miércoles, 19 de junio de 2013

Alberto Giacometti (2)



Alberto Giacometti (2)


Retomemos el asunto del parisino “microestudio”  de Giacometti. Dieciocho metros cuadrados, cierto, pero con suficiente altura, ya que Alberto podía realizar allí esculturas de más de tres metros de alto. Y los más famosos fotógrafos inmortalizaron el “tablero creativo” aquel con reiteradas fotos cenitales. Sin embargo, recordemos que el viejo Cézanne tuvo que esperar a que la diñara su papaíto y heredar, para montarse un estudio donde pintar grandes formatos. También podemos señalar que el tamaño máximo de las obras de Francis Bacon venía condicionado por el tamaño de la puerta de su apartamento londinense. Pero no solo el tamaño y las limitaciones del estudio unían a Alberto con Francis. Digamos que compartían decorador de interiores. El suelo, y las paredes, del estudio de Francis, ver fotos en la red, era un auténtico vertedero infestado de objetos, botellas de ginebra, fotos, recortes, cosas y porquerías varias… por su parte en el estercolero de Alberto predominaba el yeso reseco mezclado con trapos petrificados, papeles de periódicos y revistas, colillas,  y múltiples tipos de alambres, cubos, objetos metálicos y trozos de maderas…¿las limitaciones hacen el órgano?, puede, no sé, el estudio de Lucian Freud también parecía, en ciertos rincones, un basurero, un muladar… menudo contraste con el orden y la limpieza de los de Kandinsky, Klee o el salón de la casa de Magritte… Picasso también podría ser calificado como un pequeño gorrino, después de ver algunas fotos de sus estudios… recuerdo el asiento de una lujosa silla utilizado como paleta… ¿fruto de un apretón creativo?
Volvamos a Alberto Giacometti y Francis Bacon. Parece ser que el artista suizo visitó a primeros de los sesenta el estudio de Bacon y su comentario, a la vista de sus obras fue: “Si coloco junto a las mías, estas rabiosas pinturas, mis obras parecerían pintadas por una pacífica solterona…” ni una palabra sobre el tamaño de las obras, ni del estudio, ni de… ¿será que el tamaño, a ellos, no les importaba? en fin, de qué estábamos hablando?

ELOTRO


*** 

No hay comentarios:

Publicar un comentario