Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

martes, 26 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas







Conocer conocer. De la gente que tuve la “fortuna” de “no conocer” en su momento, la verdad, prefiero no acordarme.

Dual. La dualidad del semen: cuando encuentra y penetra, es creador; cuando riega la caca, es laxante.

Billete de ida y vuelta. Voy por el cuarto o quinto regreso y todavía no me he ido. Sirva de aviso.

No sé de cuentas. Mis recuerdos nunca fueron los que habían sido. Ni siquiera mis olvidos. Tres enigmas.

Por no ahondar. Siempre he oído hablar con reverencia de la gente distinguida, por eso nunca hago nada para  distinguirla.

Igual es que no. Es demasiado tarde cuando ya no quieres echarte ni p’atrás.

Cartografías. No es fácil hacerse un hueco ni en el vacío, porque a ver, ¿desde dónde hasta dónde y en base a qué le clavas las estacas?

Lotería trucada. Algunos, de la parte de abajo todos, tienen la suerte que “le merecen” los que parten y reparten.

Mil. palabras en cuyas tripas  palpita lo pictórico, como un alimento oculto, a la espera de mirones voraces.

Mil. Imágenes en las que se agazapan exquisitos manjares que nutren nuestras insaciables ganas de conocer, de aprehender las realidades en las que estamos inmersos o hundidos, o abismados o enfrascados o perdidos.

Algo más que hartazgo. “PP – PSOE”, “PSOE – PP”, valga la redundancia… pero, ¿hasta cuándo vale?  ¡¡kagoentó!!

¿El valor se presupone? ¿Y si al final resulta que las palabras no encierran nada y las imágenes mil menos?

ELOTRO

***

sábado, 23 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas





Territorios fronterizos. El patio de butacas quedó atónito ante el salto dado por los personajes de invención y su aterrizaje en el  territorio de las personas verídicas. Quienes, tras algunas dudas y debates, finalmente acabaron por concederles amablemente un sitio en el tiesto, eso sí, tras prometer los tránsfugas que todos ellos eran gentes, inventadas o verídicas, de fiar y que sabían estar y mear.

¿Paradoja? Una buena paradoja entre nalga y nalga te deja escarmentado de por vida. O adepto incondicional.

Hoy de menú: ¡Bravas! Hoy mi jefe me ha alistao “por las bravas” al paro. Pero tras dos horas de cola no las he podio catar. Que pruebe por Internet, me dicen.

¡Qué memoria! He olvidado cuanto tiempo llevo sin poder olvidarte.

Vivo o muerto lo importante es que haga grasa. Los banqueros son personas de criterio: lo comparten con las hienas y las grandes aves carroñeras.

Una lamecirios. Las malas lenguas replicaban a coro que a otro con esas papas. Que todo lo más, velitas y, si acaso, de pascuas a ramos, “velas”. El de la sotana aducía que no era más que una pobre víctima que padecía a menudo ataques de delirio místico. Y zanjaba: nada que ver con el pecaminoso vicio.

Aparatos gimnásticos. En las duchas del gimnasio puedes descubrir con que facultades compensa la caprichosa naturaleza a los mutilados mentales. Aunque, todo hay que decirlo, no en todos los casos.

Sin infantilismos. En las obras cinematográficas no me gusta que me traten como a un niño. Solo necesito que me aseguren que el final será feliz. Para los buenos, claro.

Por pensar que no quede. Las mentes que prefieren ignorar la existencia de  los estómagos de “los otros” defienden que esos “otros” pueden y deben vivir solo de ilusiones.

El pobre no “sabría”, si lo sabremos los ricos, administrar riquezas. La escasez le evita la tentación del dispendio.

ELOTRO

***

miércoles, 20 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas






El vacío pesa. Curiosamente suelen ser aquellos “discursos” más llenos, más colmados, más repletos, más barrocos, más adornados, más atiborrados, más saturados, más henchidos de supuestos significados los que suelen dar al vacío más absoluto.

Tara de fábrica. Cada ser está especialmente mal construido para la soledad.

Una pregunta, una respuesta: grande y libre. Hubo un tiempo, aunque ahora nos parezca inconcebible,  en el que las preguntas y las respuestas se fabricaban en distintas, y sin conexiones entre sí, cadenas de producción y montaje. Un disloque.

De la brújula se aprovecha todo. La falta de brújula puede darte unas cuantas indicaciones de provecho.

La imaginación puede elegir NADA. Interrumpo mi presencia en el TODO y me sumo a la NADA. Y nada.

Un dato simbólico. La primera misión del signo es “desorientar” al significado.

Sino. La vida brota, la mayoría de las veces de chiripa:  en el azar y, después de una travesía azarosa, viene a desembocar en el azar.

Limapesas. De un tiempo a esta parte no sopeso con acierto, mis balanzas funcionan mal.

Paradero conocido. Basta aferrarse al menor recuerdo para poner al olvido en fuga.

Confabulario patas abajo. Me veo precisado a reconocer que muchas veces soy “malo” porque me faltan oportunidades aceptables de ser “bueno”.

Nadie pierde. Hemos ganado todas las batallas y aquí seguimos batiéndonos contra los vencedores.

ELOTRO


***

domingo, 17 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas





Mano temblona no hace pajillero. Según los tertulianos más afamados, el PP gobierna "con mano firme y sisona; pero sin ahogar". Apandadores con sentimiento, podría decirse.

No está de moda recordar según que cosas…Bueno en realidad eso, el olvido selectivo, es una moda cuyo nacimiento se pierde en el oscuro principio de los tiempos inmemoriales, salvo alguna cosa, que diría nuestro Presidente/Delincuente.

Viéndolo todo, no vi nada visible… Y como estaba prohibido tocar… pues tampoco.

Tampoco era tan poco.”Todo lo que necesitas es menos”

Por ahorrarme sufrimientos. Me tomaron la decisión de no decidir, en la nuca.

Un detalle que, afortunadamente, lo echa todo a perder. Los Degenerados se oponen a ceder el timón del proceso de Regeneración.

Tampón. Sin atrevimiento de inventar, no hay artista que valga. Artesanía puede, es un producir sistemático, casi sin respiro entre copia y copia.

Ya lo conocí atónito y confuso. Traspasado de pena por tanto infortunio. Es difícil determinar en qué momento concreto se le anubló definitivamente la inteligencia. El caso es que se pasa el día repitiendo expresiones broncas: palabras y medio frases sin armónica concordancia entre sí. Sin embargo, caída la noche pide a gritos tierra, mucha tierra encima… y bien apisonada, recalca, apoyándose además en expresivos gestos que imitan lejanamente la labor de los enterradores. Hasta que le rinde el sueño, casi al alba.

ELOTRO

***

miércoles, 13 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas






Como Dios manda. ¿Antes de Cristo era un sindiós, o un tercio menos?

Sinrazón. La razón de la saña y la vileza que se gastan en atacar la “Memoria”, la de la sociedad, la memoria de todos, de toda la heterogénea colectividad, los hechos del pasado que explican, en gran parte, las cosas del presente, aparece claramente al comprobar la relación  directamente proporcional a los beneficios que les produce el olvido, la desmemoria, el desconocimiento, la ignorancia…cuya aplastante y excluyente existencia deja vía libre al desmedido e insaciable afán saqueador y al abyecto ánimo de lucro que les caracteriza como clase. Aunque hayan estudiao y tengan empleo, como el pijomierda que dirige “La Razón”.

Solo Tu y yo. En el fondo del bipartidismo las relaciones gobierno/oposición no son más que variaciones del tema “…y tú más”.

Dicen y dicen y vuelven a decir. Dice Rafael Reig que dijo  Sartre que, intelectual es quien se mete donde no le llaman. Ya puestos, yo añadiría que un auténtico intelectual es aquel que aunque se le haga saber, de la manera que sea, que allí donde no le han llamado no se le ha perdido nada: se queda y busca. Como si fuese un “perro de prensa”, que decía el otro.

Y tú, ¿Qué tienes? Tengo un baúl lleno de apuntaciones chorras  como ésta. Eso sí, manuscritas. Con estilográfica. En tinta azul. Sobre papel verjurado de color hueso y alto gramaje. Con el escudo familiar grabado en seco. Muy cuco el pack.

La Bictablanda del bipartidismo. Nunca se apañan con lo que tienen, y tener tienen, la hostia si tienen,  pero nada, ni por esas,  no se conforman, siempre están insatisfechos, demuestran ser  insaciables. No pierden oportunidad de apandar todo lo que pueden y cuando parece que no queda nada que rascar, siempre arrebañan un poco más. Cuando no expolian, estafan o timan o hurtan o afanan o mangan o atracan o sisan o despojan o desvalijan o usurpan o malversan o sustraen o expolian… definitivamente no parece que estos gobernantes, ni los que le precedieron, sean la gente  más adecuada para administrar el bien común… y dirigir los golpes de la policía y los de las togas.


ELOTRO

***

domingo, 10 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas





Dirección única. La falta de instrucción y la miseria forman  una barrera “higiénica” entre los potentados señoritingos y los que viven, por decirlo poeticamente, de sus manos. Circunstancia esta que no impide por cierto que las plusvalías que producen “los parias productores” salten puntualmente  el muro y religiosamente acaben acumulándose, para su exclusivo uso y disfrute, en el lado noble y señorial. Como Dios manda, añaden los de la sotana.

Destino, vía muerta. Estamos cansados de ver en lo que acaba reclamar “por Justicia”. Pienso que más nos valdría cambiar de sentido  y probar otras “vías” en las que no sean “ellos” los que  controlen y dirijan el tráfico arrimándolo invariablemente a su sardina.

En medio del mar y sin corcho. Del enamoramiento al desamor y desde este de cabeza al nuevo enamoramiento. Y entre medias, los apuros de cada naufragio. Así los llamaba Neruda, naufragios, no recuerdo ahora si era en alguno de los veinte poemas de amor o en la canción desesperada.

¡Qué me dices! Dicen “ellos”, ya me entienden, que he vivido y vivo por encima de mis posibilidades… (¿les reímos la gracieta?) digo que me lo expliquen, que vale, que cómo lo saben, que de qué nos conocemos, que dónde hemos coincidido, que en qué puerto atracan, que yo dejé el golf hace mucho, que dónde encordan (lo juro, esto mismo me preguntó un pijomierda en las pistas de tenis de la Casa de Campo), que las infantas nunca me ajuntaron, que no frecuento Baqueira, que no tengo caballos ni deseo encontrarme con Savater, que ni siquiera fui invitado al bodorrio de la hija de Ansar, que… que estoy viejo y cansado y hasta las pelotas de tanto listillo “joputa” como anda suelto por ahí sacando pecho y predicando la tolerancia (ante esto), el buen rollito (frente a esto) y la sumisión “legal” (bajo esto)  y que… qué le vamos a hacer, uno a estas alturas ya no tiene remedio… no se cansen, sepan que no existe la menor posibilidad de que el que esto suscribe  acepte, por más tiempo, una vida  por debajo de su dignidad. Y que como ya se sabe, y por dolorosa experiencia, que contra esta gentuza no se puede vislumbrar, ni jarto de vino, una posible salida “por las buenas”… pues eso, que solo me queda procurar que la felonía no les salga “de gratis”… así que voy remangándome y a ver si de una puta vez empieza el match… ¡bola! …entró…entró… ¿Entró, entró? La perra que te parió, árbitro… tú te has vendido… tú estás comprao…

ELOTRO

***

miércoles, 6 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas




(Luis López Benito)



Recticurvilíneo. El camino más recto es el camino más corto y también es el camino más lógico. Eso, pregonan, es lo cabal. Y por todo ello nunca debería de ser tu camino, nada esperes de él. Inútil espera, no llegarán tus deseos por esa dirección. La verdad de las cosas no es lineal, no es rígida, no es recta. Obedece ciertamente a razones ensortijadas y contradictorias que le hacen preferir los caminos curvos, las sendas enroscadas, las veredas rizadas y llenas de vericuetos increíbles que desconocen, por naturaleza, lo recto y sus ángulos.

Puñaladas sin hambre. Todo el mundo le tenía por un mentecato. Tarde supimos que lo hacía por la merienda.

¿La mente no miente? Él era de los que se creen todo lo que elucubran, sin reparar en la procedencia de los materiales, ellos mismos en su mente. Repito lo que suelen repetir: En “su” mente.

Ocio en contra. Nos maltratan, nos martirizan, nos deshonran, nos sisan en nuestros propios morros y nos humillan mientras entretenidos o aburridos nos vamos consumiendo en esta letal ociosidad.

Control de existencias: ¿Qué nos queda? Por no haber, ni pugilato con el así llamado destino.

Psiquiatría poética. Los poetas y los psiquiatras discurren “por” nosotros, no “para” nosotros. Reflexión esta que, no por ser de cajón, resulta menos oportuna dado los tiempos que corren.

¿Calco o simulación? Aunque a la verdad nadie la conoce, de su simulacro abundan las versiones y traducciones. Incluso en lenguas muertas. A pesar de que, eso afirman,  ya no se estilan.

Escucha. Hay silencios que no hay quien los pueda acallar.

ELOTRO

***

martes, 5 de febrero de 2013

Monotipos / ELOTRO






Monotipo. Una plancha de cobre bien pulida por una cara y con los cantos biselados. Pintura para grabar, pinceles, esponjas, algodones, bastoncillos higiénicos, tarlatana… y aceite y aguarrás. Se realiza la obra  sobre la plancha, terminada se coloca sobre la platina del tórculo y encima el papel previamente humedecido y se cubre con la mantilla. Se ajusta la presión y girando la rueda se pone en marcha la prensa móvil. Tras una apretada espera se descubre la estampación y por fin se desvela el misterio. El resultado, técnicamente, es un monotipo estampado. Una pintura única. No hay matriz grabada: no hay serie. Tenemos pues un ¿grabado? monotipo, hecho a medias con el tórculo.

ELOTRO

***



sábado, 2 de febrero de 2013

Apuntaciones sueltas





Querencias. Le preguntabas la edad y se quedaba un buen rato como en abstracción mística. Ciento y pico años cumple su excelencia, susurraba por fin con un hilillo de voz. Se ve que ni la muerte me quiere, concluía guasón y con voz estentórea.

El “tonito” te marca. Si te preguntasen de qué “color” eres, la respuesta correcta debe ser: “Si su señoría no tiene a bien sugerir ninguno en concreto… me permito declarar que de cualquiera… siempre y cuando no desentone bajo el señor”.

Sobria o inmodesta pedantería. Todo un año de casado y, aquí donde me ves, aún disfruto cada cierto tiempo  de orgasmos modestamente conyugales. Y no puedo alargarme más.

Intermitencia involuntaria. En contadas ocasiones, ni que decir tiene que por razones ajenas tanto a mi voluntad como a la de RTVE, pude comprobar que era una mujer, sana, fuerte, que lucía además lucía unos colores que daban envidia a las flores y como guinda, obsequiaba con un intenso y constante lagrimeo… vaginal. Lo que se dice un auténtico portento de generosidad (Para los que sabemos de cuentas).

Alcornoque. ¿Cómo cojones quieres que eche raíces si todavía no me ha encontrado mi lugar en el mundo?

La ficción, una salida de la realidad. Era un callejón sin salida, por razones que aunque vengan al caso es preferible no contar, que tenía un manojo de ellas en superficie junto con un centenar de pasadizos subterráneos moderadamente secretos. Pero empantanados en  materia de eufemismos ya se sabe.

Un pequeño deseo inaudible. De mayor quiero ser sordo al dolor ajeno desde que era chiquitito.

La resta multiplica. Si a mis recuerdos le restase mis olvidos sobrarían naipes de las dos barajas. Es la memoria la que, en mi caso, sufre desde siempre una profunda vocación de desmemoria. Y es la desmemoria la que, imaginando el pasado, está haciendo amnesia, para no abrumarse con los olvidos de la  memoria.

Abismado en el abismo. Los hombres libres trazaron una línea dividiendo, es un decir, cuidadosamente el territorio que, según sus propias leyes, les pertenecía. Después ordenaron a sus esclavos abrir una profunda zanja que acabó convirtiéndose, y cada día un poco más, en un abismo absolutamente insalvable entre los hombres libres y sus esclavos. Y en esas.

ELOTRO


***