Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Vivir es el mayor invento.






 Vivir es el mayor invento.
Lo siento, para mí, la muerte es mucho más interesante que la vida. Yo no creo en otra muerte después de esta muerte que llamáis vida. Vivir es el mayor invento. La realidad es una construcción de la imaginación que nada tiene que ver con los hechos. Y menos con la verdad. Desconfío de los encajes perfectos, de los principios en los que al final sólo cabe un final, o sea, una única forma de ir muriendo. El que no puede elegir cómo va sucediendo su propia muerte, ¿no debería preguntarse quién le está imponiendo, digo en la práctica, su teórica propia vida? ¿O eso es secundario? Vivimos acercándonos a la muerte y alejándonos de la vida. Vivimos, con pausas para el almuerzo y el bebercio, distorsionando los hechos, disfrazándolos de verdad potable. Creamos vida, frase a frase, en cada muerte, ¿O es la muerte la que crea en nosotros esa obsesiva y desesperada ilusión? Cada día morimos en la ignorancia y cargamos con el peso de las palabras nunca dichas, mientras volcamos versiones y contra-versiones de relatos que supuestamente vivimos, o vivieron otros o resultan ser ellos mismos su única y propia fuente, en oídos que con escaso disimulo fingen si acaso escuchar. O ni eso. Pasión inútil la del “yo”, que resumía aquel. La culpa, ¿recuerdan? Seguimos atrapados en el pecado del “otro”. ¿De qué esta hecha la vida sino de muerte? ¿Y la muerte?
¿En esas vidas hechas de muertes andamos atrapados?

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario