sábado, 27 de julio de 2013

Apuntaciones sueltas






“En la década de los treinta la Iglesia Católica española rechazaba todo cuanto había ocurrido en el mundo desde Martín Lutero”
E. Hobsbawm  (Siglo XX)


Da la sensación de que la honestidad debió de ser legalizada. Incluirla entre las especies en vías de desaparición fue demasiado optimista…

Constatada la absoluta carencia de intelecto, créanme que no resulta fácil discernir, hijoputez aparte, “qué” guía la actuación de estas criaturas.

Digo yo que llevar toda la vida “cargado de razón” debe de ser cansadísimo… pues ellos como si nada, ahí los tienes, afectos al Régimen.

La representación se representaba dentro de la “representación”. Y el discurso actuaba cómo la máscara del discurseador. El escenario incluía al patio de butacas como escenario ante el público figurante o de pago. Afuera todo teatro. ¡Dentro cámara! ¡¡Acción!!

Una mirada especial, de esas que nos maravillan, no tanto por lo que ve, que también, sino por lo que nos permite, nos hace “ver”, por “cómo lo ve”, por “desde dónde lo ve”, por lo que, además, nos muestra, es decir, las partes del conjunto y sus  nexos de unión o de relación, todo un “universo”, con sus piezas y sus conexiones que, hasta entonces nos era “desconocido”, estaba fuera del alcance de nuestra particular percepción, y que, a su través ¡como si lo viésemos por primera vez!,  ahora podemos conocer... y quizás, por qué no, aprehender…

¡JayQ!
Cortar reales cabezas
De la guillotina
Noble tarea

ELOTRO


*** 

No hay comentarios:

Publicar un comentario