jueves, 15 de agosto de 2013

Apuntaciones sueltas





Saboreo la alegría áspera del espléndido aislamiento.
(Jules Renard)

Un día me dio por asomarme a mi interior y el vacío se me quedó mirando como con estupor. No nos dijimos más.

Cuando entras en harina, la payasada se hace visible y tangible… nada que no pueda arreglar una puerta abierta y un entrometido huracán…

Los jóvenes de ahora no tienen ni puta idea de lo que significa vivir en un país fascista del “mundo libre” gracias a Morón, Rota, Torrejón… y alguna cosa “libre” más…

Allí donde el capitalismo no tiene un coste humano intolerable tiene un coste en dignidad humana intolerable.

El arte contemporáneo que resiste la separación de su contexto contemporáneo es auténtico arte. Si se  emperran, también contemporáneo.

78 revoluciones por minuto… y solo entonces sonaba la música.

¿evolución o involución?: ideas que fueron libertarias transformadas en grilletes del pensamiento.

La oreja miope se mostraba… como un ojo sordo que husmeaba… un objeto que ya no estaba… o que llevaba… retraso en la llegada o que se ocultaba… a la espera de testigos de ba ba ba ba…

Lo visible ilegible no es “como si” fuese invisible, ni es su visibilidad la que lo hace ilegible, ¿o sí?

Ver lo que no puede vernos es construir apariencia, es como la estación de cambio de lo invisible conceptual en su materialización mediopensionista.

ELOTRO



***

No hay comentarios:

Publicar un comentario