sábado, 22 de julio de 2017

21 de junio / 2017

“El exhibicionismo de la violencia durante las protestas opositoras en Venezuela”



***





Para Damián, por lo bien que cojea el hideputa.
Y para Tino, que no me lee pero me surte de lecturas.


La siesta

He tenido un sueño, lo normal, porque otra cosa no se puede esperar de un pibe tan soñador como yo. Empiezo. Estaba yo sentado en un velador, sólo hay dos en la terraza del Snack-bar ‘…y otro más’, sito, como cualquiera del pueblo sabe, en la esquina de una calle con otra calle. Ya digo, es el último refugio de la calle de las farmacias del pueblo antes de salirse de lo que es propiamente, el ‘polígano’ no cuenta, el perímetro urbano.

Cuando le estaba reclamando la reglamentaria tapa que, como tiene por puta costumbre, pretendía birlarme el siempre olvidadizo  Fermín, el mejor camarero del ‘…y otro más’, llegó ella y se sentó en la otra mesa. Era forastera, llevaba una minifalda de infarto  y apestaba a perfume. Y no me hagan mucho caso que mi napia no lo merece, pero me olía a  ‘Varón Dandy’, una colonia asquerosita que me suena porque yo mismo la usaba, y a litros. Con decirles que fue el regalo de bodas, con estuche de lujo, que me hizo mi suegra, poresita  que en gloria esté. Claro que de eso hace la tira de años, cuando todavía el menda se lavaba y usaba colonia.  



A lo que vamos, estábamos en que la rubia, porque la oxigenada se lo montaba de rubia, se sentó a mi lado. Debía fumar como un carretero porque llegó con un cigarro en las últimas y en un pispás se lió otro que encendió con el pitillo moribundo. Cuando yo fumaba, hace la tira de años, también los empalmaba. A Fermín lo despachó pidiéndole un cubata de Larios sin siquiera mirarle al careto.

Pero el truco de disimule de las canas, la colonia personalizada y las costumbres del fumeque y del bebercio no eran las únicas coincidencias entre la piba foránea y yo. Mientras el salío de Fermín se demoraba porque sí y porque le miraba fijamente las tetas, en servirle el cubata, ella sacó del fondo de su bolso-alforja de panadero, un libro, ¿qué libro?, pues esa es la cosa. 

Que era una novela de mi escritora favorita, la sin par: Elvirita Lindo. Y no se crean que ahí no quedó la cosa. Resulta que se trataba del mismo libro, el título es ‘Yo y el imbécil’, que mi menda tenía ya a mitad de lectura, y estudio con rayas a lápiz debajo de los renglones en muchas hojas, y que de momento había dejado, a la espera de la retrasada tapita, encima del velador con una servilletita de papel señalando la hoja sin terminar. Pensé que eran demasiadas las cosas que nos hermanaban y me atreví a abordarla aprovechando el asidero de lo similar y semejante de nuestros mutuos goces intelectuales. En principio se hizo como la tonta, hasta que le enseñé mi libro y a partir de ese momento siguió haciéndose la tonta pero ya sobre otras temáticas. La verdad es que no puedo poner en pie la cantidad de chorradas que pude largar y escuchar aquella tarde-noche en sesión continua que nos pasamos parlando ella y yo de velador a velador. Aunque Fermín acabó por juntarnos las mesas, les puedo asegurar y no creo equivocarme, que entre aquella criatura y yo no hubo el menor roce físico. Y no por falta de ganas ni de intentos por mi parte. Pero, que yo recuerde por lo menos hasta el decimoquinto cubata, no hubo manera, la hermandad no pasó, y luego Fermín me lo confirmó, de lo espiritual. En fin, el cuerpo siente y al entendimiento no le queda otra que comprender…



Estaba yo tratando de recordar cómo fue la despedida, y si habría logrado ablandarla y arrancarle alguna futura cita a mi nueva hermana intelectual, cuando apareció Fermín con la cuenta  y una extraña sonrisa de oreja a oreja… a la vista de los números noté que se me cerraba el estómago y luego empecé a mover sin querer queriendo las orejas como de alegría, pero era una falsa alarma porque en otro plisplás me dio tal retortijón que me doblé en dos, vamos, que me descuajeringó…

Menos mal que luego desperté y, como ya se habrán imaginado, la tapita todavía no estaba allí.

¡¡¡Fermínnnnnnnn!!!!

ELOTRO

***