sábado, 21 de febrero de 2015

Diálogos conmigo mismo




Diálogos conmigo mismo

“No viajamos, que yo sepa, por el mero placer de viajar. Somos mentecatos, pero no hasta ese punto”. (S. Beckett) y en el otro extremo: “El verdadero soñador es el que va a verificar algo”. (M.Proust)

Si el conflicto es interior, íntimo, ¿de qué te puede servir cambiar de lugar?




Dicen que el secreto está detrás de la puerta. Pero el caso es que uno siempre se encuentra al otro lado, ¿casualidad?



Nunca he oído a nadie decir: ¡Fue una experiencia tan empobrecedora!



¿Qué o quién nos guía?




“Amar a los amigos sin considerar lo que se saca de ellos” (Epicuro)



“Cuando creíamos haber llegado a puerto, nos encontramos de nuevo en alta mar”. (Leibniz)
Así las cosas me permito sugerir que urge una pedagogía de la percepción.



El saber intenta penetrarla y el poder apropiársela. Cada uno a su puta bola pero en la misma intención.



Existen superficies planas que, como suplemento, tienen la capacidad de plegarse y cuando se tercia  replegarse. Y es ahí donde entra la cartografía lineal, en el primer caso, con el añadido de las isolíneas topográficas en el segundo. Cualidades contradictorias aunque entretejidas. Lo que no impide afirmar a Valéry: “Lo mas profundo es la piel”. Ni a Foucault matizar: “La superficie no se contrapone a la profundidad”. Deleuze por su parte bromea sobre una filosofía dermatológica… y añade: “Los contrasentidos nunca son inocentes, mezclan la maldad con la estupidez”.



La regulación estética del arte va pareja a la desregulación ética… a mi quisquilloso entender.



Próximo y al mismo tiempo lejano. Pero siempre afuera.



“Hablar no es ver”. (M. Blanchot)



“El placer es el principio y el fin de la vida beata” (Epicuro)




El infierno no fue un invento del cristianismo… ya quinientos años antes de nuestra era, existían charlatanes que atemorizaban al personal con un lugar así. “La religión es una fuente de miedo” enseñaba Epicuro, y por lo mismo aconsejaba:”Por encima de todo vivir para evitar el miedo”.

“Qué inútil es la fe, toda la fe, pensé” (Giovanna Rivero)





¿El dolor como estímulo del deseo? Puede, pero en cualquier caso, sé juicioso, procura la ausencia del dolor más que la presencia del placer.



El poder se detenta o se padece.



“Desprecio los placeres del lujo, no por sí mismos, sino por los inconvenientes que los siguen”  (Epicuro) Pan y agua era su dieta habitual. Los días de banquete: queso. Consideraba que el placer era el bien. Hedonismo racional.



Pablo Iglesias a IU: "Se vive muy cómodo siendo fiel a tus principios", y Groucho, turulato, no supo qué replicar a la otra parte contratante.



Microrrelato:  “Sos una yegüita desbocada”, relinchaba mi abuelito cada vez que lo montaba a horcajadas… y si la cosa cuadraba, disponía: hoy, bajo candado y a pelo. Aunque no había nada de malo en ello.

 


Estoy harto de vivir fingiendo que vivo una vida fingida por otros. (ELOTRO)

 



Estoy perdido. Sigo batallando contra las palabras, pero cada vez más descorazonado. Antes, no dudaba de la fuerza expresiva de ninguna, y utilizaba el léxico confiadamente. Ahora, todas me parecen huecas, vacías, exprimidas. Dicen cuando mucho lo relativo, y yo quería lo absoluto. (Miguel Torga, Diario)

 




ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario