miércoles, 3 de abril de 2013

Apuntaciones sueltas





Me gustaría tomarme, como ese tal Proust, el tiempo perdido que haga falta. (Sabático no digo)

Tanto peor o tanto da o tanto mejor y, de tanto en tanto, algún que otro no es para tanto. Y, otro tanto: A tantos de tantos de tantos…

Elegir con sensatez está muy bien visto. Pero la posibilidad de elegir el tipo de sensatez ni siquiera se contempla.

Está visto que la esencia del “ser” no la conocemos hasta su acabamiento. Es decir, en lo que dice y en lo que calla la necrológica.

A cierta edad sufres una quita del 90% en tu valor de uso sin embargo tu valor de cambio se sitúa al mismo nivel de cotización que “Gratis”

Uno pinta lo que pinta, aunque no pinte nada.

Entre lo finito y lo infinito, “in”, igual que entre lo útil y lo inútil. Claro que si crees en las casualidades…

Debo afinar mi modo de hablar y de callar hasta alcanzar aquella cota en la que nadie advierte tu ausencia.

Lo que teníamos que decirnos lo callamos de una vez y para siempre. Lo silenciado es otra historia.

Cuando por fin un día averiguas lo que ya sabías, cara de sabio no se te queda, pero tal que así vas trampeando.

Entre la pareja perfecta y la pareja real existe un abismo tan perfecto como real.

En mi caso se acabaron las frustraciones, es tarde para todo y ya nada se resuelve con una aspirina.

Te dicen que puedes elegir entre jugar o no jugar. Lo que no te dicen es que en ambos casos te la juegan. Con “sus” reglas de juego.

Aunque ya sabemos que el mundo no va a ninguna parte, más nos vale que no pare de dar vueltas.

Sé perfectamente que no soy el único gallo en el corral, proclamó la gallina tras su aplastante triunfo. Y aplaudió hasta el gallinero.

Sin fondo, no hay forma. En el fondo era solo una forma de disociar el fondo de la forma.

Precisamente por ir en pelotas se pudo apreciar que no iba ligero de equipaje. Así era “la cosa”.

Escribir te permite descargarte del fardo de la realidad y desparramarla como irrealidad entre los pliegues de la ficción.

Guardo mejores y más grandes recuerdos de los pequeños momentos felices que de los largos años felices.

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario