Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

miércoles, 7 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…





Quien realmente aprende a ver se acerca a lo invisible.
(Paul Celan)

Nos tienen convencidos, a la falta de respuesta de los damnificados, entre los que me cuento, me remito, de que nuestro “malviviendo” es un efecto colateral – dicen los voceros de ellos que doloroso pero lamentablemente inevitable- necesario para la mejora de la economía y del bienestar  del “conjunto” de la sociedad. En la definición de eso que llaman “conjunto de la sociedad” quizá esté parte de la explicación –puede que el origen o la causa- de eso que llamo, por experiencia propia, “malviviendo”… lo digo por si alguien se anima a realizar alguna pesquisa, a buscar “diferencias” o “niveles” o “fronteras valladas y acuchilladas” sociales en o con el “conjunto”, “amalgama”, “conglomerado” o…lo que coño sea eso que los amos del universo pretenden ocultar bajo el engañoso enunciado de “conjunto de la sociedad”. Quizá venga a cuento colocar aquí una cita de un tal Friedrich Hayek, Nóbel de economía en 1974, de su libro, Camino de servidumbre: “Se prohibirá toda información que pueda engendrar dudas o vacilaciones”. Pues eso, que la doctrina que ellos imponen no admite que el personal ande pendejeando con titubeos o impertinentes cuestionamientos sobre el dogma de los Mandamientos que impone y legisla el infalible PODER.
Y que conste que no se me escapa el predicamento, tan lamentable como cierto, del que estos rufianes disfrutan -alternativamente el PPSOE o el PPSOE- entre el entramado social que forman amplias capas de la sociedad, millones de pensionistas –recordemos que hay pensiones de 300 euritos y de 2.800 eurazos- y millones de miembros de la clase media y media/alta, que comulgan con indisimulado gusto, o al menos una parte como mal menor, con esta contrarrevolución neoliberal que está reinstaurando a ritmo vertiginoso -¡debido a la crisis!- el esclavismo de nuevo cuño y la ley de la selva bajo el puño de hierro de siempre. Además de la acelerada destrucción del medio ambiente que pone en grave peligro la propia pervivencia de la especie humana sobre el planeta. Da que pensar que esta última frase hoy por hoy siga sonándole a la “mayoría social” como apocalíptica. La ignorancia cultivada es el fruto que tiene.
Desde luego es muy lógico que, con lo que está en juego, digo el botín que llevan amasao (y abro aquí un paréntesis para introducir una escalofriante cita de César Rendueles en su “Sociofobia”:  “…la realidad de las economías occidentales ha invertido los términos iniciales del contrato social económico. Según el Banco de Pagos Internacionales el importe total del conjunto de transacciones financieras representaba en 2007 setenta veces el valor del PIB mundial”, p. 57) no nos lo pongan fácil: digo la posibilidad de comprender, de aprehender por parte de los mindundis de a pie, qué pasa y por qué pasa lo que pasa y lo que no. Son expertos, y además cuentan con sobrados medios y un ejército de “intelectuales” orgánicos, en confundir y desorientar al personal.
Se da la paradoja de que los mismos causantes de la crisis/estafa están al mando, no hablo sólo de los lacayos “electos”, que también, en la “solución” de la misma. Cada día está más claro que la mal llamada “crisis” ha sido meticulosamente provocada, ha estado perfectamente planificada desde muy arriba (No, no son cosas mías, entre otros cuantos, leo que un brillante economista llamado Hyman Minsky llevaba avisando desde finales de los años cincuenta de lo que se estaba incubando en aquellos años dorados de desarrollo y crecimiento estable. El tipo tiene un aforismo muy curioso: “La estabilidad es desestabilizadora” y libros donde se explica, claro).



Recuerden las palabras de Rockefeller sobre la necesidad de crear “un nuevo orden mundial”, recuerden las fechas en las que las pronunció en aquella reunión del Club Bilderberg (2007) y repasen los acontecimientos que se dispararon a partir de entonces y, en fin, observen  detenidamente, en el colmo del absurdo y después de la gran jugarreta, en qué consiste la mal llamada “salida” de la mal llamada “crisis”: Esencialmente –sobre todo en la Unión Europea aunque con matices y según los países a distinto ritmo e intensidad- en la destrucción del llamado Estado del Bienestar –construido tras la Segunda Guerra Mundial como “Muro” contra el indeseable, y entonces temible, contagio que podrían producir los servicios “socialistas”, vivienda, empleo, sanidad, educación… provenientes del otro lado del mal llamado telón de acero- en una arrasadora política de privatizaciones, o sea, en la expropiación pura y dura de la mayoría de los bienes comunes y en la conversión en “negocio mercantilista y clasista” sobre la aniquilación de todos los servicios públicos.
Supongo que a pesar de los omnipresentes y omnipotentes medios de desinformación, no hay que ser muy espabilado para “constatar” en el acontecer diario que, el malviviendo va caminito del malsobreviviendo el que pueda… ¿No vemos las razones por las cuales hay que dejar de sostener un sistema tan criminal, tan corrupto y tan “objetivamente” insostenible como el capitalismo? Sea  porque muchos prefieren mirar hacia otro lado y otros, los menos, carecen de motivos para dejar de ser egoístas, desconfiados e insolidarios… el caso es que la contrarrevolución neoliberal, la de la minoría rica, va ganando… por goleada! (Pero que conste que todos los goles los marcamos nosotros…¡en propia meta!)

ELOTRO


***

 El peso del mundo y el lastre de la cultura son (¿Como es sabido?) dos cosas distintas.
(Paul Celan)


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario