Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

jueves, 27 de julio de 2017

26 de junio / 2017

Fernando Pessoa
“La educación del estoico”


***



“La avaricia comienza allí donde se acaba la pobreza”
(Balzac)

El todo: desde el fin al cabo un montón de fragmentos. Más o menos.

Tras el despiece (comprenderán que no es prudente escribir: tras el destrozo a martillazos) la orden especificaba claramente que inmediatamente después había que soldar las diferentes piezas con mimo y precisión, según el esquema del nuevo modelo que se adjuntaba. Pero o no hubo manera o faltaron las ganas y de las labores de inspección mejor no hablar. El caso es que aquel batiburrillo ha quedado como un informe y misterioso enigma salpicado de múltiples significados… como si fueran, tirando por lo bajo, las raíces, el tronco y las ramas de un árbol. Más o menos.

Y claro está que no hay que ser marxista para caer en la  cuenta de lo perniciosas y nocivas que resultan ser este tipo de  construcciones teóricas que, casualmente, siempre acaban por imponerse a los hechos. Más o menos.

Otro simpático ‘constructo’:  el concepto de “no lugar” como lugar desde el que pensar lugares ‘no lugares’ como por ejemplo: los shoppings, los aeropuertos, las estaciones de servicio con cafetería… Veamos un poco a dónde conducen estas consideraciones en modo Beckett (Parece que hablo, y no soy yo, que hablo de mí, y no es de mí):
‘¿Hay otros fondos, más abajo? ¿Unos fondos a los que se llega por éste? Estúpida obsesión de la profundidad.' Más o menos.

Ahora pasemos a los objetos, se conduzcan o no como mercancías. ‘¿Cuál debe de ser la actitud para con los objetos? Ante todo, ¿hay que tenerla?’ Que se pretenda hacer pasar de cara a una actitud práctica, aunque sea por medio de torticeras equivalencias teóricas, un objeto sin valor de cambio por una mercancía es asunto por el que éste menda no pasa. Estoy pues obligado a hablar. ‘No me callaré nunca. Nunca.’ Más o menos.

La cosa de la cosificación es otra cosa: 'Lo que se ha de evitar, no sé por qué, es el espíritu de sistema. Personas con cosas, personas sin cosas, cosas sin personas, lo mismo da, estoy muy seguro de poder barrer todo eso en muy poco tiempo. No veo cómo. Lo más sencillo sería no empezar. Pero estoy obligado a empezar. Lo que significa que estoy obligado a continuar.’ Más o menos.

Porque exhibir (escribir) siempre implica ocultar: ‘Breves susurros apenas casi sabido’ ‘Trazos confusos signos sin sentido’ ‘Boca como cosida hilo blanco invisible’ ‘No era hablador’ ‘Una media de cien palabras por día y noche’ ‘Comunicación discontinua retardada con salida inmediata’ ‘Hablaba en voz baja de cosas que para él ya no eran y para mí no habían podido ser’ ‘Alejada del alcance de su voz estaba alejada del alcance de su vida’ ‘Todo lo que conozco me viene de él. Esto no lo voy a repetir cada vez que salga a relucir alguno de mis conocimientos’ ‘No, no me arrepiento de nada, lo único que me fastidia es haber nacido, es tan largo, morir, siempre lo he dicho, tan cansado a la larga’. Más o menos.

ELOTRO (soldador. Más o menos)


*