jueves, 12 de octubre de 2017

11 de septiembre / 2017

Ernest Mandel
“La formación del Pensamiento Económico de Marx”


*




Citas de aquí y de allá

“En Manchester di de narices con el hecho de que las realidades económicas, que hasta entonces no habían desempeñado ningún papel, o un papel menospreciado en la historiografía, representan por lo menos en el mundo moderno una fuerza histórica decisiva; que constituyen la base del nacimiento de las contradicciones contemporáneas de clase; y que estas contradicciones de clase representan, en los países en los que se han desarrollado plenamente gracias a la gran industria, a saber, en Inglaterra, la base de la formación de los partidos políticos, de las luchas de partido, y en virtud de este hecho, de toda la historia política”
(F. Engels)


”En 1842-1843, en mi calidad de redactor de la  Rheinische Zeitung, me encontré por primera vez en la penosa obligación de dar mi opinión acerca de lo que se suele llamar intereses materiales. Las deliberaciones del Landtag renano sobre los robos de leña y el fraccionamiento de los latifundios, la polémica oficial que M. von Schapper, entonces Oberpräsident de la provincia renana, sostuvo con la Rheinische Zeitung acerca de la situación de los campesinos del Mosela, y por último los debates sobre el libre cambio y el proteccionismo me proporcionaron las primeras razones, para ocuparme de cuestiones económicas”.
(K. Marx)

“La idea fundamental de que está penetrado todo el "Manifiesto comunista" —a saber: que la producción económica y la estructura social que de ella se deriva necesariamente en cada época histórica constituyen la base sobre la cual descansa la historia política e intelectual de esa época; que, por tanto, toda la historia (desde la disolución del régimen primitivo de propiedad común de la tierra) ha sido una historia de la lucha de clases, de lucha entre clases explotadoras y explotadas, dominantes y dominadas, en las diferentes fases del desarrollo social; y que ahora esta lucha ha llegado a una fase en que la clase explotada y oprimida (el proletariado) no puede ya emanciparse de la clase que la explota y la oprime (la burguesía), sin emancipar, al mismo tiempo y para siempre, a la sociedad entera de la explotación, la opresión y las luchas de clases—, esta idea fundamental pertenece única y exclusivamente a Marx”
 (Engels)

“…lo que caracteriza nuestra situación es un predominio progresivo de la plusvalía relativa en la explotación sobre la plusvalía absoluta, y la plusvalía relativa es algo que se consigue a través de un desarrollo tecnológico importante, no mediante la prolongación de la jornada de trabajo o la intensificación de la hora trabajada, que es lo característico de la plusvalía absoluta, sino mediante la introducción de técnicas que aumenten la productividad por hora del proletario, del obrero”. 
(Georg Lukács)

“Sobre las generalizaciones en torno a la naturaleza “neutral” o “benéfica” de cualquier llamado avance o descubrimiento  en el terreno de la ciencia, recordemos que a la química del silicio debemos, nada menos, que la maldición de todos los plásticos que están convirtiendo el mundo en un basurero”.
(Manuel Sacristán)

“Cada hombre especula para crear una nueva necesidad para otro, y para obligarlo a hacer nuevos sacrificios, para imponerle una nueva relación de dependencia y para seducirlo con un nuevo modo de disfrute, y por esto conducirlo a la ruina económica. ... Con la masa de los objetos se desarrolla el imperio de los seres extraños a los cuales el hombre está sometido, y cada nuevo producto es un nuevo elemento potencial de engallo recíproco y de pillaje mutuo. El hombre se vuelve tanto más pobre como hombre, tiene necesidad de tanto más dinero con objeto de apropiarse a estos seres extraños, y el poder de su dinero cae en proporción inversa a la masa de la producción, es decir, su estado de necesidad aumenta en la misma medida en que el poder del dinero aumenta... Subjetivamente, esto se presenta en parte de manera tal que la expansión de los productos y de las necesidades se convierte en el esclavo dotado de poder de invención y calculador perpetuo de deseos inhumanos, refinados, contra natura e imaginarios...” *
(K. Marx)

*Un ejemplo extremo de estas necesidades ”inhumanas, refinadas, contra natura e imaginarias” suscitadas por la producción capitalista es ofrecido por la industria norteamericana de pompas fúnebres que incluye ”camas Beautyrama”, sin exceptuar el colchón, en los ataúdes para que los difuntos descansen mejor.
(Jessica Mitford, The American Way of Death).

-Por abundar en el temita de la alienación véase, recomienda Ernest Mandel, la novela de George Perec ‘Las cosas’: https://uea1arteycomunicacion.files.wordpress.com/2013/10/perec-las-cosas.pdf



*

No hay comentarios:

Publicar un comentario