jueves, 14 de marzo de 2013

Apuntaciones sueltas






"Voy hacia la periferia para reencontrar mi centro".
Jean-Luc Godard

Destruir, reconstruir. Se acaba recayendo cuando la recuperación deja de ser una promesa borrosa y se cumple con nitidez el último plazo.

Juicio sin dolor. ¿Alguien, con experiencia “práctica” en la materia, puede asesorarme sobre cuál es la postura más adecuada para que te entre la cordura?

Sobre el colapso “puntual” de las urgencias (Hoy, 08-03-2013 en el hospital de Vigo). Versión oficial: Lo que los médicos, enfermeras, pacientes y familiares llaman crónico, nosotros, los buenos burócratas del gobierno, afirmamos, y aquí se acabó la discusión, que es puntual. Que quede claro, no es crónico porque es puntual suspensivo. (Neolengua dixit).

¿Te suena? Lo contara uno o lo contara el otro. El cuento al contado sonaba a la misma mierda bipartidista. Si acaso le cambiaban la coló.

No me seas anacrónico… y déjate de anacronismos que lo decretado como anacrónico no da de comer… ni siquiera anacronicamente.
Al narrar no se debe, eso pregonan los “instalados”, intentar conocer y reproducir la realidad, analizar sus mimetismos funcionales, interrogarte sobre la apariencia desordenada de su ordenado caos, ni imitar traduciendo sobre el papel su compleja estructura, copiar juguetonamente su facha, su aspecto, su traza visible o la otra, tampoco mostrar sus bases, mirar sus cimientos, desvelar sus soportes, los elementos que la apuntalan, señalar sus asideros  o su falta, sus vínculos y desconexiones, ni hablar de los vientos que la atraviesan o rascar las humedades que la oxidan o la pudren, ni del contenido de sus vacíos o el baile que se traen el espacio y sus tiempos y contratiempos… no, lleves tu curiosidad más allá de la línea roja, no husmees donde nadie te llama, donde nadie te quiere, no seas anacrónico. Ese camino no te abre camino, no te ayuda a trepar en el escalafón; si acaso la cuesta abajo de la anacrónica bohemia, de la anacrónica miseria, de la anacrónica  marginalidad, de la anacrónica descatalogación, de la anacrónica fosa común literaria… de la no tan anacrónica muerte, profesional, en vida y de por vida…

ELOTRO

***

No hay comentarios:

Publicar un comentario