Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

lunes, 28 de abril de 2014

Josef Albers




En la Fundación Juan March (El banquero que alentó y financió el criminal golpe militar de 1936) una gran exposición de Josef Albers titulada “medios mínimos, efecto máximo”.

La muestra se compone de un centenar de pinturas –óleos, dibujos, acuarelas, collages…- y de piezas de mobiliario, objetos, fotografías… los organizadores dicen que se trata de algo más que una retrospectiva (ya saben, hoy todo tiene que ser “algo más” o llegar “más allá” o cualquier otra expresión chorra mamada del “eficaz” argot publicitario con sus “novedad”, “nuevo”, etc. y que incluso ha llegado a los partidos políticos de laboratorio que también venden sus conceptos de más allá de la derecha, la izquierda, el centro, las ideologías o el arriba y abajo… ¡y los fans consumidores pican con gusto!).




Albers fue alumno y después maestro en la Bauhaus de Weimar y Dessau y más tarde en los USA, docente en Black Mountain College. Y profesor en la universidad de Yale. Ciertamente un tipo además de talentoso -teórico del arte, pedagogo, diseñador, poeta-, privilegiado. Participó de manera importante en las que posiblemente -desde luego la Bauhaus, y a mucha distancia, la que más- fueron dos de las más avanzadas y revolucionarias, además de influyentes, experiencias de enseñanza y práctica del arte en el siglo XX.





En el folleto se nos dice que: “…en sus textos Albers rentabiliza inteligentemente sus ideas, haciendo con ellas inversiones en campos tan diversos entre sí como la creación artística, la conciencia histórica o de lo contemporáneo, la tipografía, la enseñanza del arte, el arte abstracto, el color, el diseño, la arquitectura o el sentido de la existencia”. Leyendo este párrafo y su inequívoco “espíritu economicista” me he quedado anonadado, ¿estarán los de la March reciclando agresivos ex-jefes de sucursal en comisarios o curadores artísticos?



“Economía de medios”, “ganancia”, “economía de la forma”, “economía distributiva”, “amortización”… en fin, la criatura que ha redactado tan burdamente el folleto -me parece que confunde el afán de simplicidad, de síntesis, con lo que suelen llamar los modernos emprendedores: "optimización de costes productivos"-, con retales copiados y pegados de aquí y de allá, tiene claro el léxico que debe emplear -porque la base de argumentación sobre el concepto de "economía" en Albers es desde hace tiempo un clásico de la historiografía crítico-artística-, el “mensaje” que debe de transmitir y el “medio” que le da de comer… lo que no parece conocer, ni de lejos, es algo sobre el espíritu y la filosofía (enseñanza teórica/trabajo práctico,”aprender con la práctica”) y la “muy determinada y radical orientación “socialista” en el plano político y social” de su concepción del mundo –faceta esta omitida en el folleto, desconozco si también en el carísimo catálogo- y del nuevo papel que debían jugar el arte/artesanía y los artistas/artesanos -sus dos progenitores, su padre rotulista; procedían de humildes familias artesanas- en el seno de la sociedad (República de Weimar, 1919) que inspiró, financió y desarrolló la Bahaus durante sus, ciertamente desiguales, catorce años de existencia institucional a principios del siglo XX.





El hecho de que Albers no fuera precisamente uno de los miembros “inspiradores o fundadores” no es razón para pensar, y así creo que se insinúa implícitamente desde la tendenciosa y acentuada perspectiva “economicista” del redactor/contable, que no participara de aquellos “valores” originarios –auténtico sustento de la increíble y variadísima siembra y cosecha de ideas/prácticas y proyectos vanguardistas que bullían y tomaban cuerpo en las clases y talleres- , primero como alumno -de Johannes Itten- y luego como profesor, “valores”, repito, que son los que precisamente dan prestigio a su “curriculum”, y los que le abrieron posteriormente las puertas de la Black Mountain y Yale.



Traigo aquí un relato de una estudiante de la Bahaus sobre el estilo pedagógico, era el núcleo de su arte, de Albers:
“Entraba en la sala con un montón de periódicos bajo el brazo que mandaba repartir entre los estudiantes… Señoras y señores, somos pobres, no ricos. No podemos permitirnos malgastar material ni tiempo. Debemos convertir lo peor en lo mejor. Cada obra de arte cuenta con un determinado material de partida y, por tanto, primero debemos investigar cómo está hecho este material. Para ello, primero deberemos experimentar, sin confeccionar nada. En estos momentos preferimos la habilidad a la belleza’ (…)





Piensen que en general conseguirán más cuanto menos hagan. Nuestro estudio debe fomentar el pensamiento constructivo. ¿Me han entendido? Ahora quiero que tomen los periódicos que les he dado y los conviertan en algo más de lo que son ahora. También quiero que respeten el material, que lo configuren de forma razonable y que tomen en consideración sus propiedades. (…)




Horas después volvió y nos mandó que repartiéramos los resultados de nuestros esfuerzos por el suelo… Había máscaras, barcos, castillos, aviones, animales y distintas figurillas muy imaginativas. Las calificó de baratijas de parvulario… Entonces señaló una construcción de aspecto extremadamente simple que había confeccionado un joven arquitecto húngaro. Se había limitado a doblar el periódico a lo largo para que se sostuviera de pie en la forma de unas alas. Josef Albers nos explicó lo bien que había entendido el material, lo bien que lo había utilizado y lo natural que era el procedimiento de doblado en el papel, puesto que con él se conseguía dar rigidez a un material flexible, tanta que lograba quedarse de pie sobre su punto más estrecho, el borde. Además, aclaró que un periódico sobre una mesa sólo tenía una cara visualmente activa, que el resto resultaba invisible. Ahora el papel estaba de pie, resultaba activo visualmente por ambas caras.”

Bueno, a pesar de la extensión de la cita, creo que resulta enormemente ilustrativa sobre la metodología pedagógica de Albers, enfocada fundamentalmente a la formación de creadores para cometidos prácticos, y sobre “su concepción” del arte y el diseño aplicado. Y además me ahorra escribir un montón de tonterías que, en el mejor de los casos, poco o nada aportarían a lo que cada uno pueda “ver” o, por mejor decir, “percibir experiencias sensoriales” (de ahí quizá el "Prefiero mirar con los ojos cerrados" o ¿qué cosa querrá decir?), en la variadísima y siempre extraordinaria y no poco misteriosa obra que nos ha legado  el maestro conceptual, minimalista y abstracto, Josef Albers.

ELOTRO





*** 

sábado, 26 de abril de 2014

“La biblioteca del Greco”





Hace 400 años que murió el Greco y la primera muestra que organiza el Museo del Prado, muy interesante por cierto, se titula “La biblioteca del Greco”.


Parece ser que  el Greco era todo un pintor “intelectual” –llegó a escribir un tratado de arquitectura cuyos contenidos y paradero se desconocen-, aunque autodidacta, un tipo que leía –alardeaba de su conocimiento del griego, lengua materna, y, por lo que se puede comprobar en los originales expuestos, que gustaba de subrayar y llenar de notas tanto críticas (Sobre todo le llevaba la contraria a Giorgio Vasari en su “Vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos”) como laudatorias,  los márgenes de los libros. Poseía libros de temáticas muy variadas-arquitectura, perspectiva, ciencias, historia…-, aunque los comisarios destacan que escaseaban llamativamente los libros religiosos –procedía de una familia de fe ortodoxa-. Y añaden de pasada que en ese aspecto la conducta de nuestro “altanero” pintor era muy “relajada”.

“Cuando el Greco murió en Toledo el 7 de abril de 1614, tenía entre sus enseres 130 libros.” Y según el inventario de bienes parece que nuestro “intelectual”, orgulloso de sus raíces culturales, tenía el lema de menos Platón y más Aristóteles.  Poseía también: “obras clásicas de Homero, Apiano Alejandrino, Jenofonte y otras consagradas a Alejandro Magno, héroe de la historia helena y paradigma de mecenas de las artes por su protección a Apeles, de quien el Greco pudo considerarse una moderna reencarnación.”



Metamorfosis en Italia. Fue en Italia donde se operó la: “definitiva transformación –empezó como pintor de iconos en Creta- que sufrió la pintura del Greco tras pasar por Venecia, Roma y otras ciudades italianas. Fue entonces cuando, a través de una labor autodidacta muy intensa mediante el conocimiento de la obra de otros artistas, el contacto con hombres de letras y la lectura, asimiló la práctica y la teoría artísticas dominantes. Entonces comenzó a considerar la pintura como un discurso autónomo que trascendía la representación moralizante de los asuntos inspirados en la mitología, la historia y la historia sagrada.”(…) “el Greco consideró que la pintura podía imitar lo visible, pero también lo imposible, es decir como una herramienta para explorar las maravillas de lo real y representar asuntos mitológicos o los misterios religiosos”

“Aunque el Greco defendió la hegemonía de la pintura respecto a la escultura y la arquitectura, en su época era común considerar a esta última como la más destacada entre las artes por su vinculación tradicional con las artes liberales y porque su conocimiento era indispensable para llegar a ser un hombre universal. Así debió de considerarse el Greco, quien diseñó la arquitectura de algunos de los retablos en que se instalaron sus pinturas y escribió un tratado arquitectónico cuyos contenidos y paradero se desconocen. Estos motivos explican la presencia en su biblioteca de varios ejemplares del tratado de Vitruvio y los más importantes que se publicaron en su tiempo como los de Sebastiano Serlio, Vignola o Andrea Palladio.”

“exposición muestra cómo, aunque dedicó buena parte de su producción a la pintura religiosa, el Greco no dedicó una sola de sus reflexiones a ella y apenas tuvo once libros relacionados con la religión que, más allá de lo que debió de ser su propia fe religiosa, debía de consultar para adecuar sus pinturas a la doctrina y al decoro”.



En definitiva se trata de enfocar la figura de el Greco desde “otros” puntos de vista, menos habituales para los no iniciados y sin embargo imprescindibles para conocer y aprehender en toda su amplitud la aportación de un artista tan excepcional,  abundando en datos que enriquecen su figura y el contexto histórico en el que tuvo que desenvolverse, y que nos pueden ayudar a comprender mejor el conjunto que forman su vida y su obra dentro de su época. (A modo de ejemplo: El conocido como: “Retrato de un médico (¿)” de el Greco es muy probable que se trate del retrato de  el doctor Rodrigo de la Fuente, amigo del artista y médico muy famoso en Toledo que  además fue mencionado por  Cervantes en una de sus obras… a esos eslabonamientos me refiero…).
Lo dicho, si en vez de quedarnos en la superficie, por muy profunda que sea, rascamos un poquito o palpamos algunas texturas o miramos en los recovecos de los pliegues… es más que posible que se abra un abanico más rico en posibilidades de entendimiento y disfrute…que es de lo que se trata, ¿no?


ELOTRO (El texto es un conglomerado de párrafos del folleto, entrecomillados, y algunos hilvanes o pegotes del “apropiacionista” de siempre).

Más sobre el Greco:




***

jueves, 24 de abril de 2014

“Tren de noche a Lisboa”, de Bille August





“Quien sigue a otro, nada sigue. Nada encuentra; más aún, nada busca” (Séneca, Cartas a Lucilio)


“Tren de noche a Lisboa”, de Bille August. Sólo por escuchar, y que yo recuerde es la primera vez, la impresionante voz de Jeremy Irons, V.O. en inglés con subtítulos en castellano, ya hubiese compensado al menos en parte el paso por taquilla. Por el contrario me ha resultado incongruente e incluso un poco risible  escuchar al casero, el quiosquero o el camarero lisboeta expresarse en lo que me ha parecido un inglés-macarrónico-aportuguesado, digo en su fonética.
El director, August, parece ser un experto en adaptar novelas al cine. Ya adaptó “La casa de los espíritus” de la mecanógrafa oportunista Isabel Allende, y ahora lo hace con la novela del mismo título de un tal Pascal Mercier que, según leo, y a pesar de que no ha participado en el guión, ha quedado muy satisfecho, incluso fascinado, de la puesta en imágenes de su obra. Lo que me lleva a pensar, o quizá mal pensar, en la más que previsible mediocridad de la misma (¿un fenómeno -novelista Pascal Mercier- que explica otro fenómeno -cineasta Bille August-?)


La película me ha parecido ni buena ni mala, poquita cosa; de expresión muy plana y rodada sin convicción ni imaginación en general y, cuando se pone a enfatizar, lo hace desde un sentimentalismo torticero y  bastante empalagoso: todo el mundo es o acaba siendo "bueno", ¡hasta el abominable torturador!, dentro de esta historia. De lo mejor la intervención de ese estupendo actor llamado Bruno Ganz. En las escasas escenas en las que participa arrasa con todo, incluso con el prota Irons, la cámara se queda hipnotizada con él y le dedica con docilidad toda su atención, y más. En una película llena de casualidades que, de tan inverosímiles, revelan burdamente las toscas costuras del apastelado amaño, el bueno de Bruno, en los acogedores brazos del alcoholismo y del tabaquismo, impregna todas sus escenas de mentiras verdaderas, de realidad rasposa, de desolación, de agria nostalgia… en mi opinión el único perdedor, cierto y “verosímil”, que aparece en pantalla.


El profesor de latín interpretado por Jeremy Irons, personaje arquetípico -como el propio actor, recuerden “Retorno a Brideshead” o “Herida”-,  “percha fetiche” muy del gusto de esos elegantes cosmopolitas e instruidos culturetas conocedores y veneradores por igual de la etiqueta "diseño": cocina de diseño, literatura de diseño, la ropita de diseño, las relaciones de diseño, los viajes de diseño, el look de diseño, los yogures de diseño…es un personaje que considera, ¡oh!, que ha malgastado su vida –con una mujer que acabó buscándose novio porque le consideraba un aburrido o con unos alumnos que desaparecían sin dejar rastro cada año, que, comparada con la pasión y la intensidad de la de esos jóvenes antifascistas portugueses –llamados resistentes en la peli-, no hay color. El traslado de Berna a Lisboa –expresado en las, por lo visto, tan falsas como inevitables postalitas/turísticas/culturetas- y el trueque de montura en sus gafas, y otro forzado e inverosímil encuentro casual, resultan un cambio, o por mejor decir, una lampedusiana reforma, con sentido simbólico de cajón o, si se quiere dada su talla, de cojón de mico.


El film está trufado de “citas” procedentes del libro –de diseño, solo 100 ejemplares muy cucamente encuadernados-, auténtico hilo conductor o ensartador de la historia, escrito por uno de los personajes cruciales. No recuerdo ni una. Sí en cambio una de Fernando Pessoa, autor que claro está no podía faltar en esta historieta de amor, mejor amores y desamores entrecruzados, con el fondo, solo culturetamente abocetado, de la dictadura zalazarista y los preparativos clandestinos de la llamada revolución de los claveles protagonizada por las organizaciones antifascistas y encabezadas por los llamados capitanes de abril… y ahora caigo, ¡del guindo!, en que en estos momentos se celebra el 40 aniversario de la Revolución. Que ya sabemos, bueno, los que no tenemos mirada ni memoria “de diseño”, en lo que lamentablemente ha quedado, una decepción más.
Y por añadir… bueno, la presencia, discretita, de esos ya míticos actores, Christopher Lee y Charlotte Rampling, que quizás sólo se expliquen por servidumbres comerciales de la coproducción internacional. El azucarado final, ya se lo pueden imaginar, es una vez más de los de "made in diseño", ¡oh! 

Menos mal que nos queda Bruno Ganz


ELOTRO


***

martes, 22 de abril de 2014

Un traspié a cada paso.





"El primer favor denegado anula todos los anteriores."
(Plinio el Viejo)


Dice Hobsbawm, en su magnífico libro: “LA ERA DEL CAPITAL”, que el enunciado “los trabajadores no tienen patria”, que figura en el “Manifiesto comunista” no era tan irrealista como se supone tan frecuentemente. Ciertamente los movimientos revolucionarios del siglo XIX se nutrían de una tradición “nacional”, como en Francia y aún estaban lejos, nos referimos a la conciencia política dominante entre los trabajadores y la mayoría de sus dirigentes, del necesario “internacionalismo militante de la clase obrera”. También subraya Hobsbawm, que los movimientos revolucionarios de carácter “nacional” resultaban en la época un gran paso adelante hacia ese ideal supranacional, ya que la alternativa con la que se enfrentaba en esos momentos era una escala, geográfica y política, mucho menor -regional, cantonal, provinciana…, es decir, algunos escalones más abajo- que la “nacional”. Convivían por entonces en los sectores más preparados y solidarios de los trabajadores las creencias nacionalistas junto con la puntual “solidaridad” de clase internacionalista. En la época del nacimiento o la constitución de los “estados-nación”, esas creencias “nacionalistas o de buenos patriotas”, no impedían que socialistas franceses y alemanes se uniesen contra la “fraticida” guerra franco-prusiana de 1870. Aquel enunciado comunista lo que marcaba realmente era el camino y el lugar, la escala, a dónde debería de elevarse la conciencia de la nueva clase revolucionaria, o sea, el internacionalismo, condición necesaria para poder construir una sociedad sin fronteras y sin clases. Siglo y medio después, los ricos, la clase dominante,  la oligarquía financiera y sus ubicuas multinacionales dominan, planifican, vigilan y controlan completamente la vida, en todos sus aspectos, de miles de millones de seres humanos a escala global; mientras, siglo y medio después, esos mismos miles de millones de mansos ciudadanos del mundo siguen estúpidamente (auto)recluidos en (micro)escalas -comparativamente irrisorias en cualquiera de los terrenos que analicemos: económico, político, cultural, científico, tecnológico, medio ambiental, lingüístico…  o geográfico- y enfrascados en absurdas luchas “fraticidas” hábilmente urdidas por el opresor global, aquel que demuestra no tener más bandera, etnia, cultura, lengua, tradición o religión que el “internacionalista” poder del dinero.   

La crisis/estafa que nos ha arrastrado hasta aquí, no ha tenido ni un nacimiento ni un desarrollo espontáneo, sino elaborado. Ahí os quiero ver, economistas, analistas, pensadores, activistas….

“El PPSOE gana las votaciones por culpa de quienes no votan”. ¡Cuidado con no ocurrírseme una cosa tan sencilla!

Darte cuenta, en medio de un día cualquiera, de que estás muerto y, para tu sorpresa, de que nadie duda de que no existes.

ELOTRO


***

"No hay mortal que sea cuerdo a todas horas."
(Plinio el Viejo)


***

sábado, 19 de abril de 2014

Me pregunto quién la envía





Me pregunto quién la envía


Me pregunto quién la envía, a esta y a las otras…siempre mujeres, y ya he perdido la cuenta, y cada día más jóvenes… ésta última resulta especialmente turbadora, tiene toda la pinta de una pecaminosa “Lolita”, en la carita salpicada de granos destacan unos labios reventones y bajo la ceñida camiseta  se marcan incipientes senos  y, hoy,  su minifalda a cuadros de colegiala cubriéndole a duras penas el pompis -por cierto de aspecto muy adecuado para, en su caso, recibir azotainas-… hace días que me sigue -y no negaré lo placentero de sentir su presencia detrás de mí-, no pierde comba, -me pregunto cómo hubiese reaccionado si -como pensé y no me atreví a inducir una situación delictiva- hubiese entrado en aquél cineX- la muñequita no para de mirarme de arriba  abajo, demorándose en mis pantalones, y lo hace con descaro, lo disimula mal…pero al final siempre soy yo el que baja tímidamente la vista...  las anteriores eran mucho más discretas, y algo menos jóvenes… claro que  quizás han cambiado de estrategia y ahora se trata de de eso, de que se note, de que no haya lugar a dudas, de que recepcione el mensaje limpio, sin interferencias, de que sepa que ella, por encargo de ellos, está ahí observando y de que soy yo el observado, y de que es así sin interrupción, de forma constante  y cada vez que pongo un pie en la calle… efectivamente algo puede estar cambiando… el asunto viene de lejos y el caso es que hace tiempo que terminé por acostumbrarme a la cercana y silenciosa compañía -sí, digo bien, compañía, no puedo negar que han cubierto un vacío, ¡Ah, cuanto les debo!- de estas sucesivas -en ocasiones se turnan varias el mismo día- y acechantes mujeres… ¿por qué me siguen y observan? ¿por qué husmean en mi vida? ¿Qué significado tiene este seguimiento y vigilancia, esta constante observación de todo lo que hago y de a dónde voy y de con quién, es un decir, estoy? …siempre solas, nunca tuve la ocasión de verlas hablar con nadie, tampoco que tomen notas o hagan fotos, aunque sí suelen hablar, y ahora que lo pienso quizás disparar, por el móvil… últimamente me ha dado por pensar en la posibilidad de que no sólo esté siendo sometido a vigilancia en el exterior, digo cuando salgo a la calle, sino, y por el mismo sinsentido, también en casa… ¿Cuando estoy o cuando no estoy en ella? …ciertamente nunca, ninguna de ellas, ha traspasado el portal, nunca he llegado a verlas en la escalera de casa o en el ascensor, nunca han llamado a mi puerta… desde la ventana, oculto tras las cortinas, suelo contemplarlas mientras me esperan cada mañana, en festivo o laboral, haga frío o calor… soy persona de costumbres rutinarias, ellas y quien les envía lo constatan pronto… aunque hay días que me levanto algo travieso y las desconcierto con algún inesperado cambio en los rituales habituales… si por la mañana retraso unos minutos la salida, puedo ver como mi vigilanta o guardiana o celadora entra en ebullición, camina cada vez con paso más impaciente a lo largo de la acera o cruzando mecánicamente la calle y cómo mira repetidamente hacia arriba, en dirección a  mi balcón o las ventanas que dan a la calle y de nuevo hacia abajo, al portal y cómo mueve los hombros o se atusa nerviosamente el pelo y mira el reloj de su móvil y cómo por fin envía algún mensaje o realiza alguna llamada, supongo que para dar aviso a la superioridad de la imprevista anomalía y recibir las instrucciones oportunas...  por mi parte también aprovecho esos momentos, que evidentemente provoco con toda la intención, en los que consigo que provisionalmente se inviertan los papeles de vigilante y vigilado para fotografiarlas a ellas -para esta labor me resulta de inestimable ayuda mi cámara digital marca “acme” dotada de magnífico zomm que facilita la obtención de nítidos primeros planos, a “Lolita” puedo contarle, sumas y restas, las espinillas, a pesar de la distancia- de esa manera he podido apañarme una más que curiosita colección de fotos de “mis chicas”, por supuesto acompañadas de las respectivas anotaciones referentes a cada  una de ellas y sus modelitos o peinados… bueno, pienso, que no deja de ser una forma de devolver, a quien quiera que sea, su propia medicina… digo que no sé si exactamente de todas ellas, claro, algunas cuando bajo a la calle o doblo una esquina, ya han sido sustituidas, desde luego sí de todas las que me han espiado desde el mismo momento en que  fui consciente de estar sometido a control y seguimiento…  por qué las van sustituyendo cada cierto tiempo es algo como tantas otras cosas de este asunto que ignoro, pero el caso es que el archivo de fotos que he ido completando ya pesa unos cuantos megas y los textos -¡la ficha completa!- que las acompañarán también ocupan varios documentos de Word… en cuanto empiece a publicar el material en las redes, con lo que espero, en primer lugar, tocar alguna cuerda que suene y resuene, y en segundo lugar, explicitar un intento para el inicio de “un diálogo” con no sé quién…  supongo que dado ese paso podré comprobar –he colocado sutiles trampas- si también dentro de casa -asunto que no me parece de risa sino más bien de espanto- o sea, en el ordenador, en el móvil, en el gotelé de las paredes… existe alguna okupa cotilla… aunque a veces también me pregunto si ella, cualquiera de ellas, sabe quién la envía.





PS: Dice mi psiquiatra, al que como es natural le cuento todo, bueno, todo aquello que estimo que desde su delicada e inestable posición es capaz de comprender,  que eso de no distinguir entre lo que acontece en el exterior y lo que por el contrario sólo “ocurre” en el interior, es una función mental que llaman diacrítica y que hay momentos o episodios en el transcurso de la vida de ciertas personas, en los que la tal función no funciona, está suspendida.
Yo creo, porque son muchas sesiones, que me está insinuando algo sobre los cada día más denigrados significantes vacíos envueltos en esplendores verbales o sobre los peligros de mezclar, -no agitar, suele ser su chiste inevitable-  las drogas blandas de mollera y los interrogantes válidos de cadera para abajo, junto con las embelesadoras recetas del declinante neoliberalismo pro-estatista. El hombre, y me duele decirlo, está como una chota y sigue empeñado –desde la primera sesión- en que el origen de todo hay que buscarlo en la complicada relación que mantuve con mi madre… a la que por cierto, y se lo he repetido miles de veces, nunca llegué a conocer…  pero, qué quieren que les diga, por mi parte a estas alturas ya no podría prescindir de su, aunque excesivamente onerosa, compañía…  esa, exterior o interior, que la vida, a cualquier precio, siempre me ha negado.

ELOTRO



***

jueves, 17 de abril de 2014

Un traspié a cada paso.




“Una aventura posible: El encuentro de un signo y de una intención”
(Roland Barthes)



Me acuerdo de aquel tren de justificaciones que llegó antes –aún hoy no se puede precisar cuánto- que el Tabú que emperifollaba y sustentaba (O sea, que se adelantó la parte estética y la previa estructura básica).

La represión es instrumental o no será.

La Vanguardia, sin ningún reparo,  toma la inmensa mayoría de sus ingredientes de la Tradición. De tal modo que toda su aportación, fascinante o no, consiste sólo en alterar la heredada formulación clásica. (O sea, modificar el inacabamiento original).

A este paso, en este atrasado país, el pasado nos adelantará por la derecha, por donde las cunetas llenas de inexistentes fosas llenas.

Cómo será la “cosa” que ni la sapiencia a posteriori se demuestra infalible.

Veleta de mando: lo más corriente entre la gente corriente es dejarse llevar por la corriente. Y así desfilamos todos canalizados “en la buena dirección” y ¡pagando religiosamente el recibo de la corriente!

El gobierno ppatriótico ppeppero expulsa ilegalmente a siete inmigrantes después de compprobar que lo único que buscan es la “foto” con los “dudosos” cortes manando sangre posando encima de la valla. (¡Coño, dice el meapilas del ministro oputarra, un respeto que estamos en Semana Santa, por los clavos sangrantes de Cristo!!!)

La frontera que distingue a los pobres de los ricos es la línea del horizonte que separa lo prohibido a los pobres y lo permitido a los ricos y “donantes, aforados o chorizos indultables”.

Una ley fiscal que castiga una “nómina” de 1000 € con el 21% de impuestos y una “SICAV” de 2,5 millones de € con sólo el 1%, es una ley de clase; de clase criminal.

Ha cambiado el signo de los tiempos: ya no es “derecha” ni “izquierda”, ahora es “cercano al poder”. (Al alcance de la lengua, por precisar).

Los financiadores, controladores e instrumentalizadotes del “poder intelectual”, niegan la existencia de éste. Bueno, esa es también su potestad, y nunca dejan de ejercerla.

Se hacen llamar (quiero decir, los propagandistas) “revoluciones” pero el caso es que se limitan a enturbiar las “formas” (demostrando que ésta también tiene su valor de uso) pero, curiosamente “respetan y conservan” el fondo, o sea el contenido, o sea: la esencia ideológica.

Se pregunta “El País”, ¿quién teme a PODEMOS? Pero yo creo que la pregunta debería de ser: ¿Quién puede temer a PODEMOS? (Lumpen aparte, se entiende).


ELOTRO


***

"No hay libro malo que no contenga algo bueno.
(Plinio el Viejo)


***

martes, 15 de abril de 2014

Un traspié a cada paso.







A la luz de todo cuanto se ha hecho por exterminarlo, se aclara la indestructibilidad del Otro, y por tanto la fatalidad indestructible de la Alteridad.
Poder de la idea, poder de los hechos.
La Alteridad radical resiste a todo: a la conquista, al racismo, al exterminio, al virus de la diferencia, al psicodrama de la alienación. De una parte, el Otro siempre está muerto; de la otra, es indestructible.
Así es el Gran Juego.

(Jean Baudrillard)




¿Te acuerdas de cuando el móvil sólo era un teléfono?
“Las Matildes”, a pesar de todas las evidencias en contra, sólo saben a… teléfono de grifo, ¡Sin burbujas! ¡Sin güifi! ¡Sin cobertores! …a pelo de operadora…

Dice, Zapatero, el de “no nos falles” que, en estas circunstancias de crisis del bipartidismo, vería bien un pacto PPSOE; no, ni falló ni falla a sus amos. Y los milongueros con la matraca engañabobos del “vota a otros”…  como si dentro del Régimen “existiesen realmente existentes” otros… (no digo comparsas, figurantes o floreros; porque cualquier “otr@” cosa que pudiese complicarles el negocio, sería ilegal, radical, violenta, subversiva…).

Ríete tú de Damocles, estamos entre la Troika manostijeras y las vallasnavajeras de Ceuta. ¿La Europa del bienestar?

La mejor manera de allanarle el camino a la derecha no es criticar a la derecha disfrazada de izquierda sino, más bien, ir con ellos por el mismo Camino del OPUS…

Los intelectuales entienden todos un huevo de política pero a la hora de señalar... siempre se la juegan a la equis... a la equisdistancia! No digo todos, claro, porque algunos también se las saben todas pero en privado reconocen que usan los dados y… palote, palote cruzao o gusanito… lo que salga…

No pido tiempo para corregir errores pasados, se trata de tiempo para cometer los errores que, hasta ahora, la vida me ha negado.

Los amos también evolucionan: “Si no te gusta Franco, vete a Rusia”, escupían los franquistas; ahora los neofascistas han cambiado totalmente el discurso: Franco por España y Rusia por Cuba. (…para que nada cambie y eso).

Y quién asegura que no puede ser procelosa una balsa de aceite? …ya toca las pelotas tanta semántica diacrónica alicatada hasta el qué y el cómo.

Todo apunta, datos macro y observaciones micro,   a que ya no pertenecemos (Pero, ¿llegamos a pertenecer?) al económicamente confortable y políticamente democrático segundo mundo; el primero es sabido que siempre fue privativo de las grandes potencias militares y económicas y el tercero, ingenuamente, creíamos haberlo abandonado  cuando nos firmaron el ingreso en la OTAN y en Europa. Ni primero, ni segundo, ni tercero: pertenecemos a un mundo atrasado y no somos más que una reata de retrasados rudamente pastoreados, desde hace siglos, por una reducida e infame casta de rufianes que, para más chufla, se hacen llamar excelentísimos.

Cambiar un dogma clásico por un dogma moderno no es un cambio, es una simple sustitución formal, no de esencia: es una reforma; acabar con el dogma, con todos los dogmas es la ruptura por la que yo abogo. ¡Abajo el Régimen monárquico PPSOE! (Para empezar).


ELOTRO

***

“…eso de que mañana he de escribir algo bueno no puedo creerlo”
(Franz Kafka, Diarios, 1911)



***

domingo, 13 de abril de 2014

Rubens, el pintor de las gordas.





Uno de los eventos consuetudinarios que acontecen en las rúas de la capital –manolo quinto el empecinado por favor- de manera consuetudinaria es la apertura al turismo entre grititos y fanfarrias de grandes exposiciones en los grandes museos con grandes alardes para pasmo de todo el orbe cristiano y los "mercados" laicos que todo lo ven y todo lo tasan.
En estas entrañables fechas la gran pinacoteca del prado alberga ahora bueno ya albergaba pero ahora más escandalosamente la mayor colección del mundo mundial del maestro de Amberes popularmente conocido como el pintor de las gordas y no se refiere el vulgo al tamaño de la brocha de pedro pablo.
Como ya ocurrió con la magna expo de Velázquez las colas bajo el frío y la lluvia son grandes largas y gordas a pesar de que la mayoría de los cuadros ya estaban ahí desde hace la tira pero lamentablemente ignorados por casi todos los ignorantes aunque eso si acompañando y consolando a las turbas de turistas culturetas y sobrealimentados que envidiaban y anhelaban en silencio la gordura de las tres gracias ya que como todo el mundo sabe siempre ha habido clases aunque ahora según el roto se llaman niveles de consumo.




En las colas que organiza Zugaza –yo creo que deberían darle el guinness de la especialidad- venden de tó menos aburrimiento te puede llegar un tipo el mismo tipo y preguntarte si esa es la cola de renoir que no lo es lo hace hasta tres veces en cuarenta y cinco minutos de reloj a la tercera le dices que sí pero igualmente se da el piro en dirección al museo de la baronesa en la acera de enfrente hay quien comenta que hace un gris que corta el cutis y quien confiesa que hace un frío que corta el forro de los cojones hay quien te estornuda con aspersor dentro tus mismas narices o fuera por toda la jeta quien intenta sacarte un ojo sin anestesia con una varilla desbocada y quien se queja de los chinos porque debajo de sus paraguas llueve con más intensidad hay quien no deja de mirar hacia delante con disimulada tristeza de gregario del pelotón y hacia atrás con ínfulas de aventajado líder de la etapa y mas allá quien se vale del móvil para torturarte con el prolijo relato del anodino culebrón de su estúpida existencia y hay también quien te mira y te sonríe y quien te mira como si te estuviese perdonando la vida en ese preciso momento pero no en realidad no eres tan importante no es a ti a quien sonríen o perdonan o miran.
Lo más gracioso es que podía haberme llevado al museo mi colección completa de navajas albaceteñas porque una vez alcanzado el control no hay control el Zugaza tiene más colas que scanners y claro pasa lo que pasa incluidos las cabezas nucleares del compañero de cola iraní que me miraba escandalizado porque el segurata le había advertido que el paraguas no pasaba a las salas y sin pérdida de tiempo debía depositarlo en consigna.
Una vez dentro nada del otro mundo las gordas las babas de los caballos y los colores y pinceladas sobre lienzo y tabla de uno de los más grandes maestros de la pintura aunque también puedes mirar los cartelitos y volver a la cola de la consigna a ligar una gripe o a hacer amigos viciosillos aficionados a las grandes y gordas colas culturetas.

ELOTRO

(Publicado en “escomberoides” el 23 / 12/ 2010)


***

viernes, 11 de abril de 2014

Un traspié a cada paso.







“Si el sol y la luna dudasen, se extinguirían inmediatamente”
( W. Blake)


El pensamiento que carece de rebotica, acaba ahogándose en su propio espesor negro, impar y pasa… aunque precisamente de pasar, pasar, nada de nada (según afirmó el croupier en su última declaración por escrito. Aunque firmada con una torpe X).

Cuando en Ejpaña (incluida Catalunya, Euskadi, Galiza y…) se reúnen un político y un emprendedor, la escena siempre tiene "algo" de "sobrecogedor”. O sobre con dinero negro a secas. No sé si… quiero decir que cambiar el canon no es lo mismo –perdonen la tontería- que suprimir, abolir, erradicar…  el canon.

Visto lo visto con “Corrala-Utopía”: Se confirma que esta basura de Régimen PPSOE lleva el franquismo en los gérmenes. (Cándida dixit).

Leyendo “Historia” te das cuenta de que la “Historia” no lee o no aprende “Historia”. La “Historia” se comporta, en la “Historia”, como un alumno desconocedor de la “Historia”.

Mirando desde la retaguardia a la vanguardia solo se le puede apreciar (o despreciar) la retaguardia… faltan ovarios… o cojones… Y ya no digamos lo que deja ver esa supuesta Vanguardia que se pasa todo el tiempo mirando por el retrovisor… ¿Haciendo la Retaguardia? ¿O de Retaguardia? ¿O es que se dispone a adelantar(se)?

En nuestra sociedad la clase que demuestra tener una conciencia de clase más arraigada y lúcida es la clase media. Sabe dónde está situada en el escalafón social y adónde quiere llegar (subir); ese es su desafío y ese el motivo/destino esencial de todo lo que hace. Incluido la defensa, a cara de perro, del sistema que le promete, con ejemplos prácticos tan escasos como incuestionables, que le permitiría, previo cumplimiento de ciertos requisitos y otros méritos, pasar de ser pisoteado/explotado indefenso a pisoteador/explotador  con carnet de inmunidad.

El Régimen PPSOE ha conseguido encauzar el Estado del Bienestar “en la buena dirección”. Y lo ha transformado en el Estado Carencial: Todos más pobres… salvo algunas ratas.

Prometer (O largar) contra el Régimen PPSOE es una cosa y otra muy diferente es actuar (O sea, pasar de la teoría a los hechos concretos, esos que obtienen resultados en el territorio empírico) contra el Régimen PPSOE: es decir, contra tus propios privilegios; que, por cierto, hasta el más cretino sabe o es medio consciente de que los disfruta gracias a que la mayoría es despojada “legalmente”, de hecho que no “de palabra”, de su justa parte en el injusto reparto de la riqueza que realizan en su propio beneficio, no los legítimos productores sino los ilegítimos “amos” de los medios de producción. (¿Lenguaje este obsoleto?, es posible, pero la realidad y el diagnóstico que sugiere me parece que sigue siendo, lamentablemente para los de abajo, absolutamente vigente.)

Los emprendedores del OPUS actúan, ríete tú del método Stanislavski, como si las plusvalías cayeran milagrosamente del cielo. (¡Después de impuestos!)

Nada puede ayudarte más a comprender en qué mundo vives que la lectura atenta de todos los archivos del Registro de la Propiedad.

ELOTRO

***

“No advertí ningún progreso en mi capacidad de dejarme emocionar por personas que ocupan una tribuna”.
(Kafka levemente manipulado).


***

miércoles, 9 de abril de 2014

Un traspié a cada paso.





“Nuestros intelectuales, que se sienten el centro del mundo, encienden sus pipas y fuman desencanto lo mismo que antes fumaron miedo y fumaron cobardía”.
(Julio Vélez)



¡Qué sorpresa! Pablo Iglesias el candidato más votado en la primarias del no-partido limpio de polvo y lumpen. Ya podrán… con la farsa de las elecciones europeas.

Vagas y verosímiles certezas: La verdad no triunfa porque se lo impide su naturaleza inverosímil.

A propósito de tanto expalmero devenido en crítico aguafiestas, “de toda la vida”, del Régimen PPSOE: “Ayer, ¿Dónde estaremos?”

En Twitter no todo lo que ves son patrañas, de vez en cuando puedes mirar y comentar musarañas.

Dice un personaje de MSO, en su primera novela de 1982, que en Pamplona “el bostezo era la manifestación más preclara del ingenio de sus habitantes”. Si tenemos en cuenta que la cosa del escalafón de “facultades dignas de admiración” continuó “in crescendo” en sucesivas obras, se entiende la magra clientela de la que disfruta el autor desde entonces en su terruño natal… y -por añadidura y más o menos el mismo pecado de incontinencia crítica- más allá del mapamundi del reino ultracatólico y bostezante de Navarra, o sea: Ejpaña, esa que embiste cuando se digna utilizar la…

En mi clase, conciencia de clase no tiene casi nadie; si acaso los desclasados con fortuna.

Un somero vistazo a los medios de desinformación y se confirma el cambio con la “placidez” en las calles: bajo el Régimen PPSOE ya no quedan “perros sin dueño”.

Una convicción largamente retenida: La delectación fingida está al alcance del sexo débil, y, si me apuran, el orgasmo fingido también.

“Cosas veredes”: Los antisistema pretenden dividir a los súbditos del Régimen monárquico PPSOE en dos bandos bien definidos: los aforados y los que no. Y lo peor del caso es que el ministro de Justicia no parece saber o querer cómo legislar para evitarlo.

Nada más conseguir la poltrona todo “representante”, aunque le duela jijijijajaja, tiende a liberarse totalmente de la funesta influencia de sus votantes y representados. Y es que puede.

Que dice Bárcenas que todo esto puede arreglarse con un aforamiento retroactivo de los tesoreros del Régimen PPSOE… y algún rufián más.

Frase desafortunada o desordenada en “La buena dirección”: Las fuerzas del orden hacen su aparición y emerge el desorden… ¡VIOLENTO!

A todos los que votan y a todos los que ven televisión les deseo salud... aunque no creo. (El doc achispado de "La diligencia")


ELOTRO
***


“No pertenezco a la estirpe de los camaleones, ni tampoco a la de los dinosaurios. Más que beber vino, deseo que el vino me beba”.
 (Julio Vélez)


***