domingo, 9 de marzo de 2014

Ocurrencias





-Vale, reconozco que más a menudo de lo que me gustaría mis pensamientos no concuerdan con mis palabras, que siempre caminan cansinamente y muy por detrás,  ni éstas con mis acciones, resollando las pobres y aún más retrasadas, y que a su vez  tampoco tienen nada que ver con mis sueños, que siguen arrastrándose rezagados y jadeantes allá por el “sesentayocho” y mucho menos con mis deseos, anclados en las decimonónicas utopías del comunismo libertario, y ya no digamos con mis intereses, los últimos de la fila de la fila de los últimos; pero qué quieres que te diga, “es lo que hay”.
 Aunque quiero pensar que en mi caso, ése “es lo que hay” no me parece que sea exactamente como el que “pinchan” y “repican”  los altavoces de los emprendedores. Me pasa que frente a este panorama, y ante este océano de ricitos de lana sumisa y su pestilente perfume bovino, estoy considerando la posibilidad de darle un puntapié al reclinatorio y desertar de la manada. A tomar por culo el pastor y su báculo y su mitra y sus dóciles bestias. Y dibujar, a mano alzada y de un solo trazo, un túnel, un túnel guapo, profundo, ya sabes, directo hacia las nubes y hundirme como un rayo de hielo en sus islas de fuego. Aún no me han arrebatado toda la llama, las fuerzas ni las ganas de darles alcance. Y en un haz los encordaré. Y emprenderé el viaje, un tablón me basta, y toda la tripulación seré; ¿No nos amenazan con las tinieblas exteriores?, pues hacia las tinieblas exteriores, sí, ¡exteriores! ¿comprendes? Al otro lado de las rejas de neón, de neón sí, pero rejas, y fuera de muros y consignas,  y lejos de las babas de sus perros…
Porque, ya te digo, verme integrada en esta mierda de “siste” me parece muy fuerte, tía… tía?
¿Oye…tía…estás ahí…¡Maru!..¡tía!…estás ahí…? Tú también o tampoco? ¡Qué fuerte, joder, joder, joder…


ELOTRO



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario