lunes, 12 de agosto de 2013

Apuntaciones sueltas





Yo soy exactamente lo que ves –dice la máscara- y todo lo que temes detrás. 
(Elías Canetti, “Masa y poder”)


Se parapetaba tras  oscuras y mugrientas ideas que apestaban a cerrado, el tufillo típico de los cerebros mal ventilados.

Chasqueaban los ojos y hacían chiribitas con las lenguas… eso o un ardid que se me escapa.

Aún hoy mis ilusiones siguen intactas… claro que porque no recuerdo dónde.

Una verdadera acémila no se lo hace.

Hay difuntos que siguen con su vida como si tal cosa.

Hoy, por ciertas dudas, hay quien dice que me he levantado muy ofensivo…

¡Dónde se habrá previsto!

Llega un momento en la vida en que pierdes pie…  pelo…  piños…  turgencias…  vistosidad… y otras, muchas, pequeñas pérdidas… pero  ganas invisibilidad.

De juzgado: “Señoría, puesto que no se me permite discrepar, a partir de ahora me limitaré a asentir con la cabeza… de la polla”.

Abofeteable puede, pa´hostias ya no está.

Somos lo que somos y, FMI mediante, algunos un diez por ciento menos.

El que vuelve sobre sus propios pasos… ¿lo hace metido en los zapatos de otro?

Antes de que la joven y desinteresada generosidad derive en el viejo e interesado egoísmo, ¡Pon otra ronda… dos, tres, muchos Vietnams!

ELOTRO


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario