Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

viernes, 17 de noviembre de 2017

17 de octubre / 2017



“La revolución bolchevique y América Latina”

Néstor Kohan



***




Hoy, día 7 de noviembre de 2017 leo en la prensa seria:

-Gas Natural gana 743 millones, un 14,7% menos
-Iberdrola gana 2.416,6 millones hasta septiembre, un 18,4% más

Y claro, uno no sabe si toca reír seriamente como un español orgulloso de serlo o llorar de cachondeo como un rojo separatista.

*

Entretanto me aclaro he decidido ponerme a leer un viejo artículo, uno más, del tal Cornelius Castoriadis, un tipo muy lúcido, pero por lo que voy viendo con una obra muy desigual, que unas veces escribe cosas que me parecen muy interesantes y en otras ocasiones, casi siempre contra Lenin que vete tú a saber por qué (quizás su militancia trotskista que, dice el menda, le llevó a elegir entre: marxismo o revolución. En fin…) debía de ponerle especialmente enfermo del estómago, cosas bochornosamente flojas y hasta reaccionarias que, por contraste y de puro estúpidas, mejor dejar de lado porque entre otras cosas la criatura ya no puede defenderse.   

Al lío con la parte que nos interesa:
“Lo que caracteriza al mundo contemporáneo –escribe Castoriadis- son las crisis, las contradicciones, las oposiciones, las fracturas, pero lo que más me llama la atención es sobre todo la insignificancia. Examinemos la disputa entre la derecha y la izquierda. Ella perdió sentido. Los unos y los otros dicen la misma cosa. Después de 1983, los socialistas franceses han hecho una política, después Balladur hizo la misma política; los socialistas volvieron y con Pierre Berogovoy hicieron la misma política; Balladur volvió, e hizo la misma política; Chirac ganó la elección en 1995 diciendo: "Yo haré una cosa distinta" y terminó haciendo la misma política.
Los responsables políticos son impotentes. Los socialistas no han hecho otra cosa cuando volvieron al poder. Ellos no son políticos, sino politiqueros, en el sentido de micropolíticos. Gentes que cazan sufragios por cualquier medio. No tienen ningún programa. Su objetivo es permanecer en el poder o volver al poder, y para ello son capaces de todo.”


“La política es un oficio curioso. Porque ella presupone dos capacidades que no tienen ninguna relación intrínseca. La primera consiste en llegar al poder. Uno puede tener las mejores ideas del mundo, pero si no se accede al poder, no sirven para nada; lo cual implica pues un arte del acceso al poder. La segunda capacidad, consiste en que una vez que se conquistó el poder, hay que saber gobernar.”

(Un arte del acceso al poder… vaya, vaya, así que es cuestión de arte, de artistas convenientemente subvencionados… y no de afiladas hoces y pesados martillos agresivamente enarbolados por la chusma obrera y enfadosa…)  

Nada garantiza que alguien que sepa gobernar sepa también acceder al poder. En la monarquía absoluta, para acceder al poder había que halagar al rey, hacer buenas migas con Mme. Pompadour. Hoy, en nuestra "pseudodemocracia", acceder al poder significa ser telegénico, halagar a la opinión pública.

(No habíamos quedado en que la opinión pública –de un porcentaje- no existe?)

“Hay una frase maravillosa de Aristóteles: "¿Quién es ciudadano? Es ciudadano el que es capaz de gobernar y de ser gobernado"

(Salvo si el sujeto en cuestión había cometido la imprudencia, por activa o por pasiva, de pertenecer a la mayoría absoluta de esclavos, en cuyo caso sus capacidades eran, por mayoría absoluta, inútiles…)

“Hay millones de ciudadanos en Francia. ¿Por qué no serían capaces de gobernar? Porque toda la vida política se dirige a desaprender, a convencerlos de que hay expertos a quienes ellos tienen que confiar sus asuntos. Entonces hay una contraeducación política.”

(Una contraeducacón financiada con dinero público: ya sea privada, concertada o mediática…)

“Cuando en verdad la gente debería habituarse a ejercer todo tipo de responsabilidades y a tomar iniciativas, se terminan habituando a seguir o a votar por la opciones que otros les presentan. Y como la gente está lejos de ser idiota, el resultado es que cada vez creen menos y se vuelven cínicos.”

(estarán lejos de ser idiotas pero creer lo que se dice creer no dejan de creer en lo que sea, por ejemplo en el escapista  cinismo…)

“Benjamín Constant lo dice: "Los obreros no pueden votar porque están embrutecidos por la industria (lo dice crudamente, la gente era honesta en ésa época), por lo tanto necesitamos el voto censitario".

(hubo un tiempo en el que lo políticamente correcto ni tan siquiera era de buen gusto ‘en los salones…’)

"Descansar o ser libre
Recientemente una revista publicó una estadística que indicaba que el 60% de los diputados franceses confesaban no saber nada de economía. ¡Y son personas que deciden todo el tiempo! En verdad, estos diputados, como los ministros, están sometidos a sus técnicos. Tienen expertos, pero también tienen prejuicios y preferencias. Si se sigue de cerca el funcionamiento de un gobierno, de una gran burocracia, se puede observar que aquellos que dirigen confían en los expertos, pero eligen entre aquellos que comparten sus opiniones. Es un juego completamente estú- pido y es así como somos gobernados.”

(¿estúpidos vulgares gobernados por estúpidos expertos?)

“Aristóteles dijo: "El hombre es un animal que desea el saber". Es falso. El hombre es un animal que desea la creencia, que desea la certeza de una creencia, de allí el dominio de las religiones, de las ideologías políticas. Al principio, en el movimiento obrero había una actitud muy crítica. Recordemos la segunda estrofa de “La Internacional”, el canto de la Comuna: "no hay Salvador Supremo, ni Dios -exit la religión- ni César, ni tribuno” ¡exit Lenin !

(ya digo, aprovechando que Cesar pasa por ‘fachadolid’, colleja a Lenin…)

“Pericles en el Discurso a los Atenienses dijo: "Nosotros somos los únicos a quienes la reflexión no inhibe la acción". Esto es admirable. Y agrega: "Los otros, o bien no reflexionan y son temerarios, cometen actos absurdos, o bien por reflexionar, terminan por no hacer nada ya que, se dicen que existe el discurso y el discurso contrario".

(de Pericles, tirano poco sospechoso de leninismo, únicamente las de cal…)

“Pero también es preciso -éste es un gran tema- aprender a autolimitarse, individual y colectivamente. La sociedad capitalista es una sociedad que corre hacia el abismo, desde todos los puntos de vista, pues no sabe autolimitarse. Y una sociedad verdaderamente libre, una sociedad autónoma, debe saber autolimitarse, saber que hay cosas que no se pueden hacer o que ni siquiera hay que tratar de hacer o que no hay que desear.
El imaginario de nuestra época, es el de la expansión ilimitada, es la acumulación de la baratija -un televisor en cada habitación, una computadora en cada habitación- esto es lo que hay que destruir. El sistema se apoya en este imaginario.
La libertad es muy difícil. Porque es muy fácil dejarse llevar. El hombre es un animal perezoso. Hay una frase maravillosa de Tucídides: "Hay que elegir: descansar o ser libre". Y Pericles le dice a los Atenienses: "Si quieren ser libres hay que trabajar".
Ustedes no pueden reposar. No pueden sentarse frente al televisor. Ustedes no son libres cuando están frente al televisor. Ustedes creen ser libres haciendo zapping como imbéciles, ustedes no son libres, es una falsa libertad. La libertad es la actividad. Y la libertad, es una actividad que al mismo tiempo se auto-limita, es decir que sabe que puede hacer todo pero que no debe hacer todo. Este es el gran problema de la democracia y el individualismo.”

(y estos son los párrafos que consiguen que a los ecologistas de buen rollo, a los no-anticapitalistas, se les haga el culo pepsicola…)


***  

jueves, 16 de noviembre de 2017

16 de octubre / 2017



“Antes estábamos indefensos ante muchas de las mentiras del poder. Si un canalla uniformado -o togado, o coronado- decía que “en España no hay tortura”, no era fácil demostrar que mentía; ahora basta con teclear juntas en un buscador las palabras “España” y “tortura” y echar una ojeada a algunas de las entradas -hay más de un millón- para averiguar que la Coordinadora para la Prevención de la Tortura (que agrupa a más de cuarenta organizaciones de todo el Estado español) ha recopilado 7.500 casos de torturas y malos tratos, amén de 883 muertes en dependencias policiales, del año 2004 al 2014. Y que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha multado hasta en ocho ocasiones a España por no investigar eficazmente las denuncias…”

Completo aquí:

***

Las muletas

Durante siete años no pude dar un paso.
Cuando fui al gran médico,
me preguntó: «¿Por qué llevas muletas?»
Y yo le dije: «Porque estoy tullido».

«No es extráño», me dijo.
«Prueba a caminar. Son esos trastos
los que te impiden andar.
¡Anda, atrévete, arrástrate a cuatro patas!»

Riendo como un monstruo,
me quitó mis hermosas muletas,
las rompió en mis espaldas y, sin dejar de reír,
las arrojó al fuego.

Ahora estoy curado. Ando.
Me curó una carcajada.
Tan sólo a veces, cuando veo palos,
camino algo peor por unas horas.

(B. Brecht)





P. Bourdieu y alrededores…

(Apuntes)

“…recordemos aquella ironía sartreana: el marxismo demuestra que Valery era un intelectual pequeño burgués, pero no puede explicarnos por qué todos los intelectuales pequeño burgueses no son Valery.”

“…sistema de relaciones, que incluye a artistas, editores, marchantes, críticos, público, que determina las condiciones especificas de producción y circulación de sus productos, es el campo cultural.”

“Mientras en otros sistemas económicos la práctica artística estaba entremezclada con el resto de la vida social, la burguesía crea “instancias especificas de selección y consagración”, donde los artistas ya no compiten por la aprobación religiosa o el encargo cortesano sino por “la legitimidad cultural”.

“¿Cómo entender la multiplicidad de funciones cumplidas por la fotografía: decoración de paredes, registro de las vacaciones y de acontecimientos familiares, documento periodístico, objeto estético, mensaje publicitario, ofrecimiento erótico o fetichista, símbolo político o religioso? Es extraño que la fotografía alcance tanta aceptación, dado que no es promovida por la escuela, no permite obtener rápidas ganancias, ni va acompañada del prestigio cultural que suponen la frecuentación de museos o la creación artística. Uno podría pensar que esta actividad “sin tradiciones y sin exigencias”, donde las decisiones parecen abandonadas a la improvisación individual, es un objeto poco apto para la indagación sociológica. Justamente por esa pretendida arbitrariedad subjetiva, es una de las prácticas que mejor transparentan las convenciones que rigen en cada clase su representación de lo real. ¿Cómo no ver un sistema bien codificado en las normas que establecen qué objetos se consideran fotografiables, las ocasiones y los lugares en que deben ser tomados, la composición de las imágenes? Esas reglas, a menudo inconscientes para el fotógrafo y el espectador, delatan las estructuras ideológicas del gusto.”


“Los artistas que inscriben en la obra misma la interrogación sobre su lenguaje, que no solo eliminan la ilusión naturalista de lo real y el hedonismo perceptivo sine que hacen de la destrucción o parodización de las convenciones representativas su modo de referirse a lo real, se aseguran por una parte el dominio de su campo pero excluyen al espectador que no se disponga a hacer de su participación en el campo una experiencia igualmente innovadora.
El arte moderno propone ‘una lectura paradojal’, pues ‘supone el dominio del código de una comunicación que tiende a cuestionar el código de la comunicación.”

“Estética incestuosa: el arte por el arte es un arte para los artistas. A fin de participar en su saber y en su goce, el público debe alcanzar la misma aptitud que cites para percibir y descifrar las “características propiamente estilísticas, debe cultivar un interés puro por la forma, esa capacidad de apreciar las obras independientemente de su contenido y su función. Quienes lo logran exhiben, a través de su gusto “desinteresado”, su relación distante con las necesidades económicas, con las urgencias prácticas. Compartir esa disposición estética es una manera de manifestar una posición privilegiada en el espacio social, establecer claramente “la distancia objetiva y subjetiva respecto a “los grupos sometidos a esos determinismos”.
“Al fijar un modo “correcto” y hermético de apreciar lo artístico, supuestamente desvinculado de la existencia material, el modo burgués de producir y consumir el arte organiza simbólicamente las diferencias entre las clases. Del mismo modo que las divisiones del proceso educativo, las del
campo artístico consagran, reproducen y disimulan la separación entre los grupos sociales. Las “concepciones democráticas de la cultura —entre ellas las teorías liberales de la educación— suponen que las diversas acciones pedagógicas que se ejercen en una formación social colaboran armoniosamente para reproducir un capital cultural que se imagina como propiedad común. Sin embargo, los bienes culturales acumulados en la historia de cada sociedad no pertenecen realmente a todos (aunque formalmente sean ofrecidos a todos). No basta que los museos sean gratuitos y las “escuelas se propongan transmitir a cada nueva generación la cultura heredada. Solo accederán a ese capital artístico o científico quienes cuenten con los medios, económicos y simbólicos, para hacerlo suyo. Comprender un texto de filosofía, gozar una sinfonía de Beethoven o un cuadro de Mondrian, requiere poseer los códigos, el entrenamiento intelectual y sensible, necesarios para descifrarlos.”

***