“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

lunes, 1 de enero de 2018

01 de diciembre / 2017




[Vídeo] Dale Fuego.
Charlamos con Néstor Kohan


*




"A veces uno escribe, textos que ensartan varios lenguajes, sobre lo que ha escrito antes. Y vuelve sobre su verdad anterior, sobre un viejo trozo de sí mismo, ¿para contradecirse? ¿para restaurarse? ¿para negarse?”


Trump, ese  ‘intelectual force one’ al mando del Imperio, es un decir para no ponernos pesaditos con el Pentágono, ha ordenado prescindir del disimulo sobre la verdadera identidad y, por qué no, catadura moral, de los auténticos amos de ‘las redes’, o sea, de la internet hasta ahora conocida como ‘neutral’. El marido de Melania, ha recordado a sus subordinados que a veces (previo análisis concreto de la situación concreta) conviene utilizar la ‘información inverosímil interesada’ en lugar de la ‘desinformación verosímil interesada’. Informar es una acción ideológicamente poco aséptica (‘Un testimonio puede no ser verosímil ni coherente y, sin embargo ser verdadero’), que dice Marta Sanz, escritora y esposa de parado.

O sea que nuestro gozo, la inverosímil neutralidad de internet, en un pozo. De todas maneras, para intelectuales como nosotros, curtidos en cien mil estúpidas batallas, todas ellas dadas  en el campo de la más pura e inofensiva ficción, es fácil comprender que con una simple supresión del vocablo ‘neutral’ no se suprime la ‘neutralidad’ misma, así, de un plumazo, por muy empleado de lujo del Club Bilderberg que se pueda llegar a ser y muchos casinos que se puedan poseer.

Afortunadamente no se trata (digo el muy rentable, ideológicamente hablando, disfraz de la neutralidad), simplemente de un problema terminológico. La abolición de la neutralidad de la Red, como, gracias a la bendita fetichización del Mercado, continúa ocurriendo ‘en secreto a voces’ desde hace siglos (siendo yo mocita ya se presumía de ello en la clandestinidad) con la supuesta abolición de la esclavitud, será sin duda un proceso largo y penoso…sobre todo, y a la Historia Oficial Neutral (HON) me remito, para los verdaderos, aunque inverosímiles, ‘neutrales’ esclavos.

Pero , bueno, ya se sabe que los ‘intelectuales colocados’ a la sombra alargada del Poder, son gente ‘bien mandada’ (a pesar de que, según cada caso, se encuentre más o menos bien remunerada, pero ellos, los menos afortunados, saben que con ‘buena conducta’ todo se andará) que se dedica servicialmente a enredar y oscurecer los asuntos, los temitas, las cosas del pensar. Lo importante de su labor consiste en encarrilar esas dichosas cositas, asuntos y temitas hacia ‘soluciones’ teóricas que acaben siendo totalmente irrelevantes e inoperantes (en la ‘inverosímil’ lucha de clases) en el mundo práctico y real.

Los intelectuales de bien, conscientes como son de sus ‘interesadas’ lealtades, procuran ejercer su función social captando los ‘pensamientos de su época’ y adaptándolos a los intereses del ‘poder establecido’ de su época. Así es como se establece ese nexo fundamental entre lo que inverosímilmente ocurre en la vida real y, por ejemplo si hablamos de Spain, lo que verosímilmente ocurre en la vida Real del Régimen-78 (Después del 21-D ni Rajoy se va a casita ni Felipe abdica. ¿Cuándo vamos a aprender que con esta gentuza por las buenas - aunque el 'buenísmo' haya sido incluido en el diccionario de la RAE- no hay nada que hacer?).

Tampoco podemos negar que existe una ínfima minoría recalcitrante de intelectuales ‘comprometidos’ con la subversión, el separatismo y los dineros de Venezuela, por no citar a los hackers a sueldo de Putin, que siguen escribiendo panfletillos aburridísimos  que con razón no lee casi nadie –o sea, un derroche de tiempo y esfuerzo sumamente inútil, pero mejor que esos leninistas se mueran sin saberlo- para, según declaran los muy ilusos en sus ‘verosímiles’ correos privados, pero menos como ya se pueden imaginar (ahí está la marca inconfundible de la 'neutralidad'), ‘aclararse a sí mismos’ (frase por cierto copiada a Marx y Engels que así justificaron la redacción de su obra –ni siquiera editada en vida de los autores- ‘La ideología alemana’).

ELOTRO


*

1 comentario:

  1. Es molesto descubrir que el desahogo de echar fuera "ideas justas" pensando en extenderlas y hacer que se conviertan en actos alivia la tensión que las produce, como la válvula de seguridad de una caldera reduce la presión e impide que estalle.

    Así, en este océano virtual ocurre solamente un simulacro en el que soñamos actos imaginarios.

    Al idealismo por otra vía.

    ResponderEliminar