“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

miércoles, 17 de enero de 2018

17 de diciembre / 2017


El empleo (1961)



*




“Debemos tratar de comprender todas las transformaciones, desarrollos, retrocesos y atrofias de la teoría marxista, tanto en su forma como en su contenido, desde su nacimiento…”

(Karl Korsch, ‘Marxismo y filosofía’/ 1923)


Fragmentos de: Karl Korsch. “Marxismo y filosofia”

“En general, con Hegel termina toda la filosofía; por un lado, porque en su sistema se resume del modo más grandioso toda la trayectoria filosófica; y, por otra parte porque este filósofo nos traza, aunque sea inconscientemente, el camino para salir de este laberinto de los sistemas hacia el conocimiento positivo y real del mundo"
(C. Marx y F. Engels, Obras escogidas)




“Para nosotros se trata más bien de aclarar qué debemos entender por esta abolición de la filosofía de la que hablaron Marx y Engels especialmente en los años 40, pero también muchas veces después. ¿Cómo se supone que se realizará este proceso o en qué forma se realizó ya? ¿Por medio de qué actos? ¿En qué tiempo? ¿Y por quién? ¿Debemos imaginarnos esta supresión de la filosofía como realizada de una vez por todas, por decirlo así, mediante un acto cerebral de Marx y Engels, por los marxistas o por todo el proletariado o por toda la humanidad? ¿O más bien (en forma similar a la desaparición del Estado) como un proceso histórico revolucionario, largo y penoso, que se prolonga a través de las más diversas fases? Y en este último caso: ¿qué relación guarda entonces el marxismo con la filosofía mientras ese largo proceso histórico no haya alcanzado su meta definitiva: la abolición de la filosofía”


“Sería una interpretación muy superficial y nada marxista-materialista, ni siquiera hegeliano-idealista sino pura y simplemente no dialéctica, el tratar de ver la causa de esta crisis, que estalló a la primera prueba de fuego en el campo del marxismo, únicamente en la cobardía o falta de espíritu revolucionario de los teóricos y publicistas responsables de esa trivialización y empobrecimiento de toda la teoría marxista que representa el marxismo ortodoxo vulgar de la Segunda Internacional.”


“Si aplicamos de este modo el principio materialista- dialéctico de Marx a toda la historia del marxismo, podemos distinguir tres grandes periodos en el desarrollo de la teoría del marxismo a partir de su nacimiento, por los que necesariamente tenía que pasar en virtud de su relación con el desarrollo social práctico de esa época. El primero comienza aproximadamente en 1843 —en la historia de las ideas, con la Crítica de la filosofía del derecho de Hegel—; y termina con la revolución de 1848 —en la historia de las ideas con el Manifiesto comunista. El segundo comienza con el aplastamiento sangriento del proletariado parisino en la batalla de junio de 1848, que fue seguido por la destrucción de todas las organizaciones obreras y de todos los sueños de emancipación de la clase trabajadora “en una época de febril actividad industrial, depravación moral y reacción política”, descrita magistralmente en el Mensaje inaugural de 1864. Consideramos que este segundo periodo dura aproximadamente hasta fines del siglo, ya que aquí no estamos escribiendo la historia de la clase proletaria en general, sino sólo la historia de la evolución interna de la teoría marxista en sus relaciones con la historia general del proletariado, sin tomar en cuenta las fases menos importantes (fundación y fracaso de la Primera Internacional; intermedio del levantamiento de la Comuna; lucha de lasallistas y marxistas; ley contra los socialistas; sindicatos; la fundación de la Segunda Internacional).
Nuestro tercer periodo abarca desde fines del siglo hasta el presente y se extiende hasta un futuro aún indeterminado.”


“Marx dice de la humanidad en general en su prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política, a saber: que únicamente “se propone las tareas que pueda resolver; ya que, visto de cerca, se encontrará siempre que una tarea sólo se plantea cuando ya están dadas las condiciones materiales para su solución o por lo menos en vías de crearse”.


“Una concepción que quisiera atribuir a la teoría una existencia propia, fuera del movimiento real, no sería desde luego ni materialista, ni siquiera hegeliana-dialéctica, sino simple metafísica idealista. ”



“Cuando Marx en 1864 preparaba el Discurso inaugural y los Estatutos de la Primera Internacional, estaba perfectamente convencido de que tenía que pasar algún tiempo antes de que el movimiento, que volvía a despertar, permitiera la antigua audacia de lenguaje”.

“De la misma manera, la relación indestructible entre teoría y praxis que constituye la característica por excelencia de la primera forma del materialismo marxista, de ningún modo ha desaparecido en las formas ulteriores del sistema. Sólo un examen muy superficial puede hacer pensar que la teoría pura del pensamiento ha relegado a segundo plano la praxis de la voluntad revolucionaria. En todos los textos decisivos, especialmente en el primer tomo de El Capital, esta voluntad revolucionaria contenida veladamente en cada frase de la obra, sale también a la superficie.”


“En cambio, en los seguidores y sucesores de Marx se observa que, pese a sus adhesiones a la teoría y la metodología de la concepción materialista de la historia, efectivamente se ha producido una descomposición ‘in disjecta membra’ de la teoría unitaria de la revolución social. De hecho, los marxistas han interpretado posteriormente el socialismo científico cada vez más como una suma de conocimientos puramente científicos, sin relación inmediata con la práctica política o de otra índole de la lucha de clases, cuando, según la concepción materialista de la historia bien entendida, es decir, concebida revolucionariamente como teoría, dialéctica y práctica, no puede haber ciencias parciales, aisladas, independientes unas de otras; como no puede haber una investigación puramente teórica, científica, sin supuestos y al margen de la praxis revolucionaria. ”


*

1 comentario:

  1. De igual modo que la inteligencia computacional es inerte sin una inteligencia emocional, única que conduce a la acción.

    Por eso la disección cientifista no conduce a la praxis.

    ResponderEliminar