“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

lunes, 15 de enero de 2018

15 de diciembre / 2017



Kurt Vonnegut

‘La pianola’


*





A vueltas con la filosofía…
(Apuntes de ‘Marxismo y filosofía’, Karl Korsch)

“Marx dijo 15 años más tarde, en su prefacio a la Crítica de la economía política, que en él había dado el paso definitivo a su ulterior punto de vista materialista!— que “la filosofía del pasado es parte de este mundo y es su complemento, aunque sea su complemento espiritual”. Y el dialéctico Marx, en el momento en que pasa de la concepción idealista a la materialista, aclara expresamente que el error que comete el partido práctico en Alemania en aquel tiempo al desdeñar toda filosofía, es en el fondo tan grande como el que comete el partido teórico político al no condenar la filosofía como tal.”

“Este último cree, en efecto, que desde el punto de vista filosófico, es decir con ayuda de las exigencias derivadas real o supuestamente de la filosofía, (como más tarde Lasalle, quien parte de Fichte) , puede combatir la realidad del mundo alemán tradicional y olvida que el punto de vista filosófico mismo forma parte del mundo alemán tradicional. Pero también el partido político práctico que cree “llevar a cabo la supresión de la filosofía al volverle la espalda y murmurar algunas frases banales de disgusto”, en el fondo, según dice Marx, es presa de la misma estrechez de criterio: tampoco considera “la filosofía parte de la realidad alemana”.

“Los mismos materialistas que, ante el rechazo sindicalista de la acción política, exclaman con Marx que el movimiento social no excluye el movimiento político, y que frente al anarquismo han insistido tantas veces en que después de la revolución victoriosa del proletariado y, pese a todos los cambios que ha de sufrir el Estado burgués, subsistirá durante mucho tiempo la realidad política; estas mismas personas sienten un desprecio trascendental, típicamente anarcosindicalista, cuando se les dice que ni el movimiento social de la lucha de clase proletaria por sí solo, ni conjuntamente el movimiento social y el político, pueden sustituir o volver superfluo el movimiento espiritual que debe realizarse en el terreno ideológico”

“Si queremos llevar al extremo este modo de pensar, con el fin de hacerlo más claro, podríamos decir que para él prácticamente hay tres grados de realidad: 1] la economía, única y verdadera realidad en última instancia, en modo alguno ideológica; 2] el Derecho y el Estado, ya no tan reales, y, hasta cierto punto, con un carácter ideológico; y 3] la ideología pura, totalmente sin objeto e irreal (el “absurdo puro”).


“Ideología es sólo la conciencia falsa, especialmente la que atribuye a una manifestación parcial de la vida social una existencia independiente; por ejemplo: las representaciones jurídicas y políticas que consideran al Derecho y al Estado como potencias…”

“Como es sabido, en su último periodo Engels ha afirmado (en su carta a Conrad Schmidt del 27 de octubre de 1850), con respecto a las "esferas ideológicas más elevadas" como la religión, la filosofía, etc., que dichas esferas contienen ciertos elementos prehistóricos de "estupidez primitiva". Y en sus Teorías sobre la plusvalía (I, 44) [ Historia crítica de la teoría de la plusvalía.], también Marx habla de la filosofía de un modo similar, puramente negativo en apariencia…”


“Por lo contrario, en el pasaje en el que Marx ha dado las indicaciones terminológicas más precisas, dice explícitamente que el conjunto de las relaciones materiales que Hegel llamaba la sociedad civil, las relaciones sociales de producción (la estructura económica de la sociedad), forman la base real sobre la que se levanta, por una parte, la supraestructura jurídica y política, y a la que corresponden, por otra, ciertas formas de conciencia social. Entre estas formas de conciencia social, tan reales en la sociedad como el Derecho y el Estado, figuran sobre todo el fetichismo de la mercancía o el valor, analizados por Marx y Engels”


“En este sentido, se puede resumir la evolución del pensamiento de Marx en la forma siguiente: primero critica la religión filosóficamente; luego la religión y la filosofía políticamente y, por último, critica la religión, la filosofía, la política y todas las demás ideologías, desde el punto de vista económico.”

 “Es lo que ilustra perfectamente De la guerra, obra del filósofo de la guerra, general Karl von Clausewitz, quien estaba profundamente influido por el espíritu y el método de la filosofía idealista alemana.
En el capítulo III del libro II, Clausewitz analiza si es más correcto hablar del arte de la guerra o de la ciencia de la guerra y llega a la conclusión de que "es más correcto decir arte de la guerra". Sin embargo, no se da por satisfecho con esto. Examinando más profundamente la cuestión explica que la guerra "no es ciencia ni arte en el sentido estricto de la palabra" y que, en su forma moderna, tampoco es un "oficio" (como en tiempos de los condottieri). Antes bien, en una concepción realista, la guerra es "un acto del trato humano". "Decimos, pues, que la guerra no pertenece al dominio de las artes ni al de las ciencias sino al de la vida social. Es un conflicto de grandes intereses que se resuelve de modo sangriento, y sólo en esto se distingue de los demás conflictos. Sería mejor compararla con el comercio que con cualquier arte, pues el comercio es también un conflicto de intereses y actividades humanas, y está mucho más cerca aún de la política que, a su vez, puede considerarse —al menos en parte— como una especie de comercio en gran escala. Además, la política es la matriz en la que se gesta la guerra; en ella se esbozan rudimentariamente sus lineamientos de la misma manera que las propiedades de los seres vivos se ocultan en sus embriones"
“La similitud de este concepto de teoría de Clausewitz con el de ciencia en el socialismo científico de Marx y Engels es tan grande que no necesita comentarios.”

Fragmentos de: Karl Korsch. “Marxismo y filosofia”.


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario