miércoles, 5 de marzo de 2014

Picasso y su “fracaso”.





Enésima exposición de Picasso. En la Fundación Mapfre, “Picasso en el taller”, hasta el 11 de mayo. Cuando acabe de escribir  esta nota ya estará todo dicho sobre Picasso, o sea, que ya se podrá empezar a hablar de Picasso. Hablar de Picasso es hablar contra Picasso o a favor de Picasso. También se puede hablar algo de pintura, de escultura, de cerámica, de grabados, de compromiso político, de pasar hambre y de  convertirse en multimillonario con castillos, del mercado del arte y sus amañadas cotizaciones, de marchantes de arte y de especuladores con “mercancías artísticas”, de mujeres, casi niñas, y herencias, de vanguardias e ismos, de la fama y la soledad y el aislamiento, de la muerte…





De Picasso habló mucho y bien –me refiero, además de a sus sustanciadas observaciones,  a que lo hizo de forma novedosa e iconoclasta en cuanto al enfoque y a los “asuntos” que puso sobre el tapete- John Berger en un librito que publicó en 1965, “Éxito y fracaso de Picasso” y que le costó el ataque furibundo de la crítica oficial de la época. (Pero según Berger “tener éxito es ser asimilado por la sociedad, como fracasar significa ser rechazado por ella”, y ese, y no otro, es el sentido de la palabra “fracaso” que Berger emplea con respecto a Picasso en el título y a lo largo del ensayo).  Lo tacharon de insolente, perverso, doctrinario… en fin, de “no académico”. Como Picasso por entonces estaba vivo y en la cumbre de su fama, se consideró de mal gusto escribir un libro sobre él poco o nada hagiográfico, en contra de la norma. La palabra fracaso en el título resultaba intolerable para la ortodoxia “instalada” de la época. Cuarenta y ocho años después, si tienen ocasión lean el libro, la valentía y profundidad que contienen  las observaciones de Berger confirman que lo sórdido y doctrinario se parapetaba del lado de la rancia crítica oficial. Curiosamente Berger comienza hablando del autorretrato de Picasso pintado en 1906, que por casualidades de la vida inaugura la muestra de la que nos disponemos a tratar en esta nota. 




Picasso no hizo otra cosa que ver. Ver, y ver que pasaría si…(probar, tantear, experimentar) Ver que detrás de lo que se ve, cuando se ve, hay otras cien posibilidades, ¡que están por ver!. Ver que las cosas están, porque es su naturaleza,  inacabadas. Ver que las cosas pueden ser  “otras” –que son otras porque contienen otras posibilidades- cuando se encuentran, cuando se provocan encuentros,  con otras;  y aún “otras, otras”  cuando ese encuentro tiene lugar en un contexto casual o manipulado, insólito o inesperado… “saber que el objetivo primario, básico, de la pintura es conjurar la presencia de algo que está ausente…” O sea, inventar.

Por decirlo todo, la muestra no reúne, de un total de ochenta, más allá de cinco o seis pinturas de auténtico fuste. (Aunque sólo muestran tres piezas de cerámica, me gustaría dejar aquí un dato que nos ilustra sobre la productividad del genio: a lo largo de 1950 realizó más de 2.000 piezas de cerámica. Hagan números. Tenía entonces 69 años.) Mucho más interesante resulta la selección de grabados y dibujos. El día que visité la muestra la sala más apelotonada de público resultó ser la que contiene fotografías de varios autores realizadas en los distintos talleres, ¡mira nena que ventanal más precioso!,  y con Picasso en plena faena o posando de aquella manera. En fin.



La muestra abarca unos sesenta años de la vida del pintor: desde sus pinturas protocubistas de principios de siglo hasta 1969. Resulta curioso que precisamente la crítica oficialista que tanto alababa al Picasso vanguardista fuese la que “despreciara” las últimas obras del malagueño calificándolas de ampulosos monigotes tan blasfemos como escabrosos propios del delirio y la impotencia senil… ignorando una vez más, por pura pereza “interesada”, que la obra tardía de Picasso es, en lo fundamental, la obra de “un viejo resistente, indomable, violento y resuelto” que seguía abriendo puertas…a ver si cae algo que ver… y ver que pasaría si…


ELOTRO





***   

No hay comentarios:

Publicar un comentario