Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

jueves, 22 de mayo de 2014

Apuntes de un dilettante cualquiera…




Se fotografían las cosas para poder sacarlas de la cabeza.
(Kafka)


Dices tú de capitalismo: El lema: “nada a largo plazo”, se impone pues la llamada externalización, o sea, el Intermediario de Trabajo Temporal. De tal manera que el “capital impaciente” y su insaciable deseo de un rendimiento rápido implanta su método: “funcional” para la empresa, “disfuncional” para el trabajador (fijo o temporal bajo la acojonadora incertidumbre de si habrá o no: continuación). “La fuerza de los vínculos débiles”, ya se pueden imaginar que es el Capital –“desconectado” de obligaciones contractuales-  el que sale fortalecido y el Trabajo –expoliado de los más mínimos derechos laborales y sociales- el que...
La capacidad de identificarse con los sentimientos ajenos, ¿sin llegar a solidarizarse con los intereses ajenos?
La división del trabajo, la escala salarial (la lógica de la división jerárquica), los distintos niveles de prebendas, sinecuras, ventajas y otros privilegios, ¿reprimen la “demonizada” solidaridad entre los trabajadores y provocan desconfianza, conflictos y enfrentamientos entre ellos? El “Mercado” y sus oráculos proponen; el trabajador/consumidor obedece.
El tiempo parcelizado del trabajador, parcelizado y cronometrado por el empleador que es quien fija los límites, fijos o flexibles, los criterios espacio/temporales, es decir la “movilidad”, y las posibles variables experimentales o imprevistas a las que por supuesto el trabajador/cobaya deberá de someterse sin rechistar. Me vienen a la memoria aquellas delirantes escenas de “Tiempos Modernos”, de Chaplin.
Se pueden suavizar los males de la degradante rutina en el trabajo, dice la “psicología industrial”, pero no eliminarlos. Hora tras hora, en el mismo sitio y en la misma postura y frente al mismo horizonte, y la misma manivela o la misma palanca…una actividad mecánica insertada en la propia mecánica de la máquina, de la fábrica, de su rutinaria y mecánica vida que le permite ganarse “esa” vida. Un presente inmediato idéntico a un pasado y a un futuro presumiblemente igual. Repetición continua de hábitos que dominamos y que, ¿nos dominan?
Dices tú de las ¿sorpresas? que nos da el capitalismo: En los USA y ya en el año 1998 una ETT (Empresa de Terrorismo Laboral) como MANPOWER (les suena, verdad?) era el primer empleador del país, tenía 600.000 personas en nómina, superaba a GENERAL MOTORS con 400.000 e IBM con 300.000.

(Ver: Richard Sennett, La corrosión del carácter)

La culpa, esa vieja amiga, esa cruz con la que cargamos, ¿o nos cargaron?, y que no se pierde un puto evento. De parte de la familia de la novia o del novio…? y qué más da, por encima de tus posibilidades (¿o nos gusta pensar que adquiridas?) está.

Desde dentro de la rutina se ve la rutina como una lacra, embotadora, repetitiva y destructiva; desde fuera, depende… de los frutos que de  y de los que podría dar su contrario.

ELOTRO

***
Vive como piensas, o pensarás como vives.
(Paul Valéry)



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario