Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

jueves, 16 de junio de 2016

Capturas en las redes.



Ya está tardando la ONU en designar el DÍA INTERNACIONAL DEL PADEFO.
-Yo, modestamente, propongo el 26J o, si eso, similar.

(ELOTRO)


Uno, desde luego candorosamente, sale a las redes sociales, o si se prefiere, cae en ellas, en busca de alguna captura nutritiva, o al menos, que nos libere del tedio, que nos resulte en alguna medida estimulante. Otra cosa es que más que capturar, se acabe siendo capturado (“demasiado habitual confundir el efecto con la causa”), que es lo que suele ocurrir, no caigamos en el relato autocomplaciente, la mayor parte de las “inmersiones”.

De una forma o de otra, en mi caso personal (“a las personas bien educadas no les gusta hablar sobre sí mismas”), y vaya por delante lo innegable de la gran cantidad de tiempo, con Prust: “perdido”, con Conrad: ”desperdiciado”, estas inmersiones paradójicamente también purifican, limpian, ayudan a purgar ciertas lastrantes excrecencias  producidas por los periodos de anacoresis y que acaban adosadas a las costrosas paredes craneales, digo, mentales. Ahí donde los pensamientos ora se desbordan, ora se secan, ora obligan a echar mano de los canales de riego… o de desagüe…

La zambullida en las redes sociales también puede lograr ponernos en concordancia con “otras realidades” (“La gente dice: ¡Éste “entiende de arte”!, ¡Como si se pudiera entender algo de arte sin entender algo de la realidad!, que dijo Brecht), mal conocidas, desconocidas o incluso insospechadas. Y aún al apartar algunas “cortinas”, uno puede descubrir nuevas luces menos inmóviles, menos anestesiantes, nuevas maneras de mirar, nuevos puntos de vista, nuevas perspectivas sobre aquello que se creía “ya muy visto”, ya muy “sabido”… y ante las que puede ocurrir que “…mi apetito de la vida aumenta”, como escribió Proust.

Topamos con: “…hilos inaprensibles, invisibles, de todas esas vidas desconocidas que querríamos penetrar (…) vidas en las que no podemos entrar más que en deseo”…

Escribo en mi cuenta de Twitter: ‘La clase obrera en lucha es el "conocimiento", la fragua de la conciencia de clase... eso que se pierde el PADEFO’. 

La pelea contra el límite de los 146 caracteres, y contra los propios límites lingüísticos, ha producido numerosos “engendros” o “palabros” que con más o menos fortuna han “enrriquecido” el argot tuitero. La típica expresión: “PAso DE FOllones”, deviene en el arquetipo: PADEFO. Una especie de esquirol, consciente o inconsciente, patéticamente envalentonado. Las redes sociales, qué se le vá a hacer, tampoco están por encima de la lucha de clases. En una sociedad divida en clases según el lugar que ocupan en el modo de producción, en principio, y en el modo de vida, intereses e ideología que se ejerce y reproduce, las redes sociales no pueden más que reflejar esta realidad. Un auténtico mapa político, social y cultural de la aldea global. Pero no olvidemos que las redes tienen dueño, los amos de todos los grandes instrumentos que nutren y sostienen la Hegemonía ideológica y cultural del imperio realmente, hoy por hoy, existente: el estadounidense.

No voy a entrar aquí en como manipulan e intoxican política y culturalmente, a los millones de “activistas digitales enredados”. Ni en cómo imponen la “agenda-catecismo” de lo que hay que hablar, ver, escuchar, juzgar, silenciar o potenciar y maximizar. Sólo lo anoto como prólogo, al apunte sobre la imprevista, felizmente en mi caso, y extraordinaria respuesta de la clase obrera francesa al enésimo “recorte” que la oligarquía francesa, internacional, pretende asestar, como en tantos otros paises de toda la aldea global “que los disfrutan”,  a los derechos laborables que aún “gozan” los trabajadores (aristocracia obrera) franceses.

Otros tuits:
‘Que digo yo que por contraste, vaya baño que le está dando la "aristocracia obrera francesa" a la "plebeya clase obrera española", ¿no?’
En la televisión y prensa oficial de nuestro querido y “soberano” país y aún en la mayor parte de la autocalificada como “alternativa”, las masivas huelgas y movilizaciones en la vecina Francia han sido silenciadas o manipuladas o minimizadas o criminalizadas. Esos sociólogos y estadísticos que tanto gustan de los números, podrían aportar, es un decir, datos incontestables sobre los espacios dedicados a “tapar” las huelgas vecinales con “noticias”, por llamarlas de algún modo, sobre la “cercana” Venezuela o la madre de todos los eventos deportivos: La Eurocopa. Hay que reconocer que el "paraperiodismo" cumple el mandato de Berlusconi, Soros y cia.  de forma impecable: seleccionar lo que interesa y lo que no. Maximizar lo uno y minimizar, en el mejor de los casos, lo otro. Añádase que el 90% del “contenido” que enfanga y desborda las redes sociales proviene de esas mismas “fábricas de opinión pública”. Hay que alimentar a los militantes del ya global “sentido común”, base fundamental de la Hegemonía ideológica y cultural vigente.

“Contra lo que nos pretenden hacer creer, un PADEFO, no nace, se hace, es un producto, no flor de un día, by HEGEMONÍA IDEOLÓGICA Y CULTURAL”

ELOTRO


***

2 comentarios:

  1. Pues no he sentido pérdida ni desperdicio de tiempo, ni en la lectura ni en la relectura de este artículo. Tómelo el autor como un merecido reconocimiento por mi parte.
    Me ha gustado especialmente ese tuit que dice:

    ‘Que digo yo que por contraste, vaya baño que le está dando la "aristocracia obrera francesa" a la "plebeya clase obrera española", ¿no?’

    Y qué oportuno sería, a partir de este tuit, aplicarles a nuestros mediáticos candidatos izquierdistas e izquierdosos el celebre término francés: touché!

    Un ilustrativo placer, como siempre.

    Salud

    ResponderEliminar
  2. Pues me alegra que así sea. Aunque no ignoro que en mi propio caso resulta notorio la falta de las condiciones indispensables para escribir medio bien, si que trato de conseguir aquel ejercicio de prestidigitación que decía Brecht: "Hacer de un poco de basura un postre exquisito".

    O por lo menos intentarlo.

    Salud

    ResponderEliminar