Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

jueves, 26 de diciembre de 2013

Notas de un transeúnte cualquiera…





“Se aprende antes a escribir con grandilocuencia
que con sencillez. Ello incumbe a la moral.”
(Nietzsche).


Hipótesis acojonantes: ¿Qué sería de nosotros en manos de los ultraliberales si el Estado no fuese neutral?

¡OJO! La dominación de los más por los menos, constatación más que discutible y harto improbable,  no figura, y punto, como materia de estudio de la asignatura de matemáticas, ni de sociales, ni de historia, ni de religión… se ha intentado, me dicen, pero tampoco se le ha encontrado un cómodo encaje en la geometría, nada, que no ha habido manera, y a pesar de todo los guerracivilistas y obsoletos marxistas no razonan, siguen disputando y sin avenirse a la sinrazón…

Ellos son y luchan como clase, nosotros somos pero no luchamos como clase, ellos ganan, con clase.

Este sistema capitalista en el que vivimos incita a los que son grandes poseedores a “ser más y a tener más”; por el contrario hace soñar a los que son desposeídos con la posibilidad de “ser más y tener más”. De tal modo que genera, bien que a su pesar, un efecto indeseado, un daño colateral: el mal llamado odio y envidia –en realidad insultantes desigualdades de propiedad- de clase. Por eso el sistema se ve obligado a dedicar tantos esfuerzos a procurar que los ilusos soñadores no organicen  su “odio”, su resentimiento -ya nos entendemos-, como clase. Y en cambio se dediquen a sembrar y cultivar la “envidia” y a dirigir su frustración contra sus iguales, entrando así en inacabables pugnas intestinas que les entretiene, neutraliza y disgrega, por el mismo precio.

De estar en camino, mejor desencaminados, no vamos encima a ahorrarles trabajo.

Dice el manual que lo normal es que dominen las minorías y que las mayorías lo consientan. De lo que puede deducirse, con un poco de audacia, que la mayoría es anormal. De manual.

Entre que unos gritaran: ¡Vivan las cadenas! Y unos votaran: ¡Vivan los recortes!, doscientos años de ¡Yo no soy tonto! (Gasto el 120% de lo que gano en Media Mark).

Dicen que en Chile ganó Bachelet… que el 59% se abstuviera no cuenta en el cuento. O no viene a cuento electoral.

En los últimos seis años la tarifa eléctrica ha subido en Ejpaña, una, grande y libre, un 76%.  Que yo recuerde: ¡OJUELDELALÚ! Único grito compartido durante años por las peñas béticas y sevillistas. A dos velas y, yyyyyyy…


ELOTRO
***
Escribo como escupo. Contra el suelo
 (oh esos poetas cursis, con sordina,
 hijos de sus papás) y contra el cielo.
(Blas de Otero).


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario