jueves, 21 de noviembre de 2013

De lo cual infiero que…




Nada hay nuevo bajo el sol;
incluso cuando no hay sol.
(Ionesco)


En una sociedad como la española la diferencia entre un escritor de best-sellers de izquierdas y un escritor de best-sellers de derechas consiste en que este último puede presumir de tener un “negro”, zurdo de mano, y muy bien remunerado si se tiene en cuenta que además de negro es zurdo, fijo discontinuo,  inscrito en el régimen general de la Seguridad Social; mientras que el primero puede alardear, y alardea, de que su “mano derecha”, también miembro de minoría étnica, no es militante de derechas y ni siquiera indiferente de derechas  y, llegado el caso de tener un dolor,  es más de homeópatas autónomos o sin papeles y  que no tengan en la actualidad adscripción política conocida.
Otra cosa no.

Echa un ojo a las reglas, pero muchos ojos a la letra pequeña: ahí es donde exceptúan!

Hubo también, huelga decirlo, esquiroles…

Figurémonos que IU es un necesario “contrapeso” en la maquinaria del  Régimen bipartidista que lo hace  vistoso y además justifica a ojos de los menos avisados el “equilibrio” del “Sistema”.

Dice Aristóteles que, en general, la riqueza y la propiedad suelen coincidir con la virtud; y en otra parte que un hombre rico es un necio favorecido por la fortuna, pero, y afortunadamente para los afortunados, no da explicaciones.

La superioridad numérica de los explotados queda en inferioridad frente a la minoría de los  explotadores tras sufrir el sesgado y riguroso descarte y filtro de las leyes y reglas electorales decretadas por los siervos, más o menos enmascarados, que se afanan “políticamente” al servicio de los explotadores.

Anteponer los propios intereses a los del colectivo es la norma  habitual de comportamiento de las élites dirigentes en el seno de  los colectivos que se dejan representar por élites dirigentes. El elitismo es lo que tiene.

ELOTRO



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario