sábado, 23 de agosto de 2014

Tal vez me equivoque. (17)








¿Así baja de revuelto el río de la Historia?

“La política no tiene por objeto hacer a los hombres santos, sino conseguir que su vida en sociedad sea justa”
(Inmanuel Kant)

Yo tenía un camarada –quizás fuera por entonces uno de los responsables máximos de Catalunya- en el PTE (creo que este caso puede ser un buen ejemplo práctico  de cómo para el capitalismo-opresor-explotador ningún partido u organización que inquiete o pueda llegar a, es inexpugnable a sus infiltraciones) que atendía al nombre de Joan Anton Sánchez Carreté. Un día de no sé qué año (finales de los setenta) leí en algún documento del partido que había sido expulsado del mismo (¡a las tinieblas exteriores!) por tampoco recuerdo qué razón concreta (¡El enemigo se introduce a través de nuestras rendijas! Y como si se tratase de ejércitos compuestos de hambrientas bacterias, una vez “dentro”: se cobra un gran número de víctimas, cuando no a la organización completa).
Ahora, más de treinta años después, me entero de que el pollo ejerce, desde hace la tira de años, de asesor fiscal del molt-honorable- ladrón-nacionalista Jordi Pujol y de cerebro en la sombra de todas sus operaciones fiscales que, por supuesto, son tan fraudulentas como las multimillonarias y secretas donaciones al partido, CDC, de la oligarquía catalana o las personales cuentas secretas suizas y andorranas. El sujeto es un grandísimo sinvergüenza con meritorio currículum: ya en 1993 fue condenado a dos años de cárcel y el pago de 1,2 millones de euros, al cambio, por fraude fiscal (que consistió en unos setecientos millones de pesetas de la época. Sería finalmente indultado por el gobierno de Zapatero). El caso se destapó en 1991 pero leo que Jordi Pujol le propuso, (para que luego hablen los papanatas “de la novedad” de las puertas-rotatorias-política-empresa… pues no majetes, ¡normal ayer, normal hoy!) como consejero de la eléctrica ENHER en 1996. (La mafia premia o castiga siguiendo sus ritos de siempre, ya sea en Cataluña, Andalucía o Madrid. La mafia, gracias a la Constitución de 1978,  es Una, Grande y Libre de toda sospecha en toda España).

El abyecto caso de este “ex camarada rufián” no es ni muchísimo menos el único con el que cada cierto tiempo nos tropezamos los antiguos militantes del PTE que, según proclaman los “triunfadores”: no “hemos sabido prosperar” y de ahí, remachan, nuestra amargura, nuestro mal conformar y nuestro incurable rencor.






A lo largo de los años se ha podido constatar cómo se puede llegar, desde la extrema izquierda, a, por no ir más lejos, director de “El País”, sencillamente dejando de airear y criticar los  turbios y criminales manejos de la Trilateral y pasando a trabajar para los intereses de los “amos  enturbiadores”.  O cómo se puede llegar a ejercer de mano derecha de Zapatero (y otro igualmente despreciable converso mano de extrema derecha  de Aznar) en temas de medios de comunicación, destrozando lo poco que quedaba de los medios públicos, después de haber denunciado, “en los papeles”, a los amos, de la (des)información en España. O cómo un inepto, pero muy mediático, economista se hace multimillonario asesorando internacionalmente a los bancos y casi, casi, casi llega a Gobernador del Banco de España. O cómo un charnego sin demasiadas luces, pero experto y certero lamedor, llega a President de la Generalitat… y otro que se aburría, según confesión propia, tocándose los huevos en un despachito ministerial es aupado por el PSOE, nada más ni nada menos que, a director de la Guardia Civil y la Policía Armada… o… en fin, no seamos demasiado cansinos...
El caso es que ninguno de ellos quiere recordar ni lo más mínimo su estancia o paso por aquel partido de extrema izquierda que se definía como organización revolucionaria de ideología marxista-leninista-pensamiento mao-tse-tung. Yo hablo del PTE porque se trata del partido al que a mucha honra pertenecí y del que sigo estando orgullosísimo (fuera de la mayoría de los dirigentes, no todos, y de algún que otro cretino de base) de haber pertenecido. De dirigentes con deriva parecida, peor imposible, militantes de la ORT, MC, LCR y demás no me corresponde a mí entrar en controversias. Aunque podría, largo y tendido. Pero hoy me parece que viene muy a cuento tratar este asunto, digo el de los “dirigentes” y el de la estructura y funcionamiento de los partidos u organizaciones políticas que tan adecuadas han demostrado ser para que los más viles y abyectos trepen a las poltronas y allí se eternicen al mando o la utilicen de trampolín hacia “pesebres” más golosos, abastecidos por los poderosos amos del “Sistema”.
Lo digo porque, gracias a la desmemoria patrocinada, cada día parece más claro: PODEMOS volver a caer, digo los que seguimos luchando por abolir la esclavitud capitalista, en el mismo pozo de mierda.
O, tal vez me equivoque.

ELOTRO

***

“…me reservo el precioso e inalienable derecho de evolucionar o de retrogradar al compás de las enseñanzas de los tiempos”
(S. Ramón y Cajal)

 ***

No hay comentarios:

Publicar un comentario