Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

martes, 3 de mayo de 2016

Citas de Rousseau, Pavese, Handke…




“Con tan poca relación como la que por lo común tienen las ideas de la víspera con las del día siguiente” (J. J. ROUSSEAU)


Cesare Pavese (El oficio de vivir):

Son unos estúpidos los etnólogos que creen que basta acercar a las masas a las varias culturas del pasado –y del presente- para acostumbrarlas a entender y tolerar y salir del racismo, del nacionalismo, de la intolerancia. Las pasiones colectivas son movidas por exigencias de intereses que se disfrazan de mitos raciales y nacionales. Y los intereses no se borran.


En el sueño, eres autor y no sabes cómo acaba.


Stendhal-Hemingway. No narran el mundo, la sociedad, no dan la sensación de acceder a una amplia realidad, al interpretar selectivamente, a voluntad, como Balzac, como Tolstói, como etcétera. Tienen una constante de tensión humana que se resuelve en situaciones sensorio-ambientales expresadas con absoluta inmediatez. Otras no se podrían expresar como lo hacen los susodichos. Sobre esta constante han edificado una ideología, que es, en resumidas cuentas, su oficio de narradores: la energía, la claridad, la no-literatura.
Flaubert elegía un ambiente; ellos no.
Dostoievski construía una mundo dialéctico; ellos no.
Faulkner estiliza atmósferas y mitologiza; ellos no.
Lawrence indagaba una esfera cósmica y la enseñaba; ellos no.
Son los típicos narradores en primera persona.


Las lecciones no se dan, se toman.


Somos todo costumbre.


El arte de vivir consiste en hacer todas las canalladas sin estropear nuestra compostura interior.


¿Pero a quiénes sirve esta jodienda general?


El sentimentalismo consiste precisamente en el trastorno de los valores.


Contar las cosas increíbles como si fuesen reales- sistema antiguo; contar las cosas reales como si fuesen increíbles- moderno.


Los pueblos que han tenido una mitología rica son los pueblos que luego han filosofado encarnizadamente: indios, griegos, germanos.


Quién sabe de cuántas maneras diferentes veré todavía mi pasado y descubriré en él acontecimientos insospechados.




Jean Jacques Rousseau (Sueños de un paseante solitario)

A veces se marra el golpe, pero la intención nunca falla el tiro.


Está bien haber cortado el mal, pero eso es haber dejado la raíz


No me afecta el mal que preveo, sino el que padezco.


He aprendido a llevar el yugo de la necesidad sin rechistar. Me esforcé por tener apego a mil cosas, ahora reducido a mí mismo, he recobrado por fin mi sitio. Al no atarme ya a nada, sólo me apoyo en mí.


…no se quiere ya saber sino demostrar que se sabe…


Jamás he creído que la libertad del hombre consistiera en hacer lo que quiere, sino más bien en no hacer nunca lo que no quiere.


…en fin, me amo demasiado a mí mismo como para odiar a nadie. Sería estrechar, comprimir mi existencia. El malestar cesa no bien desaparece el objeto que lo causa. Prefiero huirlos a odiarlos.


…no puedo prohibirme el desprecio que merecen ni abstenerme de testimoniarlo.


No he hecho sino envolverme más y darles incesantemente nuevos asideros.


Al no poder ya empeorar mi estado, no podían inspirarme ya alarma. Una situación que no puede ya empeorar con nada.


Plutarco es casi el único autor al que nunca he leído sin sacar algún fruto.


Pluma que cae al río, ¿puede alterar el curso del agua?


La rectitud y la franqueza constituyen en este mundo crímenes horribles. Hay que ser falso y pérfido, como ellos.


Vivo en un caos incomprensible donde nada percibo; y cuanto más pienso en mi situación presente menos puedo comprender dónde estoy.





Peter Handke (El peso del mundo):

Recuperar para la vida las formas de existir prudentemente hermosas de la vieja literatura


Pensar en las innumerables amas de casa que se cortan el dedo por la mañana y a las que luego, por la noche, se les cae el esparadrapo mientras friegan los platos; ahora, en multitud de cocinas, hay esparadrapos mojados y enrollados descansando al lado de los platos que gotean



Psicoanalista: “Tengo la impresión de que ha congelado Ud. ciertas áreas de sentimiento. Se ha construido Ud. una empalizada


A algunos se les reprocha tener sentimientos –porque dicen que es un “lujo” (ahí empieza la indigencia)



Vivencia de la Historia significa para mí liberarse de ella, haberse liberado de ella



21 de abril-1975
De compras: todo está envasado, empaquetado, nada es palpable; huevos, leche, queso, carne, hasta las manzanas: todo empaquetado



Hoy no tuve vivencias de identidad: me limité a seguirme



(un día de párpados incomunicados)



Algo para odiar: las librerías religiosas (“La Librairie de l’Eglise”)



Placer: al hojear un libro, notar en la leve adherencia de las páginas que uno es el primer lector



ELOTRO (por la transcripción)



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario