Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

viernes, 6 de septiembre de 2013

En la Cuesta de Moyano...




Hay una escena que últimamente observo con cierta frecuencia  en la Cuesta de Moyano, ese lugar junto a las verjas del Botánico donde aún resisten heroicamente algunas de esas llamadas librerías de viejo, puestos son de libros usados, de segunda mano y que también venden, aunque menos, libros nuevos. La escena en cuestión consiste en que él o ella, las más de las  veces acompañados, llega en su coche, aparca junto a los puestos de venta, se acerca a preguntar al librero si estaría interesado en comprar sus libros y si eso, abre el maletero que cruje petado de  libros no-electrónicos, pequeñas bibliotecas personales amorosamente colocadas en flamantes cajitas de cartón…
Comprenderán que al que más y al que menos le cuesta un disgusto desprenderse de algunas de esos tacos de papel encuadernados que fueron testigos o le acompañaron durante ciertos momentos más o menos especiales, trascendentales o inolvidables… sí, no exagero, me refiero a escala particular no al nivel cósmico de la grandes figuras de la humanidad…
El caso es que no tarda en aparecer ese viejo librero “explícitamente” facha, suficientemente conocido por los asiduos del lugar de autos, que con su típica voz estridente e impertinente le espeta: “100 euros por todo, lo toma o lo deja… no me haga perder el tiempo…” la chavala en cuestión andaba todavía a mitad de sus pormenorizadas explicaciones… “…son 320 libros, la mayoría de literatura, hay también algunos de gran formato sobre arte y… ¿dice 100 euros? Le estoy explicando  que hay 320 libros, puede usted contarlos…” “Mire joven, le repito que 100 euros por todo, no pago más… decídase…no tengo toda la mañana…”
La desdichada joven se queda perpleja, como bloqueada y mira con estupor a su amiga acompañante… y es ésta la que le acaba de rematar: “Cógelos… no vamos a cargar otra vez con ellos…”
Diez minutos después, el setenta por ciento de sus libros están sobre el caballete y el tablón de aglomerado a un euro la pieza. El otro 30 por ciento, a 3, 5, o 10 euros unidad, según.
Luego llegas tú y adquieres, por ejemplo: “La escala de los mapas” la primera novela de Belén Gopegui, por un euro, un ejemplar de la tercera edición de 1993, completamente garrapateado de anotaciones incluso en el interior de las cubiertas, a lápiz, a boli, a rotulador, profusamente subrayado, con apuntes en castellano e inglés, y con pequeños esquemas de cada uno de los personajes… en fin, un libro viajado, sometido a las inclemencias del “mercado”, con algunos añadidos o excrecencias… que continúa viaje…

ELOTRO

***

1 comentario:

  1. Se desprenden de los libros, ya no los necesitan para nada, así nos luce el pelo.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar