Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

domingo, 23 de febrero de 2014

Por lo menos, así me parece…






“El tiempo multiplicado por la ausencia”.
(Max Aub)



El resppeto a “ciertos” demás, emppieza por la falta de resppeto que uno se tiene a sí mismo.
¿Cómo respetar a quien te coacciona, te amedrenta y te impone la única vía de una conducta temerosa, sumisa y obediente? ¿Qué estás respetando cuando respetas cada uno de los eslabones de la cadena que te esclaviza? ¿Acaso respetas, es decir: justificas, tu papel “consciente y activo” de eslabón en la misma cadena que te aprisiona?
No es el infame colaboracionismo con la tiranía –sí, de esa hablo, la que consigue, a pesar de sus crímenes, “el consentimiento” social, la que tan eficazmente combina la aterradora fusta –licencia poética- en una mano y el consolador terrón de azúcar en la otra –valga también como metáfora- el proceder o el padecer del sujeto que merece respeto. Sino más bien que,  lejos de perezosas actitudes acríticas y tomando resuelta posición –allí donde se da el caso- desde el propio concepto, adquirido consciente e inconscientemente, de “ethos”, es decir, desde una condición mínima que aúne valores y principios “teóricos”, llamémosles “universales” aunque predominen sustancialmente los del poder dominante, de dignidad moral y ética y lleve por coherencia -lo que resulta, cuando resulta, mucho más complejo y difícil que cualquier irreflexivo reflejo mecánico- a la “práctica” de afirmarse frente al opresor, y arrostrar los riesgos de una postura operativa de no sometimiento, de firme y decidida protesta, y, en su caso, de legítima e insoslayable defensa propia y de resistencia frente a la injusticia que pretenda, no solo cometer puntualmente sino, como suele ser el rasgo habitual a lo largo de la de la historia de ese fenómeno que solo aprecian los marxistas y al que llaman lucha de clases , instituir por los siglos de los siglos (recuerden la proyectada durabilidad de los “proyectos imperiales para el milenio” de franquistas o nazis).

-¿Se considera usted una persona razonablemente bien desinformada?
-Puede repetirme la respuesta, por favor.

En el periodismo del Régimen PPSOE  si practicas la mendacidad nunca acabas en la mendicidad. ¿Te parece mendaz? Ven y mira cómo le luce a Cebrián, a PedrJ, a Marhuenda…

Bien sabemos los borregos que no ha existido nunca un borrego que deje de responder como borrego cuando lo tratan y se deja tratar como un borrego.

-¿Qué razones pueden llevar a un intelectual, encanallado en el cómodo bienestar de su holgada burbuja académica, a abandonar, ya sea provisionalmente, su privilegiada atadura, su zona de seguridad y confort para  aventurarse temerariamente -renunciando en la empresa al escudo protector de sus privilegios de casta y diploma- en los inciertos territorios del debate público horizontal, en condiciones de tan absoluta como discriminatoria igualdad frente a comunes individuos no-homologados, no-expertos y no-calificados y bajo la mirada mema de un público indocumentado tan voluble como necio?
-Ya es tener ganas de arruinarse el status… por muchos “seguidores”, “amigos” o “fans” que puedas consiguir…

Pocas personas han elegido ser lo que son. La mayoría ni siquiera consigue ser. Menos mal que “nos nacen”, que decía Unamuno.

Antes de poner nada en “tela de juicio”,  lo mas juicioso sería lavar la dichosa  tela, eliminar los lamparones grasientos  que la adornan y dar unas puntaditas en fisuras, grietas, aliviaderos, rotos y descosidos. Por decoro e higiene, sobre todo mental.


ELOTRO



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario