Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

miércoles, 25 de mayo de 2016

Por los barrios periféricos… acompañando a Peter Handke




“¡Por fin tengo un ideal: Los barrios periféricos!”
(Peter Handke)


“El largo viaje de hoy, en autobús, por los barrios periféricos, dejando atrás mujeres que parecen acabadas de apalear (1), hermosas por un instante y, sobre todo, indiferentes en su castigo, sin gestos de rechazo ni la vieja reserva (2); florecidas hasta hacerse abordables (3), en virtud de la pérdida provisional de sus rostros de servicio; la indefensa seriedad de esas mujeres jóvenes golpeadas por primera vez, conscientes ya de que a partir de ahora van a sufrir por un tiempo indefinido.(4)” 

(1) En los barrios no-periféricos las mujeres apaleadas jamás aparentan haber sido apaleadas. Serían expulsadas de inmediato a la periferia. Y eso es lo último. Después, ya saben, sólo las tinieblas exteriores.
(2) ¿Consentidoras o sometidas por la fuerza; también con la complicidad del entorno?
(3) ¿abordables? ¿por qué, por quién, cómo, para qué?
(4) Fatalismo, derrotismo…

“A través de la ciudad: en los huecos que dejan libres las masas de automóviles, quedan todavía unos cuantos individuos palidísimos o congestionados…”

Individuos, dice, y a los automóviles los agrupa en “masas”… curiosa capacidad de observación, o curioso lenguaje…


“Un desconsuelo ventral”

Habla de él. Se escucha bastante. Bueno, es un diario, sú diario.


“Uno se me aproximó tanto que no lo reconocí”

Casi nunca podemos, hablo de la inmensa mayoría, elegir el punto de vista. O llámalo distancia, ángulo, altura, perspectiva, momento… ya no digamos lo que queremos mirar, ver…

“La historia de dos amigos que admiraron durante años aquel mutuo sosiego: y luego resultó que se imitaban.”

Hablando de distanciamientos y cercanías… también en las relaciones y conductas sociales…

“¿Mejor soportar la angustia que la compañía?"

Donde va a parar...

“Pensar que si no escribiera, la vida me resbalaría”

Y aún así…

“Va al cine para ahuyentarse la estupidez del rostro”

Los hay que se cubren la cara con un libro, con la escritura, con Bach, con el ruido del silencio…

“No descuidarlo: la emoción ante un botón que ha cosido otra persona…”

El valor del (botón) valor de uso… del trabajo ajeno…más allá o más acá del “agradecimiento”, sentimental, a la “mano ajena”.

“Ejemplo de un hombre que se comporta servilmente respecto a los sistemas políticos: “Cuando escribí ‘La Nausée”, yo era anarquista sin saberlo. “/ J. P. Sartre”

El mismo Handke que se derrite por Goethe, en fin…

“Estaba entre las gentes del café con la cara sombría, como si fuera uno de los camareros”

Una tentación irreprimible:
“Estaba entre las gentes del café con la cara sombría, como si no fuera uno de los camareros”

“¡esa inmundicia de lo sabido!”

Y de lo que nos receten: por saber…

“El altruismo de la puerta que se abre automáticamente ante mí”

Decía Faulkner: “Talento, observación e imaginación”… y si eso unas gotitas de ironía y humor paródico…

“¡No sé más!: qué hermosa frase”

E infrecuente. Digo si no es en defensa propia…

“Un día en el que los advenimientos no han pasado de ser cosas, las cosas han sido sólo nombres, los nombres, inseguros – todo ha salido mal, hasta la puesta de sol”

De esos a puñaos… excepto lo de la puesta de sol, ingrediente que no acabo de poner en pie…

“Toda la mañana pensamientos prácticamente nulos rondándome la cabeza; ni uno solo que me sirva de algo; prejuicios sólo en lugar de sorpresas”.

De esos tantos o más…

“Tengo mucha paciencia deshaciendo nudos”

Yo tampoco.

“Anuncios de casas en pueblos artificiales: llamativo que ni un solo personaje de los dibujos tenga los dos pies puestos en tierra – así de alegres andan todos, retozando.”

Sí, así andamos…entre otros rituales tan aburridos como vergonzantes…rodeados de personas que se lo sudan igualito que uno mismo.

“-¿Dónde te duele?
 –Por todas partes.”

A cada pregunta que te hagas, procura darte más de una respuesta. Ni es lo mismo, ni es igual.

“Imaginar un funcionario malhumorado que se vuelve amable de repente, al darse cuenta de que tenemos el mismo bolígrafo (como si fuéramos del mismo pueblo o hubiéramos servido en el mismo cuerpo)”

Que ingeniosa transferencia de (des)conocimiento.

“Desnudarse para reflexionar”

Con la vejez pesándote como plomo, en la memoria, en la barriga, en los cojones, en cada uno de los huesos…

“¡Ráscate también en otra dirección!”

Oído cocina…


ELOTRO (Transcripción y apostillas)



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario