Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

martes, 30 de mayo de 2017

29 de abril / 2017

“Corazón Del Tiempo” (película completa)(HD)

Zapatista Organización

***





“Con su organización de la ‘paz’,
la burguesía organiza la guerra”
(Karl Korsch)

Los libros fueron un lujo…

Insisto:
“Novela” se identifica, pues, desde el principio con ‘ocio’, con ‘vacaciones’ del cuerpo y de la imaginación, con ‘diversión’ en el sentido de un apartarnos de la vida real para sumergirnos en un mundo ficticio. Quizás, de hecho, la novela permite aprehender mejor la realidad y conocerla en profundidad…”
(…)
“Fiction”, dicen los angloamericanos; y podríamos traducir ‘ilusión’ sin demasiada infidelidad…”
(…)
“Durante algunos siglos, sólo los ricos podían permitirse el lujo de los libros, puesto que el público de lectores se hallaba restringido por salarios que no permitían más que una premiosa subsistencia, por la ausencia de ocio de las clases sociales más numerosas, por la falta de luz al anochecer, la imposibilidad de aislarse en viviendas superpobladas, la falta de bibliotecas de préstamo… en la Inglaterra del siglo XVIII, era menos caro emborracharse con ginebra que comprar un periódico. ¿Quién, pues, pudo leer y quién tuvo ese placer hasta el siglo XX? Los nobles, los burgueses y sobre todo sus mujeres, ya que a los hombres les seducían mucho más la caza, el libertinaje, los negocios o el alcohol.”

(R. Bourneuf – R. Ouellet)




La crítica literaria o los teóricos del lenguaje y el pensamiento, las más de las veces no sólo dejan los problemas que ellos mismos plantean sin resolver sino aun más embrollados. A pesar de que se supone que el lenguaje, limitémoslo aquí al oral o escrito, es, entre otras cosas, el principal medio de comunicación y vehículo de difusión e  intercambio de pensamientos. Y, por cierto, la herramienta fundamental del privilegiado oficio de esos ‘profesionales’. Probablemente por eso es legítimo pensar que tanta ‘torpeza e ineficacia’ resulta muy pero que muy sospechosa. De todos modos siempre hay algunas cosas que se imponen al entendimiento con la fuerza de axiomas, sin que sepamos la razón. Sin ir más lejos puede ocurrir que hayamos interpretado que, por parte del autor, de lo que sea, se nos ha ofrecido un ‘pasaje’, a donde sea que para el caso también es lo de menos, pero resulta que el tal ‘pasaje’ no tiene salida, no va a ninguna parte, de modo que no era un verdadero ‘pasaje’ sino un puto callejón sin salida. O sea, que una de dos, o hemos sido víctimas de un lamentable malentendido o de un asqueroso engaño. Y ese y no otro es el embrollo a desembrollar. Aunque resulta igualmente cierto que también se puede considerar la posibilidad, mucho más tentadora si la decepción padecida no ha sido excesivamente grande, de dejar el maldito embrollo tal y como está. Lo que no resulta desde luego cosa fácil. Pero, la vida está hecha de puñeteras reincidencias… ¿He dicho ya que a nadie -es un decir que generosamente suele incluir a los don nadie-, le gusta sentirse burlado y estafado? Así que de vez en cuando, qué queréis, hay que ponerse de pie. Y decirse a sí mismo, aunque guardando las formas y procurando no levantar el tono de voz: venga carajo, no te apendejes…  Aunque sólo muy de tarde en tarde, eso también.  Y además resulte ser un acto, el de abandonar el reclinatorio digo, no tan significativo como pueda parecer a primera vista. Los significados ya no son lo que eran, ‘la marea de los tiempos’ o más bien los expertos al servicio del Capital han hecho su trabajo con discreta y suma eficacia. La cosa simplemente ha consistido, puesto que una parte de la chusma sigue empeñada en la nefasta manía de leer (“La escritura y la escucha/lectura son armas contra el totalitarismo de lo ‘visual” / Derrida) , fundamentalmente en  mucho reelaborar, rediseñar o refundar… o sea, en mucho oscurecer, desorientar, embrollar… y por encima de todo mucho mutilar, hasta dejarlos, recuerden que seguimos con los significados, reducidos a un inoperante estado de abstracción hueca, sin sustancia, sin ligación social o vínculo histórico alguno, sin un antes ni un después…

Libros, lenguaje, pensamiento, desinformación, Siria, armas químicas, significados, petróleo, vínculos y nexos, desvincular y anexionar, la autoalienación humana, el fabuloso precio del botellón, la inexplicable falta de tiempo y espacio para pensar aunque sea sólo un ratito por cuenta propia, la absoluta imposibilidad de desconectar…  

¿Veis como todo se relaciona?


ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario