Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

viernes, 31 de marzo de 2017

28 de febrero / 2017

Rafael Chirbes:
"Tenemos gobernantes que la población ha descubierto que no los representa"


***





“Dicho en pocas palabras, odio a todos los dioses”
(Prometeo)


Palabras que siempre están en el candelero o palabras que siempre caen en el vacío. Quien dice palabras dice discursos, ideas, pensamientos… unos siempre en boca (de los todopoderosos medios de desinformación) o en mente (¡ y qué remedio!) de todos; y otros, palabras, pensamientos, ideas, discursos… a los que no se alude ni de pasada, entiéndase que en público, porque ya se sabe, mediante algunos libros de historia y literatura, que los asuntos realmente importantes los suele debatir y resolver la élite del poder a puerta cerrada y con los postigos echados. En la realidad práctica realmente existente, ése y no otro es su verdadero, y único, concepto de ‘democracia’.  Cosa que se puede comprobar, insistimos que en ciertos libros de historia o en cierta literatura, y también y sobre todo en su grosero pero muy eficaz contrapunto, en la omnipresente versión del productor, la hegemónica y militar por supuesto, la que figura en todos esos libros de bachillerato que ‘preparan’ (las supuestas instituciones de enseñanza sólo fabrican mentecatos cuya única virtud consiste en la obediencia ciega al poder establecido), para el matadero productivo y consumista, a nuestros indefensos estudiantes (cierto que ya previamente idiotizados desde el mismísimo destete). Nos referimos como ya habrán adivinado a la muy ejemplar ‘Inmaculada Transición’: aquel ‘pacífico’ trasiego (que dejó en pie las columnas del edificio fascista) que nos llevó en volandas desde el ‘apacible’ franquismo con Franco, tirano que firmó penas de muerte contra los luchadores antifascistas  incluso en puertas del último suspiro, ya entubada la sabandija y todo, hasta la prolongación del mismo franquismo con el maleable muñeco Borbón en la sima, elemento escogido democráticamente por el dedo del dictador, en tiempos no tan lejanos amigüito del alma tanto de Hitler como de Mussolini, y cariñosamente conocido entre sus pares curtidos en las matanzas de rojos como ‘Paca la culona’, y, ya por último trámite, y quizá en primer lugar, el preceptivo ‘OK’ del auténtico amo del universo: USA.

Y bien cierto que la faena de aliño se decoró con unas ilusionantes elecciones, testicularmente expurgadas (respaldándose en la vieja cantinela de intenciones malignas, ideas perniciosas, tendencias separatistas…) de candidaturas sinceramente republicanas o postulantes del subversivo derecho a la autodeterminación. Y referéndums debidamente afeitados y apucherados, y, como estaba pactado y bien atado (unos pocos ilusos pugnaron por desatar el nudo, y enfrente la élite contante y sonante por apretarlo. Y ya saben…), sin la más mínima alusión a la bicha fascista, que seguía y sigue bien apalancada y gustosamente amorrada a los poderes y poltronas del Estado.

Todo ello permitió a los criminales y cómplices franquistas, y a sus ya creciditos cachorros, salir  a la calle pulcramente disfrazados (sin incómodas alusiones a la vieja camisa azul y a las cunetas sembradas de cadáveres de rojos)  de honrados demócratas de toda la vida, tan tranquilos (no puede negarse que el éxito seguía y sigue coronando su ‘obra’), sin enrojecer de vergüenza por motivo de la indeleble sangre que, desde el golpe militar de 1936, engalana sus manos y sus copiosos  bienes ‘incautados’.

Pero algunos, a pesar del tiempo que llevan ensombrecidos  los cielos, aquí seguimos, sólo por estorbar a las intenciones del Poder (del capitalismo) en la parte que nos toca. E invocando a Prometeo como hizo Marx:

“Jamás por tu servidumbre trocaría yo
mi desdichado sino, puedes estar seguro”


ELOTRO



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario