Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

domingo, 16 de julio de 2017

15 de junio / 2017



“En su ‘Estética’, a despecho de su inmenso talento, Aristóteles era ya un buen burgués, que prefería la injusticia al desorden”
(RSF)



“En uno de los pasajes más célebres y que más han preocupado a toda suerte de lectores de la Filosofía de la Historia dice Hegel así: «También al contemplar la historia se puede tomar la felicidad como punto de vista; pero la historia no es un suelo en el que florezca la felicidad. Los tiempos felices son en ella páginas en blanco. Cierto que en la historia universal se da también la satisfacción, pero ésta no es lo que se llama felicidad, pues es la satisfacción de fines que sobrepasan los intereses particulares. Fines de importancia para la historia universal requieren voluntad abstracta, energía, para ser mantenidos. Los individuos de significado para la historia universal, que han perseguido esos fines, han encontrado ciertamente satisfacción, pero han renunciado a la felicidad.» Esta dualidad de Hegel no es, en modo alguno, ninguna mera sutileza que pudiese despacharse como «cuestión de matices», sino una dualidad de términos diametralmente opuestos, que constituye el eje de giro de estas mis teologías. Es cierto que, al menos en el castellano de hoy en día, «felicidad»y «satisfacción» vienen a usarse como palabras casi sinónimas. En particular, el uso de«felicidad» encarece a menudo situaciones anímicas de cumplimiento de designios, de autoafirmación de yo o, en fin, de eso que un sujeto angloparlante suele celebrar con la exclamación «I did it!», por ejemplo, la victoria en un campeonato deportivo, pues no falta quien proclame esa victoria como «el día más feliz de mi vida». Lo cual me hace pensar si no será que en un mundo de sujetos cada vez más dominados por el paradigma competitivo del «ganar y perder», el lugar de la felicidad viene siendo usurpado y colmado por la satisfacción como única forma conocida de contento humano.”

Carácter y Destino. Rafael Sánchez Ferlosio



Respuestas, pecios, aforismos…

“En la Historia, hasta las derrotas son gloriosas”.

*

“… lo humano es la amistad. Cuando se habla de cohesión social a mí me suena a pegamento. Siempre me ha parecido que se refiere a cosas. Con las personas lo veo improcedente”.

*

“Hay que corregir para hacerlo bien, no para ganar”.

*

“El capitalismo destruirá el mundo antes de desaparecer.”

*

“las marionetas que tienen más cuerdas son los (sic) que disponen de más libertad de movimientos. Es una paradoja: la marioneta puede decirle a su liberador que no le corte las cuerdas porque quedará inerme en el suelo. Cuanto más complejas sean las cuerdas y contracuerdas –y eso es la cultura– más libertad de movimientos. Es una alegoría”.

*

“No comprendo por qué crece el islamismo. La lectura del Corán es muy difícil” (…) “no creo que dure mucho la pretensión del califato. No por una derrota militar, sino por el fin de los ingresos del petróleo”.

*

La hipotaxis conlleva sus riesgos (el anacoluto y quedarse sin respiración) y sus fracasos: tener que recurrir a “venía diciendo”.





El autor de Alfanhuí y El Jarama fue elegido en la cuarta votación (Premio Cervantes) por mayoría del jurado, presidido por el director de la Real Academia Española de la Lengua, Víctor García de La Concha, quien afirmó que
"Se premia a un gran novelista, se premia a un gran ensayista, se premia a un soberano escritor"

Fernando Savater, por su parte, basó la justicia del Cervantes en que “así se premia el gran espíritu libre que ha caracterizado toda la vida de Sánchez Ferlosio”

Ante estas declaraciones, el aludido contestó:
"¿Espíritu libre? ¿Yo? ¡Bah! Nunca he sabido lo que es eso. Dicen que soy un individuo autónomo del siglo XVIII... ¡Qué autónomo ni autónomo! ¡La libertad no existe! Somos sólo un cruce de muchas influencias, unas peleadas y otras que se llevan bien...”
Y remató:
“Y uno no se da la ley a sí mismo!”
Luego apostilló, pero sin pedir disculpas:
“Yo soy muy pesado, muy pesado, y no soy precisamente un best-seller, sino más bien lo contrario: soy un worst seller...".

***
Más sobre Ferlosio aquí:


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario