Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

lunes, 23 de enero de 2017

24 de diciembre / 2016




Relatos cortos y no tan cortos / 28

-Pareces saber más sobre mí que yo mismo…
-Procuro leer todo lo que escribes… desde hace años… me refiero a los cuadernos y al “taco”, bueno, este antes de ser “editado”, claro… soy fan de tu obra, de esa mezcla explosiva de horror y humor… de esa mirada irónica que, contra lo que me pudo parecer en unas primeras lecturas muy superficiales, acabó mostrándome un panorama triste, pero yo diría que bastante exacto, y muy completo del mundo… me parece que el autor de esos textos sólo puede ser alguien bastante bien “conectado” con la realidad… aunque lo disimula…
-Imagen bonita pero equivocada, la que tienes de mí, bueno, del autor de esos textos… y sobre la “conexión” con la realidad… conoces de primera mano lo estrecho y limitado de mi contexto real…
-De la realidad actual… pero resulta evidente desde las primeras líneas que dispones de un abundante y variado almacén de “registros” de realidad…
-Bueno, pero precisamente tú, con tus instructivos comentarios acerca de lo que es y no es la memoria y de lo fácil que puede resultar su manipulación desde el exterior… que si un toquecito en el lóbulo temporal, un añadido en el lóbulo occipital, un selectivo borrado en el lóbulo frontal… y listo el envío a través de los circuitos  neurales o como se llamen… comprenderás que el destinatario que recepciona no pueda distinguir entre materia prima propia, genuina, o aquella otra que alguien (¿”ellos”?) le ha encalomado de contrabando…
-Bueno, existen fórmulas… inhibidoras, exitadoras…
-Ya imagino, ya… pero esas cosas sólo las conocen y las pueden manejar los expertos, los especialistas… no un vulgar plumilla al que le bastan cuatro oscuras palabrejas pseudo-científicas para vestir e inflar una idea tan hueca como “funcional” en la lógica de un determinado contexto textual.
-Pero esa lógica y ese contexto concreto del que hablas me consta, me refiero como lectora, que admite, incluso pienso que en ocasiones provoca, varios niveles de lectura… que, sigo suponiendo, son fruto de varios niveles de escritura, ¿me equivoco?
-Sí y no… pero no debes esperar que desvele todo los trucos del oficio, ni mucho menos los propios… después de saber que todo quedará grabado… y sospecho que posteriormente, “editado”…
-Me alegra comprobar que sigues siendo, o aparentado ser, un ortodoxo conspiranoico de manual estalinista… recuerdo aquellas reuniones adoctrinadoras en las que te soltabas, en plan líder carismátco e infalible, unas peroratas infumables sobre, por ejemplo, las conexiones entre la CIA, el Vaticano, la Coca-Cola, Dysney, el OPUS… y los cuatro ex camaradas recién expulsados, sólo temporalmente, de la micro-célula de universidad, que no llegarían calculo a una docena de militantes… en esas ocasiones, y por supuesto sin quitarle ojo al por entonces muy deseado destinatario, yo me bloqueaba auditivamente y repetía mentalmente una provocativa petición, tan imposible como pornográfica: ¡Cómeme el coño! ¡Cómeme el coño! ¡Cómeme el coño! ...así, a modo de impotente mantra: ¡Cómeme el coño! ¡Cómeme el coño… hasta que dabas por terminada la muy clandestina reunión…y a veces lo alargaba hasta el saludo de despedida…
-Joder, y yo sin enterarme…
-Joder… pues yo creo que si lo hubieras sabido… a las tinieblas exteriores me habrías condenado… invisible y todo…
-No sería para tanto…


(Aunque aún resisto, la otrora firme e innegociable decisión de no releer -digo renglón a renglón, en serio, a conciencia y con tijera en mano- lo que llevo escrito en este relato, mi resolución empieza a tambalearse…admito que algunas veces, demasiadas, me pierdo entre tanto meandro, ramificación, nódulo, enclave, abrevadero, circuito reservado, punto de partida, cambio de sentido, punto de escrutinio y retroceso, desvío de avituallamiento, laberinto de sentido único mal señalizado…y eso que, como aquel que dice, acabo de empezar -todas estas “frases hechas” y “lugares comunes” se las dedico con todo mi cariño y admiración al escriba catalán universal V-M, así el buen hombre podrá utilizarlas como palanca y refuerzo de argumento terminante, rotundo, definitivo para que pueda, que ya sé que el solito puede, seguir autoproclamándose el más ortodoxo escritor heterodoxo de la “pell de brau”-) .


No hay comentarios:

Publicar un comentario