Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

miércoles, 3 de mayo de 2017

02 de abril / 2017


Las cadenas que nos «anclan» a Estados Unidos
por Manlio Dinucci


***







Que (para algunas cosas) cuarenta años no son nada…
(Ni ochenta, ni ciento veinte, ni…)

Unas líneas tomadas de un texto de Michel Collon:

-En 1996, James Baker, el entonces ministro norteamericano de asuntos exteriores, declaró:

“No existe país musulman más integrista que Arabia Saudí (…) y sin embargo ese país es a la vez un amigo y un país importante para Estados Unidos. (…) Sólo tenemos que combatir el integrismo en la medida exacta en que lo exijan nuestros intereses nacionales”.

-En 2012, Hillary Clinton confiesa llanamente:
“Estados Unidos fue quien creó Al-Qaeda ”

-El presidente de Estados Unidos (1933-1945) Franklin Roosevelt decía:
“En política, nada sucede nunca por casualidad. Cada vez que ocurre un acontecimiento, uno puede estar seguro de que estaba ya previsto que ocurriera tal y como ocurre.”

Cuarenta años, en este país de mierda donde de casi todo lo ‘importante’ hace ya cuarenta u ochenta años, después de que Rafael Sánchez Ferlosio reconociera que el PSOE los había comprado a todos ellos, a todos los intelectuales que ‘sonaban’, poco o mucho, en el mundo de la ‘cultura y el espectáculo’. Y así fue, el PSOE los compró primero con el dinero de la CIA, vía Willy Brandt, y luego, ya en la poltrona, con el ‘nuestro’, vía fondos reservados o de reptiles o como quiera que llamasen a la pasta fuera de control, guita larga que lo mismo valía para comprar apoyos a la OTAN que para financiar el GAL.

Pues eso, que un tiempo después y en el mismo e infecto lugar leo esto en el diario de Soros:

Pedro Farré, el único directivo de la SGAE en la cárcel: 
"El lobby de industrias culturales lo creó la embajada de EEUU"

Así que ya saben, sigan votando a, se disfracen de lo que se disfracen, los ‘nuevos’ del ‘CAMBIO’ (cambio de turno mafioso).




Y sí, ya sé que esta ‘limitada’ selección de citas que acabo de anotar más arriba no deja de ser en cierto sentido una forma de ‘distorsión’ de la realidad (aunque también es sabido que cualquier análisis específico debe aislar, aunque sólo sea temporalmente, algunas partes del muy complejo y casi siempre inabarcable  todo). Pero comprenderán que de alguna manera hay que agregar los elementos habitualmente callados o escamoteados por quienes pueden escamotear y escamotean y lo hacen tan sutil como concienzudamente,  y, a más a más, para así poder  ‘rematar’ la por otro lado estupenda faena, aunque curiosamente ‘inacabada’ y siempre coja o  parcial, que suelen ofrecernos tan generosamente los todopoderosos ‘medios de manipulación de masas’.

Decía mi admirado  Raymond Williams, tipo listo donde los haya, que, los marxistas, no debemos conformarnos con el término ‘masas’ (“las masas se tragan las patrañas gracias a los medios y a algunos intelectuales”, escribe Collon) porque de esa manera caemos en la trampa del lenguaje del opresor, ese cepo que siempre acaba  imponiendo generalizaciones abstractas: ‘masas’, en el lugar de los conceptos concretos: ‘clases sociales’; pero qué quieren que les diga, servidora en estas notas a vuelapluma no puede estar a todas, de ahí el amontonamiento de citas, como el hipotético lector por otra parte (del consabido todo) sabrá disculpar.

ELOTRO



***