Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

lunes, 8 de mayo de 2017

07 de abril / 2017

“Lenin y el camino de la dialéctica”

SAVAS MICHAEL-MATSAS


***







Uno no pasa de ser un perista de poca monta, de las ideas digo… mercancías que carecen de dueño (no como la tierra o la casa) y comparten un  origen oscuro (como el dinero) que, en algunos casos, uno procura poner, a su manera, de nuevo en circulación.  Pero es algo que no se hace con ánimo de lucro, sino sólo para evitar que ciertos pensamientos aletargados, que no extinguidos, por los que uno sintió y siente sincero aprecio, acaben muriéndose de asco olvidados en cualquier recóndito vertedero.

(“¡Cualquiera sabe, el grupo se va achicando, y las bajas quedan sin cubrir!” Marx en carta a Engels, a la muerte de Lassalle)




A veces ese aprecio no abarca (no hablo de ideas troqueladas, todas iguales e inertes, como las monedas), por decirlo así, ‘todo’ el pensamiento (siempre es beneficioso distinguir y  separar lo esencial de lo aparente, lo subjetivo de lo objetivo, la realidad de la ficción), digamos todo el ‘paquete’ sino sólo algunas de las  partes, evidentemente contradictorias, que lo componen (a nivel teórico podemos y nos debemos permitir  aislar los elementos para su correspondiente análisis –que sea por un periodo de tiempo más o menos efímero, una estación de tránsito, no lo hace menos necesario-, claro está que sin olvidar que al fin lo particular es lo general y a la inversa, y por consiguiente, lo particular es contrario de lo general).



Las ideas vivas (o los conceptos), como se sabe, contienen en su seno la unidad de los contrarios, unidad paradójicamente compuesta por elementos que, al mismo tiempo que en ciertos aspectos son antagónicos, en otros se complementan entre sí. Y ahí se da el desarrollo, el incesante conflicto que al resolver viejos desacuerdos (transformación en el contrario: de lo viejo y en lo viejo nace lo nuevo) provoca a su vez nuevas contradicciones (nuevas tesis, antítesis y síntesis), la lucha (por decirlo aquí con fines divulgativos y pensando en las honestas confusiones que puedan surgir), dentro de la unidad de los contrarios (condicional, temporal, transitoria, relativa…), del paquete completo (‘Lo particular no existe más que en su relación con lo general. Lo general existe únicamente en lo particular, a través de lo particular’ ), como por ejemplo, y por poner ahora los pies en el suelo, ocurre en nuestra sociedad capitalista (como anteriormente ocurría en la feudal), con las relaciones dialécticas, en todos los campos y esferas, entre la minoría opresora y explotadora (poseedora de los medios de producción) y la mayoría sometida y  explotada (poseedora de la fuerza de trabajo). Al fin y al cabo, la teoría marxista no es más que la exposición, sobre la base del materialismo histórico y el conocimiento vivo que es la dialéctica, de un proceso histórico.




-“No se trata de que el Capital nos explote más y más por puro vicio, sino que el hambre de plusvalía no conoce la sensación de saciedad.”

-“Ah, siendo así…”


ELOTRO



***