Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

domingo, 25 de diciembre de 2016

28 de noviembre / 2016





“El espacio no tiene por sí ninguna capacidad y las contradicciones del espacio no vienen determinadas por el como tal. Son las contradicciones de la sociedad […] las que vienen a irrumpir en el espacio, a nivel del espacio, dando lugar a contradicciones espaciales.”
(Henri Lefebvre, La producción del espacio, 1974)


Una de Saussure:
“La lengua sólo conoce dialectos. (…) Pero como la civilización, al desarrollarse, multiplica las comunicaciones, se elige (…) uno de los dialectos existentes para hacerlo vehículo de todo cuanto interesa a la nación en su conjunto. (…) Unas veces se da preferencia al dialecto donde la civilización está más avanzada; otras, al de la provincia que tiene la hegemonía política y la sede del poder central.”

Una de Gregorio Salvador:
“Un día de 1921 la policía encuentra en una calle de Filadelfia a una mujer de veintitantos años que llora (…) y que mezcla sus gritos con sonidos que forman palabras absolutamente ininteligibles (…) La conducen a un hospital psiquiátrico (…) Queda recluida (…) Y pasan 48 años hasta que, en 1968, una enfermera de origen lituano entra a prestar servicio en aquel hospital. Y un día oye musitar algo a la enferma y descubre, sorprendida, que lo que está hablando es lituano. La historia es sobrecogedora y siniestra. Y siniestros son todos esos movimientos y esfuerzos -ahora frecuentes- por recluir a las gentes en lenguas minoritarias, por alentar de un modo u otro el espíritu de campanario, por querer transmutar la babelización de maldición divina en bendición cultural. (…) A cualquiera de nosotros, antes de 48 horas, nos la hubiera remediado, con toda seguridad, alguna enfermera puertorriqueña.” (…)
“Así, las actuaciones de los grupos no dominantes a favor de su lengua, de su cultura y de su independencia política se tildan de nacionalistas, mientras que las de los grupos dominantes se califican como no nacionalistas.”


***



Piglia sobre Céline
Martes [6 de julio de 1965]
Paso el día leyendo a Céline. Se resuelven varias cosas pendientes de la revista (la tapa, la mayoría de los artículos). En Céline me entusiasma el tono confesional en que se narra «el mal». En un sentido, es el límite de la primera persona: hay que explicar por qué ese individuo es capaz de acusarse a sí mismo de actos que la sociedad considera detestables. Céline construye conscientemente escenas horribles, nunca se autoincrimina, nunca se queja, sólo narra los hechos con un tono levemente cínico para mostrar que en el momento de escribir sólo recuerda los sucesos malditos que narra. Ya es otro que parece haberse purificado sólo por contar la verdad.





Relatos cortos y no tan cortos / 06
Ha habido repliegue. La enfermera del turno de mañana es de nuevo, esta noche, la enfermera del turno de noche. Por mi parte no estoy tan seguro de mi capacidad para reponerme de los resultados adversos. Menudos moratones tengo en los muslos. Pero la metamorfosis “hacia atrás” es indudable. La mudez y la eficiencia han vuelto enfundadas en el uniforme reglamentario (¿la genuina?). ¿Hay una enfermera de mañana detrás de cada enfermera de noche o ni una ni otra? Es como ir de la embriaguez a la sobriedad, o a la inversa. ¿Es ahora cuando se ha quitado la coraza o cuando la tiene puesta? En cualquier caso y a pesar de la alternancia horaria, la aventura es una. No debo generalizar, no debo fomentar burdas teorías. Hay mundos, imaginarios, paralelos que se encuentran, con sus dilemas y disputas, a mitad de camino de ciertas metáforas dementes. Eso nos habla, ahora en la práctica, de desgaste, de sintaxis artrítica, de obsolescencia, de aburrimiento… La velocidad del consumo que quema los productos, las mercancías, los productores, los distribuidores, los consumidores… (resiliencia) admitamos las cosas tal como son, investiguemos cómo son las cosas…
En fin en fin…expectativa defraudada, reboto. Ya digo, ni pellizco ni beso. Deshago el puño.

ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario