Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

jueves, 25 de mayo de 2017

24 de abril / 2017

“Sensini”
Roberto Bolaño


***



“…el teatro de hoy es de dos tipos: el teatro burgués y el teatro burgués antiburgués…”

(Pier Paolo Pasolini




Kafka- “El gran ruido”

Estoy sentado en mi habitación, en el cuartel general del ruido de toda la casa. Oigo cómo se cierran todas las puertas; el ruido que hacen al cerrarse evita que oiga los pasos de los que las atraviesan, aunque todavía oigo cómo se cierra el horno en la cocina. Padre echa abajo la puerta de mi habitación y la atraviesa arrastrando su bata; en la habitación
contigua atizan las cenizas de la calefacción; Valli pregunta, gritando desde el recibidor palabra por palabra, si ya se ha limpiado el sombrero de padre; un borboteo, que me parece familiar, eleva el griterío de una voz que responde. Llaman a la puerta de la casa y hace el mismo ruido que una garganta acatarrada, se abre la puerta con el canturreo de una voz femenina y se cierra con una sacudida despiadada.
Padre se ha ido, ahora comienza el ruido suave, disperso, desesperanzado, iniciado por el canto de los dos canarios. Ya hace tiempo pensé, con los canarios se me vuelve a ocurrir, si no podría abrir un poco la puerta, arrastrarme como una serpiente hasta la habitación contigua y desde el suelo pedir a mi hermana y a su institutriz un poco de silencio.

***



El libro ‘Passangern Werk’ se proyecta como una yuxtaposición de ilustraciones y citas. Walter Benjamin anota: 
“No tengo nada que decir, solo tengo cosas para mostrar. No voy a robar nada de valor ni apropiarme de fórmulas espirituales. Pero los harapos, los desechos: no quiero hacer su inventario, sino permitirles que se les haga justicia de la única forma posible: usándolos”

***





Deja que te venda un cuento…

Escribía Castillo del Pino en el primer libro de su autobiografía (PRETÉRITO IMPERFECTO), algo así como que la realidad es un invento y la memoria una reinvención. Ya digo, algo así. Claro que siendo así la realidad sería un invento digamos de factura colectiva (y si, por ejemplo, el sucedido digamos que fue protagonizado en vivo y en directo por cuatro personas, raro será que no tengamos cuatro versiones diferentes del mismo, sean estas complementarias o incluso antagónicas), mientras que por su parte la memoria vendría a ser una reinvención exclusiva del YO. Un YO, aventuro yo, que cuando nos narra un determinado avatar, que por supuesto ya pasó, nos quiere ‘hacer creer’ su propio  relato. Pero, la cosa es sospechosa, porque ya desde Flaubert y Freud se sabe que no existe narración inocente, y que desde entonces ya no rige la presunción de inocencia del arte de contar. La inocencia cuestionada en su inocencia.

No es así mismo infrecuente constatar cómo se prescinde, pues se olvida adrede, de lo que no toleramos o de lo que no nos viene bien en ese momento.  Y es de nuevo Castilla del Pino el que expone que cada recuerdo es un YO, y nos habla específicamente del YO del momento presente (por ejemplo el que escribe al final del camino la autobiografía), advirtiendo que no es, de ningún modo, el mismo YO del pasado ni ciertamente lo será el del futuro más inmediato. Lo que tampoco quiere decir que la opinión del YO del presente, el que relata la biografía, tenga necesariamente que avalar, refutar o negar la del pasado. Pero, como ocurre comúnmente, lo que fue radical desobediencia ha devenido en sumisa observancia, y lo que fue borrachera de colores ha concluido en un gris cuerdo, juicioso.

El YO se desarrolla, se gasta, se estanca, cambia, evoluciona, incluso sufre, a lo largo de los años y las diferentes etapas de la vida, transformaciones sustanciales o severas rupturas de identidad. El YO que narra un hecho acaecido veinte años atrás (y que tiene en su mano la potestad de decidir qué ‘no puede recordar’ y qué ‘no puede olvidar’)  no es pues, exactamente, el mismo YO que vivió aquel hecho. Y conviene insistir en que nuestra memoria, más allá de las interesadas prácticas que ‘fabrican’ olvido y en cualquier caso de manera consciente o inconsciente, también es dada a imaginar, también es ilusoria.

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario