Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

viernes, 27 de junio de 2014

El contar y el cuento como refugio…




“Pero con todo esto, viendo en su imaginación lo que no veía ni había…”
(Cervantes, “Quijote” I, 18.)

Como es obvio no desconozco que la mía es sólo una de las muchas versiones posibles. Vaya también por delante que sólo pretendo contar -y aún así me salen estas intrincadas peroratas- al mismo tiempo que trato de aportar y también aportarme mi propia traducción de esa parte de la realidad que me rodea en compañía o lejanía de otros: expo, peli, libro o acontecer personal más o menos absurdo o dramáticamente irrelevante. Si hay quien juega al ajedrez contra sí mismo y quien no levanta la tapa ni antes ni después del bombardeo… y “fuego amigo” lo llaman.

De la nada no sé nada, pero, y el vacío que rodea a la nada, ¿es o no es nada? Y, sea lo que sea o lo que no sea, ¿toma partido? Y, en su caso, ¿cómo coño lo hace o no lo hace? Bueno, ya lo ven, pues tonterías obsesivas como estas me pueden arruinar la tarde… o, por el contrario, insuflarme suficiente vidilla y candela para seguir tirando del hilo… y pasar, de manera barata que ya es mucho, el rato. Y lo mejor es que después puedes “asociar” la tontería propia en cuestión  (como “parte”) a cualquier otro asunto ajeno (como “todo”), digamos, de fuste, de enjundia, de manteca importante. Luego le pones un nombre francés, por ejemplo: “collage”, y pa’lante. Ese es el toque final que reviste a la “cosa” de un barniz intelectual, de nivel y altura, por eso mismo sólo al alcance de un reducido y retorcido y exclusivo círculo de entendidos enteradillos en el conocer desconociendo que es gerundio. En fin, tus similares. (¡¡De haberlo sabido antes!!)

Casualidades: Compras un libro de segunda mano (mentira, está flamante no lo ha abierto nadie) en la Cuesta de Moyano; su precio: 1 euro; su título: “Matadero Cinco” de Kurt Vonnegut. ¿Por qué si ya lo tienes en formato electrónico de gratis? Pues porque dice la portada que el prólogo es de Francisco Casevella y… eso – y el precio- lo hace irresistible.
Comiendo devoro las tostas y el prólogo. Escribe Casavella:  “En Tralfamadore  conocen cada momento de la existencia, cada uno de los instantes de cualquier vida está registrado, y del mismo modo que sabemos la fecha de nuestro nacimiento sabemos la de nuestra muerte. Nada, al fin, es inquietante y nada presagio de un horror más allá del horror habitual de la vida de cada ser humano.”




Tras el almuerzo un paseo hasta “La mallorquina”, un tortel con almendras: 1,40 €. Y del tirón, tras un vistazo a las novedades en la FNAC, al cine. Veo: “Un cuento Francés” de Agnes Jaoui. Un cuento burgués contado por una burguesa según informa la propia directora y coguionista. Se trata de un cuento cinematográfico lleno de variantes de cuentos de origen literario o popular. Dice la directora: “”Nos bañamos en una sensación de fin del mundo. Antes era algo más o menos irracional: no sabíamos si el cielo caería sobre nuestras cabezas. Empujo una puerta ya abierta pero el cuento, las creencias, siguen teniendo el valor de un refugio”. Sobre uno de los personajes: “…un escéptico y malhumorado profesor de autoescuela al que el conocimiento (vía vidente) de la inminente fecha de su muerte le lleva a recapitular…”
Como lo leen, como en la “Tralfamadore” de Vonnegut.
Y no para ahí la cosa, escribe Casavella: En la película ¡Quiero vivir!, un cliente le hace a Susan Hayward, una chica alegre, la siguiente y rotunda afirmación: “La vida es absurda”. Entonces ella responde: “¿Respecto a qué?” Desde su nube, Billy Pilgrim podría contestar: “Respecto a la guerra y respecto a Trafalmadore”.

Pues eso, que llegué a casa y bicheando por la red, encontré en “Vimeo”, la peli que cita Casavella. Eso sí, con la cita traidoramente traducida. Pero es irrelevante porque el asunto que trata el extraordinario filme de Robert Wise resulta ser ni más ni menos que la vida absurda y la pena… de muerte.
Casualidades y cuentos que les cuento.


ELOTRO

***

¿Cuándo comenzó a apestar el ego?
(Cyril Connolly)


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario