“Crear una nueva cultura no significa sólo hacer individualmente descubrimientos «originales»; significa también, y especialmente difundir críticamente verdades ya descubiertas, «socializarlas», por así decir, y especialmente convertirlas en base de acciones vitales, en elemento de coordinación y de orden intelectual y moral.”

(Antonio Gramsci)

viernes, 22 de diciembre de 2017

21 de noviembre / 2017



Así está el patio (trasero):

Monedero: "El 155 seguramente había que aplicarlo porque se habían vuelto locos, el problema es cómo lo aplicas"

Informe de la CUP: el Minotauro deja ya 832 investigados, 1.066 heridos y 67 ataques ultras en Catalunya


*

Condenan a cinco de los seis acusados por los disturbios de 2014 en Gamonal


*





“La ficción alivia a las ‘obras’ de su carga de responsabilidad hacia lo real”
 (T. Eagleton)

He leído por ahí que cada día proliferan más las teorías del tipo que plantean tantos problemas como resuelven. Supongo que se refieren a teorías que plantean y resuelven problemas tanto en el plano teórico como en el práctico. Siendo así, son mis preferidas. Las teorías que no plantean ni resuelven problemas prácticos, que deslocalizan la realidad práctica colocándola entre paréntesis, nunca me han interesado, no me puedo permitir el lujo de perder el tiempo con teorías impermeables a los juicios fundamentados (varas objetivas de medir el mundo) de verdad o falsedad. Cuando  acudo a la esfera teórica es porque previamente he sido empujado, si lo prefieren impelido, por alguna cosa (viva, no pintada) arraigada en la realidad práctica, esa misma en la que la mayoría de las personas tiene que buscarse los garbanzos, o sea, que practico la que podríamos llamar umbralianamente, ‘teoría garbancera’…

Es precisamente cuando trasladas ciertas teorías desde el papel a la luz de la práctica, cuando comprendes que andabas algo desnortado, y que algunos sistemas de ideas, corpus (ideo)lógicos, son opresivos, mientras que por el contrario otros habilitan. Y del mismo modo descubres que ‘dominante’ no siempre significa ‘opresivo’. Pero ya digo, todo ello a la luz de la experiencia práctica (tal es la naturaleza funcional de la praxis), que además posibilita gracias a ese interactivo proceso dialéctico de carácter constante (nada que ver con crear ‘mojones fetiche’, con dar por sentenciado ningún pleito, a partir de ninguna, por otro lado acientífica, ‘síntesis acabada’), la superación de contradicciones y el planteamiento de nuevos problemas o conflictos más o menos antagónicos, que inevitablemente han de surgir, entiéndase que allí donde existe vida, a partir de la resolución de los ‘problemas’ que sin embargo ya podemos considerar ‘históricos’, insistamos, por ‘relativamente’ superados (en su contexto espacial-temporal).
*




piedra negra sobre una piedra blanca


Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París ¿y no me corro?
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos...

(César Vallejo)


*

No hay comentarios:

Publicar un comentario