Tú, Otro, mi caricatura, mi modelo, los dos. (Paul Valéry)

miércoles, 20 de marzo de 2013

Apuntaciones sueltas






Teatro Minimalista: Nada al principio, nudo anudado a la nada, desenlace en nada pero en medio de la nada. Aplausos en modo nada.

Desahucio. La innombrable cosa significa otra cosa. ¿Que “es” cosa de lo mismo? Puede, pero aunque compartan significado, aunque sean la misma cosa, no “sirven” para la misma cosa. Ni a la misma causa.

Dice el filósofo: (JLP hoy en el cada día mas hilarante diario “producto necesario” El País) que las “alternativas” revolucionarias a la crisis/estafa “suscitan más miedo que adhesión”… será entre su privilegiada y acomodada clase…me digo yo; porque él no lo dice. Es lo que tienen los filósofos… mucha filosofía y muy poca vergüenza “intelectual”… la mayoría de las veces. Es lo que tiene hablar, a la plebe iletrada, desde las alturas y utilizando el megáfono más potente y poderoso, el de la ideología dominante, el de la clase dominante. El chachi, el que mola, el que manda, el que paga. El del amo.

Tinieblas interiores. Si tu mirada se somete con docilidad a la orientación que le marca el foco de luz, nunca verá más sombra que la de su propia y luminosa ceguera.

A veces quedarse quieto… Huyendo (tontamente) del vértigo del alejamiento, cayó (tontamente) en el vértigo de la proximidad. 

La intermitencia de los nombres. Lo nombrable es lo que nos queda, de lo innombrable. Menos los desahucios, que ahora son innombrables por su propio nombre.

¿Triángulo? Tengo la certeza de que mi “YO” en connivencia con mi “ELOTRO”, me engaña. Sospecho con quién. Me falta saber a quién.

¿Indicio de quién? En un proceso con garantías, es un bobo decir, los indicios suelen ser PARTE, pequeña,  del TODO; pero cuando proceden de buena familia, son, sin discusión,  el TODO y por sus PARTES.

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario