Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

jueves, 29 de mayo de 2014

Siempre nos quedará el ajedrez.





Siempre nos quedará el ajedrez.

Beckett salió de París uno o dos días antes de que llegaran los nazis. Un poco antes que  Bogart y Bergman. Lo hizo en compañía de Suzanne, una izquierdista estudiante de piano a la que había conocido en Paris jugando al tenis y que luego fue su amante, todo indica que la prefirió en lugar de Peggy Guggenheim,  y por fin su esposa. Nada sabemos del color del atuendo de Suzanne, aunque sí el de los ojos de Beckett y el uniforme de los nazis. París, azul, gris. Pero no va de cine esta nota, o no sólo. Beckett se encontraba en su Irlanda natal visitando a su anciana madre –aburriéndose en familia- cuando el avance nazi y sus sucesivas invasiones provocaron la declaración de guerra por parte de Inglaterra. Contra la opinión materna, Beckett, ciudadano irlandés, volvió a Francia con la intención de alistarse. Como otros muchos intelectuales se ofreció como conductor de ambulancias, o lo que fuera. No hubo modo. Como ciudadano de país neutral creyó sentirse a salvo con su pasaporte, aunque pronto comprobó que su asignación mensual quedaba interrumpida por algún motivo bélico-burocrático. Con su amigo Giacometti, otro ciudadano de país neutral, se dedicaba a beber y a beber y a beber… hasta que los echaban de los garitos ya muy de madrugada. Paseaban juntos por calles obligatoriamente oscuras casi sin hablar. Una de esas noches una conductora también beoda perdió el control de su automóvil y se subió a la acera aplastando el pie de Giacometti que de esa manera quedó cojito para toda la vida. Sin pasta, sin respuesta del ejército francés y con la mayoría de sus amigos, incluido Joyce y familia, huidos de París, Beckett y Suzanne deciden sumarse a la desbandada. Después de muchos tira pa’aquí, tira pa’allá en trenes atestados o en la parte trasera de camión, nuestra pareja llega, con una pinta que ya se pueden imaginar, a una bonita ciudad del sur de Francia, Carcassonne. Resulta que allí vivía una vieja amiga norteamericana de Beckett que había convertido su vivienda en refugio. Y, lo que son las cosas, en esa misma casa se encuentra Marcel Duchamp, amigo y amante de la norteamericana. Marcel y Sam pasan las tardes jugando al ajedrez. Mientras tanto.

ELOTRO


***

lunes, 26 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…





La tradición de los oprimidos nos enseña que la regla es el ‘estado de excepción’ 
en el que vivimos.

(W. Benjamin)


Cuando algún  partido político se ha percatado de que hasta el mejor trampero acaba cayendo en su propia trampa, o sea, de que su pasado, su presente y su pomposa proyección de futuro ya no cuelan ni con vaselina en las mentes más predispuestas o vulnerables, acaba montando una comisión de expertos con el encargo de husmear por tierra, mar y aire y emitir por triplicado -la Troika, ya saben- un informe en profundidad que explique que coño está pasando en el cortijo.  
Después de una exhaustiva investigación, los expertos (tendenciosamente “bergsonianos”) informan:
Consideramos que “Es inútil ir a la búsqueda del tiempo perdido: no hay reversibilidad del tiempo. (Además) El tiempo es nuevo a cada instante.” Otra cosa, añaden, es que se pueda, si se quiere, prolongar e incluso vigorizar el colosal simulacro que hasta ahora continua, mal que bien, en pie y dando sus frutos.
Lo ocurrido, perdonen la inmodestia, es muy simple: pasado, presente y futuro han penetrado cada uno en el otro hasta llegar a fundirse y a hacerse -claro que en esencia siempre lo fueron-  indistinguibles; y, lo que es peor de cara a la clientela, también en lo que se refiere a sus antiguas y convincentes apariencias, quedando lastimosamente como grotescas caricaturas de sí mismas. Y, tras esa lamentable fusión, han terminado por conformar una uniformada, homogénea y putrefacta pasta de apariencia intemporal aunque apestando a momia vieja y decrépita, por decir algo.
Por lo tanto, en nuestra humilde y “bergsoniana” opinión, no queda otra que la de toda la vida: proclamar a los cuatro vientos y por tierra, mar y aire algo así como: Nos hemos reformado o redibujado o renovado –como gusten- o sea, que hay que cambiar, ¡y hacerlo cagandoleches!, los adornos (aquí como pueden comprobar dejamos a Bergson y abrazamos con entusiasmo a Lampedusa) y conservar, eso sí, bien amatojadas, las sagradas estructuras. Y punto pelota.”
Pues nada, aceptemos el diagnóstico y la terapia, cambiemos los muñecos, pintémoslos de abstracto, hagamos inalcanzable su realidad, su verdad concreta, y sigamos disfrutando, como Dios manda, de la concreta mentira que nos alimenta.
-¿Votos a favor?
-Troika.
Pitido final.

***

Vive -no lo niega, ¡qué remedio!- del Régimen corrupto, pero procura que su particular “poltrona” o “poltronita” dentro del tinglado corrupto no se confunda con “él”.

Desde el punto de vista capitalista, la mercantilización de todo lo que se menea o no, es “beneficioso”. Para el pensamiento libre y crítico, un desastre absoluto.

ELOTRO


***
“No sólo nos nacen sino que la vida nos la dan prefabricada”.
 (Unamuno y Malcolm Lowry)


***

sábado, 24 de mayo de 2014

El pasado, de Asghar Farhadi




Dice, Asghar Farhadi,  el “oscarizado” director iraní de “El pasado”: “Tuvimos dos meses de ensayos que nos hicieron crear la emoción de una familia y nos dieron todas las respuestas”.
A mi está película me ha parecido interesantísima precisamente porque no da respuestas, sin embargo plantea al espectador un sin fin de inquietantes y muy concretas preguntas. Nada de “grandes y transcendentales” preguntas, solo cuestiones ordinarias que marcan indeleblemente la “vida”, en familia, en pareja, en soledad… de la gente. Supongo que él se refiere a otro tipo de respuestas. Las que posiblemente necesita el equipo artístico para conocer previamente qué terreno pisa “en la obra” (Digo “en la obra” con toda la intención porque aunque “El pasado” es indiscutiblemente puro cine -¡sin música!-, ese magnífico guión –que permite el lucimiento del estupendo plantel de actores- también me ha parecido potencialmente “puro teatro”. Farhadi: “Empecé mi vida profesional en el teatro, sigue siendo mi sitio favorito”). Supongo. Eso, ya sabemos que en nuestras vidas, ni en dos semanas ni en cien años. Porque no hay manera, demasiadas preguntas que nos sobrepasan, que nos acorralan, que nos aplastan, que quedan sin respuestas o que simplemente llegan, las que llegan, tarde o fuera de tiempo y lugar, cuando ya no se las espera ni nadie impaciente las necesita o sencillamente cuando ya no “somos” ni “estamos”. Y ahí quedan, sumando lastre, “viviendo y pesando” en los cajones del pasado.



Se nos muestran relaciones que se deshacen viviendo bajo el mismo techo o que parecen recomponerse aún estando “aparcadas” o sufriendo alejamientos de miles de kilómetros. Los personajes de Farhadi –cuando escribo esta nota aún no sé explicarme el motivo por el cual la película “engancha” con tanta fuerza desde el mismísimo arranque-  resultan ser gentes insultantemente “concretas” –y aquí me refiero tanto a sus “formas”, las múltiples facetas, como a sus “contenidos”, que no ocultan el lado oscuro, ni en mayores ni en pequeños-, que como cualquiera de nosotros actúan más que piensan -¡qué cosa esa de la impertinencia entre lo que se piensa y lo que se hace!-, que vienen y van por propia voluntad –entiéndanme- pero menos, gentes enérgicas y peleonas a las que les ocurren cosas muy desagradables (de un total de veinte espectadores en la sala, dos parejas maduritas abandonaron el local, supongo que a falta de “azúcar”, a poco más de media hora del inicio, otros aguantaban, como mi vecino de butaca, roncando sonoramente. La sesión de las 16.00 es lo que tiene.) de las que en ocasiones son sujetos activos o pasivos (gente que pinta, que se mancha de pintura, que se corta con el cuchillo y sangra, que se lastima la muñeca o arregla el desagüe de la pila y se mancha, que abandona niños o husmea en el móvil del otro, que intenta suicidarse o que maquina desencuentros y venganzas mientras cocina, ya digo, nada de abstracciones, todo muy concretito, como la "verdad", que decía Lenin.) o mitad imprudentes y mitad irreflexivos pero, como ya escribió Jules Renard: “Las cosas desagradables me hacen sufrir mucho, pero las prefiero”.




Pues eso, que están vivos y les pasan cosas. Gentes que dejan hueco o que cubren huecos dejados, que no acaban de desaparecer ni de regresar o ni siquiera “están en lo que están”; que arrastran bajo la lluvia maletas perdidas que a destiempo aparecen rotas, aunque con los regalos y sus envoltorios indemnes, y llenas de dudas tanto propias como ajenas, de desconfianzas también mutuas y en constante proceso de retroalimentación, de malentendidos enquistados; de olores que, eso dicen, se resisten valerosamente al olvido, a pasar páginas sin leer o malamente leídas.
Dice la crítica, tan perspicaz como de costumbre, que el cine de Asghar Farhadi no es político. Hombre, ya supongo que como la mayoría de las obras artísticas ésta también puede soportar lecturas muy diversas y si me apuran hasta antagónicas pero, por mi parte yo no veo en este film otra cosa que lo político, es decir, lo común, lo colectivo… ¡y sin el edulcorante de la banda sonora!


ELOTRO


***

jueves, 22 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…




Se fotografían las cosas para poder sacarlas de la cabeza.
(Kafka)


Dices tú de capitalismo: El lema: “nada a largo plazo”, se impone pues la llamada externalización, o sea, el Intermediario de Trabajo Temporal. De tal manera que el “capital impaciente” y su insaciable deseo de un rendimiento rápido implanta su método: “funcional” para la empresa, “disfuncional” para el trabajador (fijo o temporal bajo la acojonadora incertidumbre de si habrá o no: continuación). “La fuerza de los vínculos débiles”, ya se pueden imaginar que es el Capital –“desconectado” de obligaciones contractuales-  el que sale fortalecido y el Trabajo –expoliado de los más mínimos derechos laborales y sociales- el que...
La capacidad de identificarse con los sentimientos ajenos, ¿sin llegar a solidarizarse con los intereses ajenos?
La división del trabajo, la escala salarial (la lógica de la división jerárquica), los distintos niveles de prebendas, sinecuras, ventajas y otros privilegios, ¿reprimen la “demonizada” solidaridad entre los trabajadores y provocan desconfianza, conflictos y enfrentamientos entre ellos? El “Mercado” y sus oráculos proponen; el trabajador/consumidor obedece.
El tiempo parcelizado del trabajador, parcelizado y cronometrado por el empleador que es quien fija los límites, fijos o flexibles, los criterios espacio/temporales, es decir la “movilidad”, y las posibles variables experimentales o imprevistas a las que por supuesto el trabajador/cobaya deberá de someterse sin rechistar. Me vienen a la memoria aquellas delirantes escenas de “Tiempos Modernos”, de Chaplin.
Se pueden suavizar los males de la degradante rutina en el trabajo, dice la “psicología industrial”, pero no eliminarlos. Hora tras hora, en el mismo sitio y en la misma postura y frente al mismo horizonte, y la misma manivela o la misma palanca…una actividad mecánica insertada en la propia mecánica de la máquina, de la fábrica, de su rutinaria y mecánica vida que le permite ganarse “esa” vida. Un presente inmediato idéntico a un pasado y a un futuro presumiblemente igual. Repetición continua de hábitos que dominamos y que, ¿nos dominan?
Dices tú de las ¿sorpresas? que nos da el capitalismo: En los USA y ya en el año 1998 una ETT (Empresa de Terrorismo Laboral) como MANPOWER (les suena, verdad?) era el primer empleador del país, tenía 600.000 personas en nómina, superaba a GENERAL MOTORS con 400.000 e IBM con 300.000.

(Ver: Richard Sennett, La corrosión del carácter)

La culpa, esa vieja amiga, esa cruz con la que cargamos, ¿o nos cargaron?, y que no se pierde un puto evento. De parte de la familia de la novia o del novio…? y qué más da, por encima de tus posibilidades (¿o nos gusta pensar que adquiridas?) está.

Desde dentro de la rutina se ve la rutina como una lacra, embotadora, repetitiva y destructiva; desde fuera, depende… de los frutos que de  y de los que podría dar su contrario.

ELOTRO

***
Vive como piensas, o pensarás como vives.
(Paul Valéry)



***

martes, 20 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…






Tsvetáieva dijo de Pasternak que se parecía a un árabe y a su caballo.
(Susan Sontag, “Diarios”)



No me importa lo que mis tweets “parecen” decir, me importa la idea que no se puede expresar en ellos. (¿porque no existe?) Duchamp y ELOTRO

Esta democracia ejemplar que disfrutamos en Ejpaña llega al extremo democrático de conceder más relevancia política y democrática, bien que sólo en periodo electoral, al antidemocrático abstencionista que al democrático ciudadano de bien y de voto sin falta.

En el “Nuevo Orden Tuitero del Régimen PPSOE” sólo los que cumplan con sus deberes y obligaciones (Decretados por el Régimen PPSOE) tendrán derechos a la hora de cumplir con sus deberes y obligaciones (Decretados por el Régimen PPSOE).

Puede, digo puede, que abstenerse no sea pasotismo ni indiferencia; puede que no tenga nada que ver con abstenerse de “hacer política” sino más bien con abstenerse de hacer “la decretada” política oficial, la que consolida el sistema corrupto hasta las cachas y hasta el culo, la que “ellos”, el “alto mando que de verdad manda” deciden que es la única “posible” dentro del marco que chulescamente califican de “democrático y constitucional” y, claro está, a remolque de arteras reglas pretendidamente imparciales que  sin embargo, “a la hora de hacer las cuentas”, resultan manifiestamente mejorables por no decir repugnantemente ventajistas. E intocables.

Dicen que algo les dice que no hay que bromear con el status quo, que no es el momento de hacerlo, ¿Es algo que les dice o alguien que les dicta?

La gente piensa que es durante el periodo electoral (las cámaras, las promesas, la televisión, los debates, los mítines…) cuando el político hace teatro… la gente piensa…

Tweets:
-Pero acaso no te das cuenta de que el abstencionismo es una forma de NO estar en el mundo.
-¡Ojalá!

Nadie en su sano juicio sabe lo que es un juicio sano, y si lo sabe se lo calla, porque recuerda aquello de “Tengas juicios aunque…”

Al cerrar (la experiencia) ciertos libros, uno ya no vuelve a sí mismo: no puede, ya no es el mismo.

ELOTRO

Oído en una fiesta: “Estás pasando por encima de mi historia”, (A alguien que te interrumpe).
(Susan Sontag, “Diarios”)


***

martes, 13 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…





Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo.
(Ludwig Wittgenstein)


Acerca del supuesto “pecado abstencionista”: El juego a la derecha, a los últimos cuarenta años me remito,  se lo hacen los que aceptan la imposición de las reglas y el juego de la derecha que garantizan el triunfo de la “DERECHA”, o sea, del Régimen PPSOE, en la desigual y amañada contienda de las elecciones; y digo más: habidas o por haber en “la buena dirección”.

Entre ese “saberlo todo” y ese otro “no saber nada” existe un fértil territorio donde no crece nada ni todo. Eso sí, es cuesta arriba.

Ideas envueltas en niebla formada por  una espesa capa de palabras que se superpone a otras capas también reglamentariamente atiborradas de palabras igual de turbias y nebulosas. Se trata de un vidrioso revestimiento fruto de la suma de todas ellas, y  a prueba de una más que improbable exploración ya sea de carácter interno o de impertinente curiosidad externa. En resumen: Ilegibles pero resultonas.

Achacar a la abstención la eterna prolongación del bipartidismo hegemónico del PPSOE fue cosa, en origen, del potente Vector de la C.I.A. llamado Huffington Post a la sombra de El País. Y claro, con esa colosal piedra de molino comulgan alegremente  los fanáticos descerebrados de siempre y algún que otro millón de indiferentes “excelentemente (in)formados.


Algunos tuits:
Yo soy abstencionista porque los votantes me han hecho así... (incluso más que sus corruptos líderes y sus corruptores financiadores).

Todo gran líder aspira a conseguir una mayoría suficiente y estable para poder desarrollar, con plena impunidad, sus capacidades inhumanas.

El español de bien, a la hora de robar, no se abstiene: siempre puede elegir entre la amnistía fiscal y el indulto por mayoría absoluta.

El Instituto Geográfico concluye que hay "relación directa" entre los seísmos y el Castor y la abstención prevista.

No te abstengas, practica el arte de votar sin mirar atrás. (Tampoco importa si no miras a quién votas, tú vota: Para eso ganamos la Transición)

En España hay cuatro millones de parados sin prestación. ¿Se abstienen de solicitar la prestación? ¡El gasto en protección un 15,5% menos!

A este paso a Kennedy lo mató la abstención.

Los dos grandes partidos y las 41 cabezas de ratón por fin de acuerdo: La abstención es ETA

¡OJO! El ministro opusino del Interior alerta a presidentes de mesa y observadores europeos sobre comandos itinerantes de abstencionistas.

El opusino ministro d Interior, con el mirar hacia otro lado d las 41 cabezas de ratón, propone cárcel por enaltecimiento del abstencionismo.

Ahora que hemos conseguido que el voto no les sirva para una mierda, van y se abstienen. Ni rabo de león, ni cabeza de ratón, ni gato b/n...

Ya no funciona lo del León o el ratón o el gato multicolor q caza... ya no votan ni con pinza en la nariz ¿les ofrecemos tapones pal culo?

Se empieza criminalizando la abstención, se continúa penalizando el voto en blanco y se acaba beatificando el voto en negro y sobre-cogedor.

Me dice un amigo q qué perra la mía con la abstención... que imagine como habría acabado Eurovisión si se hubiese admitido la abstención.

Cada votante de partido extraparlamentario funda la ilegitimidad de su inexistencia parlamentaria en la existencia d abstencionistas lerdos.

ELOTRO
***

Aquello que se deja describir puede también ocurrir…
(Ludwig Wittgenstein)


***

domingo, 11 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…





El dogmatismo es, en todas las materias, la consecuencia natural de la estrechez de miras y el servilismo. Lo razonable sería pensar por nuestra cuenta, en nuestro propio lenguaje: pensar, digo, y expresar las ideas con claridad, precisión y fuerza.

(José Maria Blanco White, hace 200 años)



El que más y el que menos tiene una cuenta en Twitter con seguidores o en Facebook con amigos o tiene un blog con cuadraditos de otros blogueros que te siguen y/o sigues. Me pregunto porqué en FB no existe también una apartado para los “enemigos” y en Twitter para los que te seguían pero han dejado de seguirte y para los que seguías y has dejado de seguir… sería algo así como la “trazabilidad” (recuerden las etiquetas del ganado tras el caso de las llamadas vacas locas) de tu odisea digital… por supuesto también en los blogs dónde debería quedar, digo accesible, un archivo activo de las altas y bajas y de los comentarios de todos los matices, incluso los borrados por el autor o los censurados por el administrador, y, por cierto, esos navegantes silenciosos que no dicen esta boca es mía pero que también dejan, aquí no se libra ni Dios, "huella digital"… sí, creo que estos datos podrían poner alguna luz sobre este supuesto viaje virtual que nos lleva a pensar, no sé si a todos, que -sin movernos de nuestra oscura pero conectada caverna- estamos acompañados de sombras y amigos y seguidores que comparten nuestras dudas y miedos y nuestras certezas o sueños y nuestra necesidad de compañía o amistad vicevérsicamente cuidadora.
Creo que las grandes corporaciones, virtuales, ya me entienden, que celosamente almacenan y poseen la llave de todo este material que cada uno de nosotros ha ido agregando a esta colosal olla podrida digital y global, deberían de ponerla a disposición de todo internauta que lo desee. Asomarse a ese abismo quizá sea la única manera de enfrentarnos a esa realidad virtual de la que virtual y realmente nos desentendemos, y ver cómo malgastamos, o no, nuestros días y en qué consiste nuestra dependencia de ¿nuestras apetencias? y cuánto nos cuesta –no mercantilicemos, por favor- nuestro sometimiento.

Dice “El País”, órgano dependiente del brazo político y propagandístico de la CIA que: “el bipartidismo PPSOE se eterniza a costa de la abstención”, ¿Será que los votos no cuentan?

“Nadie pretenderá que un amigo de Facebook o un seguidor de Twitter sea lo mismo que la verdadera amistad”. El mismo navajeo sí, pero ni gota de sangre. Ni punto de comparación…

Si no fuera por los mítines, los programas y las promesas de la campaña electoral, no tendría excusa, desmemoriados como nos tienen, para abstenerme.

Por si quedaba alguna duda en esta monarquia choricera en la que nos nacieron, acaba de arrancar la campaña electoral europea con Miguel e Isma, chavales de 20 y 19 años, en prisión por motivos políticos, ¿presunto delito cometido?: ¡Se han atrevido, el pasado 22M, a ejercer el derecho de manifestación en compañía de otro millón y medio de personas! …y, es de entender –han sido detenidas y fichadas más de cien personas- desde el punto de vista del ministro del OPUS que, algún montaje policial intimidatorio, como el de las muletas pincho o los detergentes-explosivos-, había que hacer… no vaya a ser que cunda el mal ejemplo y el dócil rebaño despierte y empiece a pendejear con sacar del papel mojado y llevar a la práctica los derechos democráticos y demás mandangas subversivas… como si esto fuese Cuba o Venezuela…

Escribe Goethe: “Quién lamenta los estragos/ si los frutos son dulces? Pues eso: vende caro, compra barato; toma el dinero y córrete; engáñense los unos a los otros; el beneficio propio no conoce límites, y si surge el inconveniente, no lo tolera, lo aplasta…y así…

ELOTRO


***

Los poemas no cambian ciertamente el mundo, pero transforman el estar en el mundo.
 (Paul Celan)



***

viernes, 9 de mayo de 2014

MOLIÈRE EN BICICLETA de Philippe Le Guay




Leo que cuando Molière escribió “El Misántropo” en 1666 (mil años antes que Roberto Bolaño hiciese lo propio con su obra póstuma e inacabada) se encontraba prematuramente avejentado, aunque sólo tenía 44 años de edad –bien es verdad que de la época, antes del euro-, enfermo de hipocondría y sumido en la amargura tras ser abandonado, ¡oh!, por su cruel esposa, por cierto veinte años menor que él. Empezaban a quedar lejos los días de gloria y las elegantes cenas con el mismísimo Luis XIV…

La película, de título original “Alceste à bicyclette”, o sea sin “Molière”, está construida o estructurada sobre o en torno a algunos datos biográficos de Molière -¿Un clásico contemporáneo?-, claro que traspolados a la Francia actual, incluida por supuesto su obra “El Misántropo”. Por ejemplo una buena parte de las secuencias consisten en los sucesivos ensayos –ora tensos, ora dramáticos, ora humorísticos, casi siempre accidentados…- de la primera escena de la obra teatral por parte de los dos actores protagonistas del film ( Fabrice Luchini -Alceste o Filinto-, interpreta un misántropo –el director dice que pensó en Céline viviendo en Meudon: no se lo cree ni él, esa coartada cultureta no cuela ni de chiste malo- hipocondríaco, una vieja gloria herida, hastiada y cansada “del insufrible mundillo artístico y de los egoístas y vanidosos y traidores bichitos que lo pueblan” que habiendo llegado a la cima, o la sima, de su carrera de actor, decide ponerse a salvo y retirarse broncamente, tres años atrás, a un escondite –bueno, sin exagerar porque en realidad existe un moderno puente que comunica, por ejemplo con el hospital que opera las vasectomías de la comarca- perfectamente la antes aislada isla y que le permite ser el segundo destino turístico nacional preferido por los franceses turistas… y este es el tipo de cosas que me gustan de esta película, hay un hilo de sutil socarronería que la recorre y atraviesa y la perfuma, de alguna manera hay que enmascarar “el tufo de las cloacas”, de principio a fin-  sin teléfono, fijo, en la Isla de Ré -y autor además de la idea original previa al guión- y Ambert Wilson -Filinto o Alceste-, ahora actor televisivo de éxito que viaja a la isla y pide a su amigo -al que encuentra alimentando la chimenea, ojo a la simbólica pincelada, con los guiones que sigue recibiendo de la “industria”-, maestro y colega que vuelva a los escenarios  e interprete junto a él, si no queda más remedio intercambiando los papeles principales: “El Misántropo”, que es punto de partida y de llegada).




Ya se pueden imaginar, ¡son actores!, la batallita de egos. A cara o cruz, sí, ese es el nivel de puerilidad, se juegan en cada ensayo el papel a interpretar, Alceste, que es el papel goloso porque chupa más cámara, tiene la culpa. El uno pide o más bien exige exhibiendo galones, respetar cierta dicción,¡la tradición!, la música de los alejandrinos; cuando el otro reclama su derecho a dirigirse sin cargantes antiguayas formales al público contemporáneo, ¡que es el que pasa por taquilla!. La vieja gloria no puede pagar cinco mil euros para arreglar la fosa séptica que le apesta la casa y la existencia; por su parte la estrella televisiva se plantea, ahí queda eso, comprar una casa en la isla por más de un millón de euros. Y aquí, en plena aventura inmobiliaria, aparece la dama que anda desquiciada en trámites de divorcio y que, tras varios encuentros y amando a Alceste, acaba sin embargo follando con Filinto, ¿O era al revés? Cuando Alceste, Filinto y la dama italiana se pasean en bicicleta, entre ciénegas, la cosa recuerda vagamente a Jules et Jim. De acuerdo, es otra música –“il Mondo” de Jimmy Fontana:
El mundo,
nunca se ha parado ni un momento,
a la noche le sigue siempre el día,
y el día llegará.
Oh, el mundo
…otro color, otra geografía y sobre todo otro triángulo, quizá más obtuso, de amor y desamor y de aprendizaje, a contrapelo, de la decepción... pero veo homenaje, blandito, apastelado, pero homenaje.




La Isla de Ré, microclima aparte, es un lugar más bien inhóspito, lluvioso, de vientos racheados, gris, lleno de gaviotas carroñeras no sé si peperas pero sí de vuelo bajo y casi deshabitado… anotar sin embargo que la mayoría de las escenas transcurren en "interior", en un interior "desconectado" de la red de cloacas y alcantarillado... en fin, aunque se habla de una película de militancia minimalista más creo que toca, bien que con no mucha profundidad pero sí con muy “malas” intenciones, multitud de asuntos grandes y pequeños anclados en la realidad -ya saben, en tótum revolútum: la admiración entreverada de envidia, el cinismo bumerán, la amistad mercantilizada, la desconfianza institucionalizada, el individualismo "optimista" y muy profesional y narcisista como único camino a la única verdad: la del triunfador- o sencillas anécdotas que, y no creo que sea por casualidad, desbordan el peculiar microcosmos de “los actores”, o del teatro o del cine… aunque sea calificado X, en su doble penetración matinal. Creo, en definitiva, que Philippe Le Guay y Fabrice Luchini han "acabado", a su manera y en otro lugar histórico, físico y mental, la "inacabada" obra de Molière. 

A mí me ha parecido una buena película, me lo he pasado mejor que con, por ejemplo, la muy alabada “El Gran Hotel Budapest” o la también francesa y de “culto”, supongo que exclusivamente gay, “El desconocido del lago”. Pero eso es harina de otro costal  peliculero…

ELOTRO



***

miércoles, 7 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…





Quien realmente aprende a ver se acerca a lo invisible.
(Paul Celan)

Nos tienen convencidos, a la falta de respuesta de los damnificados, entre los que me cuento, me remito, de que nuestro “malviviendo” es un efecto colateral – dicen los voceros de ellos que doloroso pero lamentablemente inevitable- necesario para la mejora de la economía y del bienestar  del “conjunto” de la sociedad. En la definición de eso que llaman “conjunto de la sociedad” quizá esté parte de la explicación –puede que el origen o la causa- de eso que llamo, por experiencia propia, “malviviendo”… lo digo por si alguien se anima a realizar alguna pesquisa, a buscar “diferencias” o “niveles” o “fronteras valladas y acuchilladas” sociales en o con el “conjunto”, “amalgama”, “conglomerado” o…lo que coño sea eso que los amos del universo pretenden ocultar bajo el engañoso enunciado de “conjunto de la sociedad”. Quizá venga a cuento colocar aquí una cita de un tal Friedrich Hayek, Nóbel de economía en 1974, de su libro, Camino de servidumbre: “Se prohibirá toda información que pueda engendrar dudas o vacilaciones”. Pues eso, que la doctrina que ellos imponen no admite que el personal ande pendejeando con titubeos o impertinentes cuestionamientos sobre el dogma de los Mandamientos que impone y legisla el infalible PODER.
Y que conste que no se me escapa el predicamento, tan lamentable como cierto, del que estos rufianes disfrutan -alternativamente el PPSOE o el PPSOE- entre el entramado social que forman amplias capas de la sociedad, millones de pensionistas –recordemos que hay pensiones de 300 euritos y de 2.800 eurazos- y millones de miembros de la clase media y media/alta, que comulgan con indisimulado gusto, o al menos una parte como mal menor, con esta contrarrevolución neoliberal que está reinstaurando a ritmo vertiginoso -¡debido a la crisis!- el esclavismo de nuevo cuño y la ley de la selva bajo el puño de hierro de siempre. Además de la acelerada destrucción del medio ambiente que pone en grave peligro la propia pervivencia de la especie humana sobre el planeta. Da que pensar que esta última frase hoy por hoy siga sonándole a la “mayoría social” como apocalíptica. La ignorancia cultivada es el fruto que tiene.
Desde luego es muy lógico que, con lo que está en juego, digo el botín que llevan amasao (y abro aquí un paréntesis para introducir una escalofriante cita de César Rendueles en su “Sociofobia”:  “…la realidad de las economías occidentales ha invertido los términos iniciales del contrato social económico. Según el Banco de Pagos Internacionales el importe total del conjunto de transacciones financieras representaba en 2007 setenta veces el valor del PIB mundial”, p. 57) no nos lo pongan fácil: digo la posibilidad de comprender, de aprehender por parte de los mindundis de a pie, qué pasa y por qué pasa lo que pasa y lo que no. Son expertos, y además cuentan con sobrados medios y un ejército de “intelectuales” orgánicos, en confundir y desorientar al personal.
Se da la paradoja de que los mismos causantes de la crisis/estafa están al mando, no hablo sólo de los lacayos “electos”, que también, en la “solución” de la misma. Cada día está más claro que la mal llamada “crisis” ha sido meticulosamente provocada, ha estado perfectamente planificada desde muy arriba (No, no son cosas mías, entre otros cuantos, leo que un brillante economista llamado Hyman Minsky llevaba avisando desde finales de los años cincuenta de lo que se estaba incubando en aquellos años dorados de desarrollo y crecimiento estable. El tipo tiene un aforismo muy curioso: “La estabilidad es desestabilizadora” y libros donde se explica, claro).



Recuerden las palabras de Rockefeller sobre la necesidad de crear “un nuevo orden mundial”, recuerden las fechas en las que las pronunció en aquella reunión del Club Bilderberg (2007) y repasen los acontecimientos que se dispararon a partir de entonces y, en fin, observen  detenidamente, en el colmo del absurdo y después de la gran jugarreta, en qué consiste la mal llamada “salida” de la mal llamada “crisis”: Esencialmente –sobre todo en la Unión Europea aunque con matices y según los países a distinto ritmo e intensidad- en la destrucción del llamado Estado del Bienestar –construido tras la Segunda Guerra Mundial como “Muro” contra el indeseable, y entonces temible, contagio que podrían producir los servicios “socialistas”, vivienda, empleo, sanidad, educación… provenientes del otro lado del mal llamado telón de acero- en una arrasadora política de privatizaciones, o sea, en la expropiación pura y dura de la mayoría de los bienes comunes y en la conversión en “negocio mercantilista y clasista” sobre la aniquilación de todos los servicios públicos.
Supongo que a pesar de los omnipresentes y omnipotentes medios de desinformación, no hay que ser muy espabilado para “constatar” en el acontecer diario que, el malviviendo va caminito del malsobreviviendo el que pueda… ¿No vemos las razones por las cuales hay que dejar de sostener un sistema tan criminal, tan corrupto y tan “objetivamente” insostenible como el capitalismo? Sea  porque muchos prefieren mirar hacia otro lado y otros, los menos, carecen de motivos para dejar de ser egoístas, desconfiados e insolidarios… el caso es que la contrarrevolución neoliberal, la de la minoría rica, va ganando… por goleada! (Pero que conste que todos los goles los marcamos nosotros…¡en propia meta!)

ELOTRO


***

 El peso del mundo y el lastre de la cultura son (¿Como es sabido?) dos cosas distintas.
(Paul Celan)


***

domingo, 4 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…






Desmitificar “no” significa: sustituir mitos por  contramitos.
(Paul Celan)


Estaba en plena mudanza y, en medio del trasiego, comprendí ese enunciado: “prosa de sonajero”; desde lejos, en el ir y venir, podía escuchar la música de las obras de Umbral. En algunos casos, absolutamente sublime.

El “ruido” no perturba ningún orden, y mucho menos el del silencio, el del silencio reglado, legislado, forzoso, al que por el contrario justifica, afirma y legitima.

Estos franquistas de mierda nos obligan a sobrevivir en “su” pasado; así que tendré que volver sobre mis pasos, pero, ¿por encima de qué? ¿y dónde me agarro? Tengo muy comprobado que por muy lejos que lo lances, el pasado siempre regresa, habita dentro de nosotros, fue y por tanto es, un cambio hacia atrás, hacia el pasado, el inicio de esta involución. Cuenta Manuel Vázquez Montalbán que el sub-comandante Marcos le contó que él aplicaba un consejo no de Lenin, sino de Lewis Carroll en “Alicia en el país de las maravillas”. Alicia para alcanzar a la Reina de Corazones debe de caminar hacia atrás: “Ha de volver al pasado para poder avanzar”. No sé si tirando de aquí…

El desconocimiento absoluto resulta demoledor, es el qué, el porqué y el cómo de los regímenes absolutistas.

Demasiadas veces uno es esclavo de la familia, de las amantes o de las amistades, cuando no de gentes peores.

Hay palabras que no es que cambien de barricada o de color, sencillamente adquieren otro significado en otra trinchera con otro color.

El PPSOE es la doble personalidad de la derecha, esa que nunca recuerda qué mano, la derecha de José María Aznar o la diestra de Felipe González, ha cogido el sobre del dinero negro. Pero ahora, ante las encuestas, les ha entrado el canguelo, y han acordado algo así como una “Sociedad de Socorros Mutuos Bipartidistas”. Aunque se sepa o, lo que mucho me temo, para que se sepa.

Cuando el capital internacional que domina la economía global se afana cada vez más en sofisticadas ingenierías financieras, aquí, en Ejpaña, nuestros ejemplares emprendedores y sus serviles políticos vuelven, ¡sí señores!, al trueque: yo te doy, tú me das y ¡que se jodan los de siempre! Justo es reconocer que el PPSOE ha conseguido, “cantinfleando alternativamente”, que “esta provincia del orden global, no sea soberana ni en economía, ni en investigación, ni en política, ni en estrategia militar... pero ¡sí en represión! (MVM)

Cierto que cuando el nota abre el pico es sólo para proferir naderías -eso sí, con su rotunda voz ronca y sensual-, su físico exhibe un indisimulable desgaste debido sobre todo al obstinado uso, ¡son muchas las agarradas!, y claro, a la edad, por lo demás insondable; la verdad es que gusto, lo que se dice gusto, no tiene, nunca tuvo, ninguno, ni sentido del decoro o la estética el muy cochino, pero hoy por hoy, hasta eso me gusta; y, además, el muy lúbrico y muy caliente y muy tóxico, me come muy bien y ¡menudos lingotazos me pega y menudos lametazos me pega!, en cuanto me descuido se abalanza y de puro ansioso no le frenan ni tirantes, ni botones, ni corchetes, ni faja, ni cremalleras; anda siempre hambriento y sin miramientos, él no desabrocha, él abre trocha y te invade  tengas o no tengas las defensas bajas o las piernas abiertas; mucho más obseso que yo, dónde va a parar, lo suyo no son brotes ni episodios es de a todas horas todos los días...  y, como está mandado, no pone pegas al bombeo por la espalda, mientras leo... y por muy hundida que me encuentre, siempre me reflota, y esas cositas pues... ¡qué coño!: que después de tantos años creciendo en mí día a día -y algo, lo sé,  que ha decidido quedarse y anidar- me resulta cojonudamente familiar. Por otra parte es evidente que ha hecho progresos notables aún sin salir de su inepcia, pero con él, llegado a este punto y a pesar de lo esmirriado que se ha quedado, estoy tranquila porque por fin he encontrado mi desequilibrio. En fin, que descontenta no me veo.
Él, no sé, supongo que también tendrá sus santas, sus beatas, sus pelanduscas, sus rituales y demás hechicerías secretas… yo, en cualquier caso, me conformo con que siga considerándome  su hereje favorita, al menos en fechas señaladas y fiestas de guardar.

ELOTRO


***

Una extraña historia, la historia de nuestro mundo: no del todo del mundo, no del todo nuestra, no del todo historia, no del todo tan extraña.
(Paul Celan)


***

jueves, 1 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…





"En el vino está la verdad." ("In vino veritas" en latín)
(Plinio el Viejo)


La Comunidad de Madrid entregará sus medallas el 2 de mayo, y sí, Rouco Varela se ha inmatriculado una de oro. Y mezquitas a la mar…

Entonces ocurrió: el mismo PSOE que nos robó (véase la violación Constitucional), nos desocupó (véase la Reforma Laboral) y nos desahució (véase la Ley Hipotecaria) , ahora nos promete recuperar parte de lo robado (véase los carteles de la candidata europea). Bueno, sólo si le votamos. Los estadios electorales es lo que tienen, que no tienen vergüenza.

En cada periodo electoral, los candidatos corruptos, prevaricadores, y mangantes electos o en vías de, gastan la pasta, este año se han subido la asignación pública un 32%, de los electores (y de los abstencionistas) para, además de cachondearse de ellos, agradecerles su renovado voto de ignorancia y de miedo y de sumisión.

Quillo, mira como el PPSOE está reacuñando sus falsas monedas de curso legal en falsas promesas, bien bruñidas, de ilegible caducidad electoral. En cuanto los lacayos de la Troika vuelvan a tener el voto en la hucha, adiós.

Cuando en un individuo habitan varias personas –sirvan de ejemplo: Jekyll y Hyde-, el monólogo, ¿quién lo firma? Y el voto, o la abstención, ¿quién la ejerce?

Pienso, luego pienso en pienso. Pásalo…digo, pásame… la sal.

Cuando se cansen de que sólo  les utilicemos para votar una vez cada cuatro años, convocaremos elecciones bianuales, anuales, semestrales o trimestrales. Total…

Cuando en un mismo Régimen habitan varios partidos –PPSOE-, el castigo electoral, ¿quién lo sufre? Y la victoria, ¿quién la ejerce?
-¡¡¡…..!!!
-pues eso...de nada.

"En el vino está la verdad." ("In vino veritas") Y las promesas electorales en la etiqueta, con su denominación de origen y lo de los sultitos…  y en las papeletas listas para introducir en la urna.

Últimas palabras de un oncólogo no-fumador (con sentido del humor) que murió de cáncer de pulmón: “Toda chufla tiene su excepción”.

Propongo sustituir la farsa de las elecciones europeas por un referendum europeo con una sola pregunta, “Troika sí, o Troika no”.


Recuerdan aquello de “socializar el dolor”; pues bien, ni ETA, ni Zapatero, ni Rajoy, ni la perra que los parió… La Troika lo ha conseguido.

Un puñado de falsas promesas no constituyen un compromiso. La experiencia de tantas legislaturas nos dice que a cambio del voto sólo obtendremos el lamentable incumplimiento de un puñado de falsas promesas.

Observamos -todos menos los que miran a otro lado o los indiferentes o los incondicionales-, en periodo electoral cómo el PPSOE justifica incumplimientos de la anterior legislatura (Ejemplo: ¿Cómo podrían adivinar las criaturas que la Troika les iba a exigir que violaran con nocturnidad y alevosia y cagandoleches la Constitución?)  y se excusa con nuevas falsas promesas que fijo caducaran en el próximo periodo electoral. Todo muy mecanicista, sí, pero les funciona como un reloj suizo… o una cuenta secreta también helvética.

ELOTRO


“La convicción intelectual, empero, es pocas veces más poderosa que el propio interés” (Eric Hobsbawm)

***