena plaga del SIDA, sobre la revelación de los pingües beneficios producidos por las acciones que poseía, y posee, el Vaticano de las 'demoníacas' empresas fabricantes de condones?

La directora antitabaco de EE UU dimite tras comprar acciones de una compañía de cigarrillos.
Brenda Fitzgerald deja su cargo por conflicto de intereses al revelarse que, estando ya en el cargo, adquirió participaciones en Japan Tobacco, una de las mayores empresas del sector.”

Y hasta aquí una pequeña muestra ( no se figuran la cantidad de cosas que podría contarles) de la inagotable fertilidad de la ‘relativamente honesta’ praxis capitalista: que si la prédica, que si la práctica, que si la perra neoliberal que los parió… y, con nuestro colaboracionista voto, nos privatizó… (pero no vaya a pensar que tengo mala opinión de su persona)

ELOTRO


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario