Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

miércoles, 15 de marzo de 2017

12 de febrero / 2017




Del diario de Katherine Mansfield:

(Virginia Woolf: la obra de Mansfield es el espectáculo de una mente privilegiada.)

1914
“¡Tengo tantos deseos de tener una casita!”

“Bueno, ¿y quién tiene que decidir entre ‘déjalo estar’ y ‘haz un esfuerzo’?

“¡Ah! Cuánto deseo tener a mi lado a alguien que me quiera, y me consuele, y no me deje pensar”


1915
1º de enero. […] Para este año tengo dos deseos: escribir, ganar dinero. Consideremos. Con dinero podríamos marcharnos como queremos, tener una casa en Londres, ser libres como lo deseamos, y ser independientes y orgullosos frente a las nulidades. Es sólo la pobreza la que nos mantiene unidos. […]

“Mi preocupación dominante estos últimos tiempos es que me vuelvo vieja”.

“Fui a la ciudad. Trabajé un poco, espanté las gallinas.Una gallina parda no quería salir del jardín. A pesar de saber que no había abertura en la tela metálica, seguía corriendo de un lado para otro. Esto no lo tengo que olvidar, ni tampoco el frío que hacía, ni cómo el barro cubría mis finos zapatos”.

“Hoy he leído y cosido, pero no he escrito ni una palabra”

“Estoy muy cansada de cuerpo y cabeza”

“La vida no parece más que arena y serrín”

“Me gustan los santos con sus coronas alrededor del cuello y sus cabezas en las manos”

“…sólo disfruto de veras con mi propia compañía”



1916
“¿Pido acaso algo más que no sea narrar, recordar, afirmarme?

“Ya no es el mismo aspecto de las cosas el que me importa. La gente que vivía o que yo quería introducir en mis novelas, ya no me interesa.”




1922 / Octubre.
Importante. Cuando podemos empezar a no tomarnos en serio nuestros fracasos, significa que estamos dejando de tenerles miedo. Es de suma importancia aprender a reírnos de nosotros mismos.”


“Bueno, Katherine, ¿qué entiendes por salud? ¿Y para qué la quieres?
Contestación: por salud entiendo la capacidad de vivir una vida completa, adulta, viva, activa, en estrecho contacto con lo que quiero, la tierra y sus maravillas: el mar, el sol. Todo lo que entendemos cuando decimos el mundo exterior. Quiero penetrar en él, ser parte de él, vivir en él, aprender de él, perder todo lo que es superficial y adquirido en mí, volverme un ser humano consciente y sincero. Al comprenderme a mí misma, quiero comprender a los demás. Quiero realizar todo lo que soy capaz de ser para poder ser (y aquí me he parado, he esperado inútilmente, una sola expresión dice lo que hay que decir) una hija del sol. Si uno habla del deseo de ayudar a los demás, de llevar una luz y otras aspiraciones semejantes, parece que uno mienta. Que baste esto. Ser una hija del sol. Y luego quisiera trabajar. ¿En qué? Quisiera vivir de manera que me fuera posible trabajar con mis manos, mi corazón y mí cerebro. Quisiera tener un jardín, una casita, hierba, animales, libros, cuadros, música. Y de todo esto sacar lo que quiero escribir, expresar todas estas cosas. (Aunque tomara como personajes a cocheros de fiacre. Esto no importa.) Pero la vida, la vida cálida, anhelante, viva, tener raíces en la vida, aprender, desear, saber, sentir, pensar, actuar. Nada que sea menos que esto es lo que quiero. A esto es a lo que tengo que tratar de llegar.”


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario